Revista El discípulo




Glosario

0 - CD - GJ - MN - RS - Z

0 - 9

144,000: Los 144,000 es otro número simbólico. Es el múltiplo de 12 x 12 x 1000. Doce es el número de un clan completo (Gn 17.20; 25.16; 49.28). Pero también puede ser el múltiplo de 12,000 por 12 ( Jue 21.10; 2 S 10.6; 17.1; 1 R 4.26). Doce mil es el número de un gran ejército. Así que 144,000 son doce grandes ejércitos simbólicos. Otro grupo de 144,000 aparece en Apocalipsis 14.1ss. Este número simbólico es una metáfora para explicar el pueblo entero de Dios. La otra metáfora que se utiliza es la gran multitud incontable de todas las naciones. En ese caso es el cumplimiento de las promesas hechas a Abraham (Gn 12.3; 28.3).

A

Aarón: Hermano de Moisés. De la tribu de Leví, instrumento de Dios para facilitar la tarea de Moisés para hablar con el pueblo y con el faraón.

«AARÓN»: Era el hermano mayor de Moisés (Ex 7.1). Ante Faraón Aarón hablaba por Moisés, que era torpe para hablar. La función de Aarón como sumo sacerdote comienza a visualizarse cuando El SEÑOR ordenó que él traspasara los límites de seguridad establecidos para el pueblo, y que subiera con Moisés al Sinaí, donde Dios había descendido.

«ABBA»: Una palabra aramea que evoca la manera como un bebé se refiere a su padre. Por esta razón, puede traducirse como «papá» o «papito». El Nuevo Testamento usa este vocablo tres veces para describir la intimidad que el creyente puede lograr con Dios. Aparece en Marcos 14.36, en un momento donde Jesús le pide al Padre que le libre del sufrimiento. En Romanos 8.15 y en Gálatas 4.6, como una alabanza espiritual que expresan las personas de fe que se saben adoptadas como hijas de Dios.

ABBA PADRE: Abba era una palabra cariñosa para «padre», muy común en el uso familiar, figuraba entre las primeras palabras que aprendían los niños. Al mismo tiempo, era un término respetuoso. Si bien revelaba la intimidad del Hijo que habla a su Padre amado, indicaba profundo respeto por la autoridad paterna de Jehová. 

¡Abba, Padre!: es un clamor que el Espíritu levanta en los cristianos para que sientan y disfruten la intimidad profunda que Cristo tuvo con Dios, su Padre. En el seno de esa intimidad, la voz Abba significa «papá». Fuera de esa intimidad, usar el vocablo suena fuera de lugar.

Abdi: equivale a mi siervo. En otras partes de la misma profecía Dios se dirige directa y específicamente a Jacob o a Israel de una manera más particular.

Abraham: Nombre que significa Padre de multitudes; Abram es el nombre más antiguo empleado de Génesis 11.26 a 17.4; nombre compuesto de Ab = padre y ram del verbo rum = exaltado. Padre exaltado. Procedió originalmente de Ur en el sur de Mesopotamia, eventualmente se formó allí Babilonia.

Abrid camino, preparen a Dios un camino en el desierto»:La imagen recuerda el relato del Éxodo, en el que Israel atraviesa el desierto hacia la tierra prometida.

Abominable: Para Jehová el culto a los dioses es repugnante y abominable porque sustituye al Dios verdadero por dioses sin capacidad de acción. El adorar a dioses que no tienen vida y acción, obliga a los adoradores a efectuar prácticas exageradas como son los sacrificios humanos y ritos sexuales. Lo que causa repugnancia. Para Jehová es abominable la idolatría y el pecado por los males que causan. Jehová siente abominación por la maldad de los pensamientos del malo, es decir, que el conoce la maldad de ellos antes que la expresen.

«ABUNDABA EN BUENAS OBRAS Y LIMOSNAS»: La frase pone de manifiesto el buen testimonio de Dorcas, no solo desde la perspectiva interpersonal, sino también en la fiscal.

