Revista El discípulo




Herramientas para interpretar la Bíblia

Dr. Pablo A Jímenez

 

Versión para imprimir (Formato PDF)

I. Introducción
Como toda tarea humana, la interpretación bíblica requiere el uso de materiales y de técnicas de trabajo. Los creyentes debemos usar estas «herramientas» con pericia, con sabiduría, y con humildad. Lo que es más, debemos esforzarnos en desarrollar las destrezas necesarias para usar nuestras herramientas de manera efectiva. Dios nos llama a ser «obreros de la palabra» que usen las herramientas de la interpretación bíblica con provecho.

II. Materiales
Las primeras «herramientas» que necesitamos aprender a usar son los materiales de estudio. En particular, nos referimos a los libros básicos que debe conocer una persona dedicada al estudio y a la interpretación de la Biblia. Como algunos de estos libros y materiales son muy costosos, debe comprar algunos y buscar la manera de tener acceso a los otros. Por ejemplo, queda claro que todo creyente debe tener, por lo menos, una Biblia. Del mismo modo, todo líder laico y todo agente pastoral debe tener una Biblia de Estudio. Sin embargo, no es necesario comprar todos los libros que enumeramos a continuación. Una opción es leer estos libros en la biblioteca de su barrio o de su ciudad. Hay quienes viven cerca de institutos o de seminarios que tienen bibliotecas teológicas. Finalmente, hay congregaciones que crean pequeñas «bibliotecas» que pueden ser usadas por todo el liderazgo de la Iglesia.

Usted puede usar los siguientes recursos para estudiar un pasaje bíblico:

1. La Biblia, Edición de estudio: Las ediciones de estudio de la Biblia contienen un sinnúmero de ayudas para el lector o la lectora del texto. Por lo regular, incluyen introducciones a cada sección y a cada libro de la Biblia, notas explicativas al pie de la página, mapas, tablas, índices temáticos y, en algunos casos, hasta fotografías. En español tenemos la dicha de contar con excelentes ediciones de estudio de la Biblia. Por ejemplo, la edición de estudio de la Santa Biblia «Reina-Valera 1995» (RVR 95) es magnífica. Del mismo modo, la Biblia de Estudio «Dios Habla Hoy» (VPEE) es excelente. Ambas son publicadas por las Sociedades Bíblicas Unidas, y se consiguen en todas partes de América. Para aquellas personas que tengan acceso a una computadora, las Sociedades Bíblicas ofrecen varias versiones electrónicas de sus traducciones de la Biblia tituladas Compubiblia. Por ejemplo, la Edición Profesional de Compubiblia incluye varias traducciones de la Biblia en español y en inglés. Además, incluye el texto hebreo del Antiguo Testamento y en griego del Nuevo.

2. Varias traducciones de la Biblia: Aparte de la Biblia que usted usa regularmente, debe leer y consultar otras versiones y traducciones de la Biblia, tales como la Nueva Versión Internacional (NIV); la Biblia de las Américas (LBLA); la Biblia de Jerusalén (BJ), que también se publica en edición de estudio (BJ); y La Biblia (Latinoamericana), entre otras.

3. Diccionario bíblico: Este tipo de diccionario ofrece información general la Biblia. Contiene información general sobre la vida en los tiempos bíblicos, identifica los personajes más importantes, describe los lugares mencionados en la Biblia, explica los sistemas de pesos y medidas, y resume los conceptos teológicos más importantes de las Escrituras. Los siguientes diccionarios pueden ser de gran utilidad para el estudio de la Biblia:

• Diccionario del Nuevo Testamento, de Xavier Léon-Dufour (Madrid: Ediciones Cristiandad, 1977).

• Diccionario Ilustrado de la Biblia, editado por Wilton Nelson (Miami: Editorial Caribe, 1974).

• Vocabulario de Teología Bíblica, editado por Xavier León-Dufour (Barcelona: Editorial Herder, 1985).

