Revista El discípulo




Artículos de fondo

Presentación

Rvdo. Eliezer Álvarez Díaz, Ph.D. • Editor General

«Cuando veo el cielo que tú mismo hiciste, y la luna y las estrellas que pusiste en él, pienso: ¿Qué es el hombre? ¿Qué es el ser humano? ¿Por qué lo recuerdas y te preocupas por él? Pues lo hiciste casi como un dios, lo rodeaste de honor y dignidad, le diste autoridad sobre tus obras, lo pusiste por encima de todo» (Sal 8.3-6 DHH).

Las palabras del salmista manifiestan su proceso reflexivo al percatarse del incomparable amor de Dios por el ser humano y su interés continuo por nuestro bienestar. Él cuenta con hombres y mujeres que tengan la disposición de pactar con Él y manifestarlo mediante acciones concretas que glorifiquen su nombre y promuevan el bienestar de toda la creación. Esperamos que el estudio de su palabra nos inspire y capacite para responder al Dios que siempre nos recuerda y está atento a nuestras necesidades. Leer el artículo...>     


Pactos con Dios

Rvdo. Miguel A. Morales Castro • Pastor General

Muy amados en el Señor, por años el pueblo evangélico hispano ha disfrutado afirmar su fe mediante himnos clásicos como aquel que dice: «Todas las promesas del Señor Jesús son apoyo poderoso de mi fe; mientras viva aquí cercado de su luz, siempre en sus promesas confiaré. Coro: Grandes, fieles, las promesas que el Señor Jesús ha dado. Grandes, fieles, en ellas para siempre confiaré». En tiempos más recientes, el cantautor Marcos Witt ha dado a conocer el himno que dice: «Dios de pactos que guardas tus promesas, que cumples tu palabra, que guías mi destino. Dios de pactos confío en tus promesas, descanso en tu palabra, por tu gracia estoy aquí». Ambos himnos, de tiempos diferentes, se han nutrido del testimonio de la Biblia que revela a un Dios que es fiel a sus promesas y que cumple su Palabra. Leer el artículo...>


La fe en acción

Dr. Juan R. Mejías Ortiz

El tema de este trimestre es la fe en acción. La fe es un elemento esencial en la vida del creyente. Las Sagradas Escrituras nos enseñan que «sin fe es imposible agradar a Dios».(Heb 11.6). Juan Calvino, uno de los teólogos más importantes de la Reforma Protestante, visualizó la fe como el conocimiento acerca de la bondad de Dios para con el ser humano, fundado en la obra de Jesucristo, revelada y sellada en el corazón por el poder del Espíritu Santo. (Institución de la Religión Cristiana, III, 2, 7).

La fe no es pasiva. Es fuerza que nos invita a buscar a Dios. Ahora bien, no hay que ignorar que solo se encuentra la fe por medio de la Palabra Encarnada de Dios. Si bien la fe nos lleva a buscar a Dios, la misma fe nos dirige a conocer a su Santo Hijo Jesús, por quien Él realizó la obra salvífica. Ante el regalo de la salvación en Cristo, somos invitados a responder desde la fe, que implica vivir en Dios. Entendida así, podemos concluir que la fe se relaciona con creer y confiar. Leer el artículo...>