Acaya: Península griega donde se encontraba la ciudad de Corinto. Durante el tiempo de Pablo, Corinto era la capital de la provincia

ACERQUÉMONOS: Es una invitación amable y muy pedagógica a comprender la identidad de Jesús como sumo sacerdote.

Adam: en Hebreo es mejor traducido por «ser humano» y no meramente «hombre».

Adoptar: Recibir como hijo, con los requisitos y solemnidades que establecen las leyes, al que no lo es naturalmente, por haber perdido a sus padres o estos haberlo abandonado o entregado en adopción.

«ADORAR»: Reverenciar y honrar a Dios, ofreciendo el culto religioso que le es debido. Mostrar admiración y respeto a Dios por todas las bondades que le concede a la humanidad. Adoración: Es un estilo de vida donde las personas cristianas desde su nivel personal, y la iglesia en su nivel colectivo, evidencian con testimonios prácticos que su norte es encarnar el amor y la justicia de Dios. Un buen marco bíblico para ilustrar cómo se adora a Dios lo es Mateo 25.31-40. Tales acciones de amor, justicia y misericordia no descartan en absoluto elementos de alabanzas, actos de reconocimiento de la majestad de Dios, ni de expresiones variadas para bendecir al supremo creador. Todo lo que somos y hacemos debe entenderse como el acto de adoración a Dios. Vivimos sobre el fundamento de adorarle; reconocerlo así en todos nuestros caminos es la verdadera adoración. En el texto estudiado (Éx 4.31), la adoración aparece como la respuesta del pueblo a la acción salvadora de Dios. La adoración siempre debe estar relacionada a los actos salvíficos divinos.

Administracion de la gracia: En esta lección es equivalente al apostolado recibido de Dios, que para Pablo era llevar el mensaje de Dios a los gentiles.

Adramitena: Literalmente, la palabra quiere decir «procedente de Adramitio». Esta era una ciudad localizada al sur de Troas. La ciudad de Troas o Troade estaba a 15 kilómetros de la antigua Troya en Asia Menor.

Aferrarse: usualmente significa coger fuertemente algo. Aquí significa que el hijo debe insistir y empeñarse en obedecer los mandamientos de Dios.

Agar: Nombre de la madre de Ismael, de procedencia egipcia.

Agripa II: Herodes Agripa II era el nombre real de Marco Julio Agripa, quien era bisnieto de Herodes el Grande e hijo de Agripa I. Nacido en el año 27 d.C., en el año 53 d.C. fue nombrado como rey de Calquis, un pequeño principado en el Líbano. Llegó a este puesto al intercambiar este nuevo territorio por la antigua tetrarquía de Felipe. Se le acusó de sostener una relación incestuosa con Berenice, su hermana. Murió en el año 94 d.C.

«AGUA»: Es la fuente de vida y poder. Es el regalo de Dios para toda la creación. Es principio del ordenamiento divino como gesto creador original. Es elemento de purificación y sanidad para toda la creación. En el Nuevo Testamento se enfatiza su relación con la vida abundante, vida eterna. Para enfatizar el agua de vida se le compara con afluentes de agua como son los ríos, corrientes vivas en movimiento. En relación con el bautismo es para la limpieza de los pecados. Es testimonio evangelizador que resalta la nueva criatura que experimenta esa limpieza espiritual. Sumergirse en el agua implica morir y resucitar a una nueva vida. Como fuente de agua viva es valor espiritual supremo que apunta a la transformación espiritual, el cambio de actitud, la búsqueda de la verdad que libera para la vida.