4. Concordancia: Las concordancias contienen una número de palabras claves de la Biblia. Ofrecen una lista de los textos bíblicos donde aparecen dichas palabras. Por definición, toda concordancia es limitada, pues sería imposible publicar un sólo libro que abarcara todas las palabras. Podemos encontrar varias concordancias en español. La mayor parte trabajan sobre la traducción Reina-Valera 1960 (RVR). Sin embargo, se consiguen concordancias de la Biblia de Jerusalén (BJ) y del texto griego del Nuevo Testamento. Las casas publicadoras prefieren editar «índices temáticos» en vez de concordancias. Los índices temáticos son una forma de «concordancia» abreviada. Por lo regular, se incluye como parte de la edición de estudio. La Reina-Valera 1995 (RVR 95), la Biblia de Estudio Dios Habla Hoy (VPEE), y la Biblia de Estudio Thompson (que en español usa el texto de la Reina-Valera 1960) incluyen índices temáticos. Finalmente, debemos indicar que el uso de las versiones computarizadas de la Biblia facilita la búsqueda y el listado de versículos bíblicos, haciendo innecesaria la concordancia.

5. Comentarios bíblicos: Un comentario bíblico es un libro que estudia la Biblia a profundidad. Aunque hay comentarios de toda la Biblia en un solo tomo, por lo regular un comentario se concentra en estudiar un solo libro de la Biblia o varios libros cortos (por ejemplo, las cartas de Juan o las cartas de Pedro). Por lo regular, estos manuales comienzan con una larga introducción que explica puntos importantes del texto bajo estudio. Por ejemplo, quién escribió el libro bíblico, cuándo y dónde fue escrito, y cuáles son sus ideas teológicas más importantes. Después, comentan el texto capítulo por capítulo y versículo por versículo. El propósito de estos comentarios es ayudar al lector a comprender el texto, de manera que pueda preparar una clase o un sermón sobre el mismo. A veces incluyen ensayos sobre ciertos temas especiales, tales como el concepto de Dios o cómo se relaciona este libro con otros materiales bíblicos. Terminan resumiendo el mensaje del libro para la Iglesia de hoy. Esperamos con alegría una nueva serie de comentarios bíblicos en español titulada Conozca su Biblia, a ser publicada por Fortress Press a partir del 2006.

6. Atlas o manuales bíblicos: Otros libros útiles para el estudio de las Escrituras son los atlas y los manuales bíblicos. Este tipo de libros detallan la historia y la geografía del mundo bíblico. Se destacan por los mapas, los dibujos, las ilustraciones, las tablas y las fotos del mundo bíblico. Algunos de los atlas o manuales que puede usar son:

• Atlas Histórico Westminster de la Biblia, editado por G. Ernest Wright y Floyd V. Filson (El Paso, Texas: Casa Bautista de Publicaciones, 1971).

• Atlas Bíblico Oxford, (Estella (Navarra): Editorial Verbo Divino, 1988).

• Manual Bíblico Abingdon, de Edward P. Blair (Nashville: Abingdon Press, 1982).

III. Conceptos básicos

El otro tipo de «herramientas» que necesitamos para analizar las Sagradas Escrituras son métodos y técnicas de estudio. A continuación definimos varios conceptos relacionados al campo de los estudios bíblicos. Algunas de estas palabras son largas y difíciles de pronunciar. Las definimos porque a veces uno las encuentra en libros dedicados al arte de la interpretación bíblica. Sin embargo, debe quedar claro que este tipo de palabras no deben utilizarse en clases de escuela bíblica dominical ni en sermones dirigidos a toda la congregación. El uso de estos términos debe limitarse a clases de estudio bíblico avanzado, principalmente a nivel de instituto o de seminario.