Agua viva: Muchos creyentes la leen y piensan que se trata de una frase que Jesús inventó para referirse al agua que da vida. Pero lo cierto es que la frase era bastante común en esos días, pues lo que quiere decir es «agua que corre». El agua estancada por lo general no sostiene vida –excepto para los mosquitos y otras especies semejantes. Lo que es más, el agua estancada por mucho tiempo es como la del Mar Muerto, que con razón se llama «muerto». En contraste con el agua estancada, o con la del Mar Muerto, el «agua viva» es agua que corre. Se le llama «viva» por dos razones: Primero, porque parece estar viva, porque se mueve, porque corre. Segundo, porque sirve para sostener la vida. Es agua potable. Es agua cristalina.

Agua y fuego:Sintetizan en una forma extrema y dramática los peligros de la vida, de los cuales Dios nos libra; (véase Dt 4.20)

Aguas de rencilla: También llamado en otras versiones por el manantial de Meribá, viene del hebreo, se puede traducir por rencilla o lucha, por cuanto los Israelitas contendieron con Dios. Solamente dos lugares geográficos en la Biblia se denominan de esa forma, en Refidim en el desierto de Zin (Éx 17.7) y en Cades al sur de la tierra prometida (Dt 33.8).

Aguijón: En el mundo antiguo la gente usaba carretas para transportarse. Estos vehículos tenían unas espuelas de metal entre el animal de carga y la cabina donde viajaban los pasajeros. Si el animal se encabritaba, sus piernas chocaban contra el aguijón. Con el tiempo, el animal aprendía que no debía patear y así se domesticaba.

«ALABAR»: La acción de expresar palabras, frases y exclamaciones que celebran la misericordia y la bondad divina. Incluye expresiones musicales y artísticas que celebran el amor que Dios le ha mostrado a la humanidad tanto en la historia de Israel como por la obra de Cristo.

Alabanzas: Las alabanzas son expresiones que revelan gratitud y sinceridad; son manifestaciones humanas concretas y específicas: p.e., las alabanzas son oraciones, cánticos, poemas o dramas que se fundamentan en la gratitud y le expresan a Dios nuestros sentimientos más hondos en humildad y sinceridad.

Alfa y Omega: Este concepto viene del libro de Isaías donde Dios se anuncia como el Alef y el Tau (la primera y última letra del alfabeto hebreo). El equivalente dinámico sería la A y la Z. La idea es que Dios es el origen de todo y el fin de la historia (Is 44.6).

Alhaja: una prenda hecha de alguno de los metales preciosos, entre ellos la plata.

ALTAR DEL INCIENSO»: El altar del incienso, conocido también como el altar dorado, se hallaba situado en la parte del este del lugar santo, justo delante del velo que separaba el lugar santo del santísimo. Estaba hecho de madera de acacia recubierta de oro. Era de un codo de largo y 2 codos de altura y tenía argollas de oro en él para sujetar los palos de madera recubiertos de oro que se usaban para llevar el altar y además tenía una corona de oro alrededor de la parte superior y cuernos en cada esquina. Sobre el altar habían colocado un incensario dorado, que se usaba para poner el incienso, que quemaban delante del Señor. Los sacerdotes quemaban el incienso aquí dos veces al día, por la mañana y por la tarde, al mismo tiempo que volvían a rellenar el aceite en la Menorah (candelabro de siete brazos) y era preciso que el incienso ardiese continuamente.

Aleluya: Es un palabra hebrea que significa «alabemos al Señor».

Alma: (Sal 104.1, 35). En Hebreo es nefesh. El salmo comienza y termina con esta auto-convocación al alma o a la propia vida. El vocablo «alma» tiene que ver con la totalidad de la vida de la persona. Incluye el cuerpo, lo material y lo que trasciende a lo material. Todo eso es lo espiritual. Aquí se le llama alma. A diferencia de los griegos, que en la antigüedad dividían la vida en tres dimensiones (espíritu, alma y cuerpo), en la Biblia y sobre todo en el Antiguo Testamento, el nefesh representa la totalidad de la vida.

Amor: En griego se emplean tres palabras para hablar sobre el amor. «Eros» se refiere al contacto físico. Es la raíz de la palabra española «erotismo». «Fileo» es el verbo que quiere decir «querer» y se emplea para describir relaciones de amistad. «Ágape» es el amor en su expresión más profunda. Se usa para describir los sentimientos más profundos y sublimes. Este es el vocablo griego que domina 1 Corintios 13.

El concepto amor utilizado en esta carta proviene del concepto griego «ágape». El amor ágape es modelado por Dios. Es un acto de solidaridad absoluta de Dios con la precariedad humana. Esta solidaridad se ejemplifica en la acción de Dios a favor nuestro (1 Jn 3.1, 16; 4.10; 5.3). La acción amorosa divina se convierte en un imperativo: Dios nos llama a actuar en forma similar a su amor.

En el Nuevo Testamento hay varias palabras griegas que se traducen por la palabra «amor» al castellano. La palabra que se emplea en este versículo es «ágape», que se refiere al amor más puro. Es amor que se manifiesta de manera sacrificial en beneficio de los demás. Ese es el tipo de amor al cual se refiere el himno que aparece en 1 Corintios 13.

Amparo: Acción y efecto de amparar o ampararse. Persona o cosa que ampara.

Anatema: Se refiere a una ofrenda o un objeto que está bajo maldición. En este caso, se refiere a los juicios que hacían los magistrados romanos a los cristianos. Para comprobar que una persona en verdad no era cristiana, se le exigía que maldijera a Jesús. El supuesto era que un creyente verdadero nunca se expresaría de esta forma.

Anciano: Hay dos palabras en griego que son parecidas y que solo las diferencia una letra y que su pronunciación pudo haber sido la misma: «presbytês» que significa anciano, hombre entre cincuenta y sesenta años; y «presbeutês» que significa embajador. En Efesios 6.20, Pablo utiliza la segunda al afirmar que es «embajador en cadenas». En el contexto de esta carta Pablo usa la primera para afirmar la condición de hombre mayor con relación a Filemón.

Andar: Andar y caminar son metáforas comunes para referirse a la conducta del ser humano. En griego, al igual que en español, las imágenes relacionadas con el andar siempre refieren al comportamiento. Estas imágenes incluyen otras palabras tales como camino, sendero y pasos. El Nuevo Testamento exhorta a «andar en el Espíritu».

Ángel: la palabra «ángel» quiere decir «mensajero», y no se refiere necesariamente a un ser con alas. Son buenos, son criaturas de Dios, pero no deben ocupar el lugar que le corresponde solamente al Hijo.

Ángel de Jehová: La referencia al ángel de Jehová en muchos contextos del Antiguo Testamento no implica que se trata de un ser distinto a Dios. Es más bien el mismo Dios que en diversidad de manifestaciones hace que se experimente su presencia.

«ÁNGEL»: En la tradición bíblica tanto judía como cristiana, los ángeles son espíritus celestes creados por Dios para su ministerio. La palabra «ángel» proviene del griego «ángelos», que significa «mensajero». Por lo tanto, la Biblia presenta a los ángeles como siervos de Dios que comunican su mensaje y llevan a cabo tareas o misiones especiales para beneficio de la humanidad. Los ángeles aún pueden luchar contra espíritus malignos para proteger a los creyentes, como enseña el libro del profeta Daniel.

«ÁNGEL»: La palabra «ángel» se deriva de la palabra griega aggelos, la cual significa «mensajero». Son seres espirituales de origen divino. Los ángeles tienen su jerarquía (arcángeles, serafines y querubines).

«ÁNGELES»: Tanto en griego como en hebreo, se conocen como un mensajero. Representan figuras especiales que comunican los mensajes de Dios. Jesucristo es mayor que ellos.

Ángel de Jehová: en algunos casos es un ángel embajador de Dios (Gn 24.7). En otros casos, como por ejemplo en Génesis 22.12, el ángel de Jehová es Dios mismo.