1. Análisis semiótico o estructural: Este es un método de estudio avanzado que estudia las «estructuras profundas» del texto bíblico. En particular, busca las parejas de conceptos o palabras que se oponen entre sí. Por ejemplo, el análisis estructural del evangelio según San Juan demuestra que una de las ideas básicas de dicho escrito es el contraste entre la luz y las tinieblas. Una y otra vez, el texto bíblico compara a Jesús y su mensaje con la luz y al pecado y la apostasía con las tinieblas. Esta idea aparece de forma clara en Juan 3.18-21. Sin embargo, también aparece de forma implícita en otros textos. Por ejemplo, el contraste entre luz y tinieblas es un elemento muy importante del juicio de Jesús. Mientras Jesús está en el patio del cuartel militar donde se encontraba hospedado Pilato, el gobernador romano entra y sale varias veces del cuartel (Jn 18.29 y 19.4). Es decir, que mientras Jesús se mantiene en la luz, Pilato entra y sale de las tinieblas del palacio. Este detalle sugiere que Pilato era un hombre injusto, que actuaba como un agente de las fuerzas del mal, del pecado y de la muerte. Este es un método avanzado de interpretación bíblica.

2. Análisis sociológico: Este método de estudio utiliza las ciencias sociales, particularmente la sociología y la antropología, para iluminar el mensaje del texto bíblico. El mismo estudia cómo las fuerzas sociales impactaron el desarrollo del texto bíblico e influencian la forma como lo leemos hoy.

3. Biblia Hebrea: Es otro nombre para el Antiguo Testamento. El Judaísmo reconoce como palabra de Dios a los 39 libros que componen el Antiguo Testamento de la Biblia.

4. Canon: Esta palabra, que quiere decir «regla» o «ley», se usa en el campo de los estudios bíblicos para referirse a la lista de libros que la iglesia cristiana reconoce como palabra de Dios. El «canon» del Antiguo Testamento incluye los 39 libros que forman esta parte de la Escritura. El «canon» del Nuevo Testamento incluye 27 documentos. Existen varios documentos antiguos que tanto el Judaísmo como la iglesia cristiana dejaron fuera del canon sagrado. Estos se conocen como los «libros apócrifos».

5. Crítica bíblica: Esta frase se refiere al estudio avanzado, riguroso y sistemático de las Escrituras. Particularmente, se refiere al uso de los diversos métodos avanzados de estudio bíblico. Debe quedar claro, que aquí la palabra «crítica» no tiene connotaciones negativas.

6. Crítica de las formas: Es el estudio de las literarias que aparecen en la Biblia, tales como el cuento, los salmos, los proverbios, las profecías, las parábolas, los milagros y las epístolas.
7. Crítica de la redacción: Es el estudio de los puntos de contacto y las diferencias entre textos bíblicos que se parecen entre sí. Este método se usa particularmente en el estudio de los evangelios.

8. Crítica retórica: Este método estudia algunos aspectos literarios de los textos bíblicos, tales como su estructura y el uso de figuras poéticas.

9. Crítica textual: Es el estudio de los manuscritos bíblicos. El propósito de esta disciplina es determinar cuál debe ser la lectura correcta de los textos bíblicos.

10. Crítica de las tradiciones: Se refiere al estudio de las distintas tradiciones que componen las Sagradas Escrituras.

11. Estructuralismo: Otro nombre para el Análisis semiótico o estructural.

12. Exégesis: Análisis detallado de un texto bíblico, utilizando métodos avanzados de estudio. Una «exégesis» trata de determinar el significado y el mensaje que un pasaje bíblico contenía para su audiencia original. Por ejemplo, el propósito principal de una exégesis de la carta a los Romanos es determinar el mensaje que contenía ese documento para los creyentes que vivían en Roma durante el primer siglo de la era cristiana.

13. Forma: Cada género literario está compuesto por distintas «formas» de literatura. Por ejemplo, en la poesía bíblica encontramos distintas formas, tales como los proverbios y los salmos. A su vez, encontramos distintos tipos de salmos, tales como los lamentos o súplicas, los himnos y los salmos de acción de gracias.

14. Género literario: Un «género» es un tipo de literatura. En la Biblia encontramos varios géneros o tipos de literatura, tales como la poesía, la profecía, las narraciones históricas, las leyes y la literatura apocalíptica.

15. Hermenéutica: Análisis detallado de un texto bíblico que presta particular atención a su mensaje para la iglesia de hoy. La hermenéutica emplea las conclusiones de la exégesis bíblica, combinándolas con reflexión teológica, para determinar las enseñanzas de los textos bíblicos para el mundo contemporáneo.