Ángeles: Tanto el término hebreo como el griego que nuestras Biblias traducen como «ángel» significan «mensajero». Los seres humanos pueden ser mensajeros, pero el término se refiere principalmente a seres espirituales que sirven como mensajeros de Dios. También son agentes que hacen la voluntad divina, bendiciendo tanto a la humanidad como a la creación.

Angustia: en este pasaje se refiere a una preocupación excesiva que puede hacer daño a la salud y que pone la mente vaga e imprecisa.

«ANGUSTIA»: Es una aflicción profunda en el alma. Físicamente se expresa como desfallecimiento y ahogo en el área pectoral que es irresistible.

Antioquia de Siria: Esta ciudad fue fundada por Seleuco en el año 300 antes de la era cristiana y fue la capital del Imperio Seléucida. Este fue uno de los imperios que surgió después de la caída del reino de Alejandro el Grande. En los tiempos de Jesús, era la tercera ciudad más grande del Imperio Romano, después de Roma y de Alejandría. Tenía unos 300,000 habitantes, de los cuales cerca de 30,000 eran judíos.

Año de jubileo: Viene del término hebreo yobel. Etimológicamente viene del vocablo cuerno del carnero y trompeta. El año cincuenta o de jubileo se celebraba después de contar cuarenta y nueve años; siete semanas de años, siete veces siete años (Lv 25.8-10). El texto también habla de trompeta o cuerno de carnero. En hebreo shofar (Lv 25.8) también se traduce como trompeta y se empleaba para anunciar el jubileo (yobel). Jesús conoce esta tradición y entiende su ministerio como el cumplimiento de esta escritura (Lc 4.18-21). 

Año sabático: Fue instituido por Dios para dejar reposar la tierra después de trabajarla y sembrarla por seis años (Lv 25.2-7). Este año servía de medida social para aliviar y proteger la situación de los más pobres y necesitados en Israel.

«APARICIÓN»: Indica una manifestación de Dios al ser humano. Las apariciones pueden darse en sueños o en visiones. Como un fenómeno propio de la comunicación humana, en estas apariciones se proyecta la imagen del hombre en Dios, pero Él no se hace visible físicamente. En las apariciones lo importante es lo que se oye y responde y no necesariamente lo que se ve.

Apóstol: Una persona que es enviada como mensajera de una misión, autorizada por quien la envía. En las epístolas paulinas apóstol siempre significa apóstol de Jesucristo. En los Hechos de los Apóstoles hay un marcado énfasis en los 12 como cuerpo apostólico. La tradición apostólica reclamó el ser testigo ocular de la resurrección como requisito para ser un verdadero apóstol. Pablo reclama ser uno de ellos, aunque no fuera testigo ocular porque el Señor mismo lo llamó. La autoridad apostólica, para Pablo, se fundamenta en un testimonio de vida veraz, compartido a través de la exhortación y la enseñanza en la fe. El lazo fraternal que los une en el amor de Jesucristo se muestra por el afecto y la ternura. Toda esa relación construye comunidad, dignifica el evangelio y glorifica a Dios.

Apóstol: Literalmente «apóstol» en griego significa «enviado». El apóstol era una persona comisionada por Cristo –en el sentido normal del uso de la palabra– o comisionada por la congregación, en cuyo caso era el apóstol de la iglesia, lo que no era igual a un apóstol de Cristo. Seis distinciones de los apóstoles de Cristo en el Nuevo Testamento son: ser de la nacionalidad del Mesías (judío); llamado y comisionado directamente por Cristo; testigo ocular y auditivo de sus hechos y dichos; poseer autoridad en comunicar la revelación divina y lo que escribió bajo la inspiración divina tiene que haber sido realmente la voz de Dios; mostrar las señales de un apóstol; y tener plena autoridad sobre todas las iglesias.

Arabá: Significa tierra seca o estepas desérticas.  Hoy en día Arabá significa la parte entre el mar Muerto y el golfo de Aqaba. La misma palabra en plural «arbot» indica estepas desérticas dentro del Arabá como los llanos de Jericó. Las palabras Arabia y árabe se derivan de esta raíz.

Arameo: Lengua semítica emparentada con el hebreo. Era la lengua usada comúnmente en Palestina en los tiempos de Jesús.

Árbol de la Vida: La ciudad de Dios se elabora con materiales tomados de Ezequiel 47 y de Génesis 2. La nueva Jerusalén se convierte en el Paraíso, pero ahora, la humanidad puede entrar a la ciudad-paraíso y comer del árbol de la vida y usar sus hojas en la sanidad de las naciones.

Arca: (aron en Hebreo). Mueble que contenía las tablas de la Torá o la ley.

Arca del pacto: Era un tipo de cofre en el que se conservaban guardadas las tablas de la ley que Moisés recibió en Sinaí, las cuales estipulaban el pacto de Dios con su pueblo. Al Arca del Pacto también se le conoció como Arca del Testimonio.

«Armadura»: en efesios 6, la «armadura» describe el equipo de guerra básico que usaba un soldado de infantería en los tiempos del principado romano. Las armas defensivas eran el escudo, el yelmo o casco, la coraza o cota de malla metálica que cubría el pecho, el calzado (también llamado «grebas») y la faja o cinturón. Las armas ofensivas eran la espada, la lanza, el arco y la flecha. Efesios usa la armadura como una metáfora, afirmando que las armas que usa el creyente para defenderse de los ataques del mal «no son carnales» (véase 2 Co 10.4).

Arras: Lo que se da como prenda, garantía, anticipo, depósito, en algún contrato o convenio.

Arrepentimiento: Es un tema esencial en la predicación de Juan el bautista. El término arrepentirse, en el contexto militar de aquel tiempo, significaba dar un giro de 180 grados; volver atrás. En un sentido similar se usa en este contexto de la predicación de Juan: volver atrás, apartarse de, (en sentido religioso).

Arrepentimiento es cambiar la mente y las actitudes. Por ser la mente el asiento de reflexión y acción humana, el arrepentimiento conlleva limpieza interior del pecado para obedecer la voluntad de Dios, y es provocado por la oferta de la fe y de la gracia que ofrece el perdón de Dios.

La palabra implica un cambio en algo que afecta íntegramente a la persona. Difiere de la conversión en que no significa la transformación radical del ser y del juicio, sino la simple posibilidad de una transformación que sólo Dios puede operar.

Arroyos de aceite: Caudales, torrentes de aceite, como el caudal de los ríos o arroyos de Israel. Implica abundancia de la ofrenda del aceite traído al altar para los sacrificios. A Dios le satisface más la obediencia del pueblo que la abundancia de las ofrendas entregadas en el altar.

«Augusto César»: Su verdadero nombre era Octavio, a quien Julio César había adoptado como hijo. Por eso tomó el nombre de «César», que en ese tiempo no era todavía un título, sino sencillamente un nombre. Su fama fue tal, que a partir de entonces los emperadores tomaron el título de «César». En sus formas alemanas y rusa, ese título perduró hasta el siglo pasado (Kaiser y Zar). Lo de «Augusto» originalmente quería decir sencillamente «majestuoso» o «venerable», se volvió título imperial.

Autor: Traducción de la palabra griega «archegos», que significa literalmente «la primera persona que hace algo». Dado que no existe una palabra equivalente en castellano, el término puede ser traducido por otras palabras, tales como pionero o líder. Algunas traducciones optan por traducirlo por una frase, tal como «quien abre el camino».

Ayes: expresión que implica dolor, sufrimiento e introduce regularmente un pronunciamiento o profecía de juicio y condenación contra alguna persona o pueblo. Es una expresión muy frecuente en las Sagradas Escrituras. Puede hacerse una comparación de Eclesiastés 4.10; Isaías 5.8-30; 10.1-4 y los pronunciados por Jesús, Mateo 11.20-24; 23.13-36.

Auda Idonéa: en Hebreo se entiende como «ayuda igual a». No tiene el sentido moderno de «dar una ayudita» a otra persona.