16. Libros Apócrifos: Esta frase se refiere a varios documentos antiguos que, aunque pretendían ser libros inspirados, tanto el Judaísmo como la iglesia cristiana determinaron que no habían sido inspirados por Dios. Por esta razón, los libros apócrifos fueron excluidos del «canon» de las Sagradas Escrituras judías y cristianas. Existen libros apócrifos tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Entre los apócrifos del Antiguo Testamento se distinguen II Esdras y Enoc. Entre los del Nuevo, encontramos varios evangelios, epístolas y hasta Apocalipsis que llevan los nombres de figuras importantes de la iglesia (como el Evangelio de Tomás, las Cartas entre Pablo y Séneca y el Apocalipsis de Pedro).

17. Libros Deuterocanónicos: Se refiere a los documentos escritos en griego que llegaron a formar parte de la Septuaginta. Estos libros, que son reconocidos como inspirados por gran parte de la cristiandad, son Tobit, Judit, 1 y 2 Macabeos, Eclesiástico, Sabiduría y Baruc. También incluyen las añadiduras a los libros de Ester y de Daniel. La mayor parte de las iglesias protestantes y evangélicas no reconocen los libros deuterocanónicos como inspirados.

18. Métodos histórico-críticos: Este nombre incluye todos los métodos de estudio bíblico avanzado que prestan atención al desarrollo histórico y al análisis detallado del texto. Incluyen la crítica de las tradiciones, la crítica textual, la crítica de las formas, la crítica de la redacción y la crítica retórica, entre otras disciplinas de estudio.

19. Paráfrasis: Una «paráfrasis» es una edición de la Biblia que simplifica el texto bíblico. Las personas que editan las «paráfrasis» no consultan los manuscritos antiguos y no conocen los idiomas bíblicos. Por el contrario, simplifican el texto de una traducción moderna de la Biblia. Por ejemplo, en inglés existe una versión de la Biblia llamada «The Living Bible». Esta es una paráfrasis, no una traducción de la Biblia. Por regla general, las paráfrasis no deben utilizarse para preparar clases de escuela bíblica o sermones.

20. Pentateuco: Nombre dado al grupo formado por los primeros cinco libros de la Biblia: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, y Deuteronomio. Esta palabra proviene del griego, idioma donde «penta» quiere decir «cinco».

21. Perícopa: Esta palabra quiere decir sencillamente «pasaje bíblico». Por ejemplo, la historia de la curación del leproso en Mateo 8.1-4 es una «perícopa».

22. Septuaginta (LXX): Se refiere a la traducción griega del Antiguo Testamento. De acuerdo a la leyenda, fue producida por 70 sabios judíos, por eso se abrevia con las letras «LXX» que quiere decir «70» en números romanos. La Septuaginta incluye los 39 libros que componen el canon del Antiguo Testamento cristiano. Incluye, además, los llamados libros deuterocanónicos, que fueron escritos originalmente en griego. La Septuaginta era la versión de la Biblia utilizada por los judíos que vivían fuera de Palestina y por la mayor parte de los cristianos durante los primeros siglos de nuestra era.

23. Texto masorético: Se refiere a la versión hebrea del Antiguo Testamento. Aunque, por lo regular, el idioma hebreo se escribe sin vocales, el Texto Masorético las incluye.

24. Torá: Palabra hebrea que quiere decir «instrucción» o «enseñanza». Comúnmente, se traduce como «ley». Es el nombre hebreo dado a la ley de Moisés. Es también el nombre que la Biblia Hebrea le da al Pentateuco.

25. Traducción: Una edición de la Biblia que ha sido traducida del hebreo, el arameo, y el griego.

IV.Conclusión

Estas «herramientas» serán de gran utilidad para aquellas personas que deseen estudiar la Biblia de manera sistemática.

Pablo A. Jiménez "Técnicas educativas para la escuela bíblica " disponible en http://www.drpablojimenez.com; Internet.