Ayuno: En su entendimiento más sencillo se plantea como abstenerse de los alimentos con un propósito religioso deliberado. Más ampliamente, se le puede relacionar con la autohumillación en el proceso de arrepentimiento (Sal 35.13). Cuando se tiene que cumplir una comisión proveniente de Dios es una ocasión para el ayuno (Esd 8.23; Hch 13.3).

Azotes: Golpe recibido, herida o calamidad.

 

B

Babel: Significa «puerta de Dios». La comunidad pudo relacionar el nombre con la palabra hebrea balal, que también se puede traducir por «confundir, mezclar».

Baluarte: una edificación en forma de torre que se levanta contra una ciudad amurallada para facilitar el ataque contra ella, y para protegerse del contraataque procedente de las torres de las murallas de la ciudad atacada.

Batid las manos: Los movimientos de las manos tienen significados muy particulares. Como expresión espiritual, se levantan las manos para invocar la presencia divina y para orar. Batir las manos es símbolo tanto de alegría como de adoración.

Bárbaro: Dícese de los pueblos que el Imperio Romano no pudo someter a su dominio y que a la larga produjeron la caída del imperio en el siglo IV d.C.

Bautismo: Rito común a numerosas religiones donde se usa el agua como símbolo de la purificación y de la fuente de la vida. El rito fue adoptado por los esenios, una antigua secta judía, bajo la forma de un baño ritual diario. Simbolizaba el esfuerzo por una vida pura y la aspiración a la gracia purificadora. Era también practicado por los judíos cuando se admitía un prosélito, es decir, una persona no judía, como parte del pueblo de Dios. La iglesia cristiana lo adopta, por la influencia de Juan el bautizador o el bautista, como el ritual que marca el comienzo de la nueva vida en Cristo. En este texto, la palabra se emplea de manera simbólica.=

Becerro de fundición: Imagen de un torito o de un ternero. Entre los pueblos paganos del Oriente Medio, el toro era símbolo de divinidad, debido a su fuerza y fecundidad. Uno de los dioses principales de Egipto era Apis, el toro sagrado. Se cree que los israelitas aprendieron a adorar a este ídolo durante el tiempo de esclavitud en Egipto. Se cree que el becerro de fundición elaborado por los israelitas en el desierto era una imagen de esta divinidad egipcia.

Bendice: La palabra «bendice» en el idioma hebreo destaca la importancia de la comunicación del ser humano con Dios; no es una palabra hueca de sentido ni de significado superficial. En sus expresiones de bendición y alabanzas, las personas manifiestan sus agradecimientos y ponen de manifiesto la admiración y el reconocimiento de las virtudes divinas. Las bendiciones a Dios no son expresiones vacías de contenido y significado: ¡Son emanaciones de lo más profundo e interior de la gente agradecida! ¡Son revelaciones que manifiestan asombro y admiración! ¡Son oraciones que surgen de personas que han visto y reconocido la gloria de Dios en la vida! ¡Son alabanzas que transmiten el corazón humano en su forma más noble y grata! Las bendiciones humanas son buenos deseos, son mejores intenciones, son anhelos nobles, gratos, dignos. Cuando las personas bendicen a Dios transmiten sus sentimientos más puros, revelan sus anhelos más hondos, expresan sus aspiraciones más justas.

Bendecir, bendición: En la perspectiva del Antiguo Testamento la bendición de Dios hacia los seres humanos implica que Dios le confiere bienes de forma inmediata o en el porvenir. Esos bienes pueden ser temporales (materiales) o espirituales.

Bendita: Se refiere a una persona bienaventurada por haber recibido una bendición especial de Dios. Una persona dichosa, feliz.

Betel: antigua ciudad palestina que antes que los israelitas conquistaran la tierra había sido un lugar religioso importante para los cananeos. Tuvo igual importancia para los Israelitas, ya que se asocia con la revelación de Jehová a Jacob (Gn 31.13; 35.1-7). Literalmente en Hebreo significa «casa» (bet en Hebreo) y Dios (el, nombre genérico para Dios).

Bienaventurado: Esta palabra significa «feliz» o «dichoso». Se emplea en la Biblia para describir a una persona que ha sido bendecida por Dios de manera especial.

«BIENAVENTURADO»: En este contexto, se trata de un título cristológico y revela sentimientos relacionados con dicha, felicidad y alegría. Jesús, no solo es bienaventurado, sino el Soberano, Rey de reyes y Señor de señores.

Blasfemia: Palabras injuriosas contra Dios.

Blasfemar: En el sentido más estricto significa hablar mal de alguien. Otros términos para referirse a blasfemar son, injuriar, calumniar, vituperar, difamar

Como sucede con casi toda la Epístola de Santiago—y como sucedió con el pasaje de la semana pasada—en el texto que estudiamos hoy no hay palabras que requieran explicación especial. Tomemos la oportunidad para explicar el sentido del verbo «blasfemar», que aparece en el v. 7. Blasfemar es lo que hoy en algunos países se llama «hablar malo». Es mucho más que eso. Para nosotros, las malas palabras son una falta de educación o de respeto o hasta un insulto. No pasan de eso. En la perspectiva bíblica, puesto que el don de la palabra es parte de la imagen de Dios en nosotros, blasfemar, hablar malo, es invocar el poder del mal, es hasta darle poder al mal. Quienes en el v. 7 blasfeman el nombre de Jesús no solamente insultan a Jesús y a sus seguidores, sino que invocan el mal sobre ellos.

Bodas del Cordero: Una boda en Israel era una celebración de la paz entre los clanes al dar la hija de un clan a otro clan que ahora no atacaría más a este clan. Una boda celebraba la posibilidad de una relación de amor y presentaba la posibilidad de una nueva generación que heredara el quehacer de la presente generación. En el judaísmo, si por un camino se encontraban un duelo fúnebre y una boda, el grupo funeral se debía echar a un lado, para dar paso al gozo y la alegría de la vida. La vindicación final del pueblo de Dios y de todos los que luchan por la justicia se describe como una boda. El final es una gran fiesta. (Véase Is 62.5; Jer 2.32; Mc 2.19; Lc 12.36; Jn 2.1-11; 2 Co 11.2).

«BUENA PROFESIÓN»: Es posiblemente una referencia al bautismo de Timoteo o quizás una alusión a su ordenación ministerial. En cualquier caso, el apóstol distingue la experiencia como positiva y grata. Esa profesión no solo son palabras, sino estilos de vida, compromiso cristiano, dedicación y fe.

Burlarse en Hebreo (tsachaq) puede traducirse como jugar, reírse, deporte y burla. En nuestro contexto consideramos que el vocablo jugar (tsachaq) es más apropiado que burlarse como aparece en la traducción actual. (Véase Gn 21.9). La Biblia Jerusalén lo traduce como «jugar».

 

C

Cabeza: En sentido figurado «cabeza» es el líder de un grupo, quien va al frente guiando. Pero ese líder no puede funcionar sin el concurso de los demás miembros del grupo que le siguen.

«CABRA»: Animal rumiante fácilmente domesticable, cuya población se ha extendido por todo el mundo. Su pelo es largo y liso. Los machos de la especie tienden a tener una barba espesa. Eran considerados ritualmente puros para el sacrificio. Su leche se usaba para tomar y para hacer queso, su carne era apetecible. Matar un cabrito para celebrar la visita de una persona extranjera era un símbolo de hospitalidad.

«CALENTAR EL HORNO SIETE VECES MÁS»:  Con esa frase el texto bíblico indica que el fuego estaba en su punto óptimo de calor. No había escapatoria para los jóvenes judíos, pero Dios envió a su ángel para librarlos.

«CAMBIÓ EL ASPECTO DE SU ROSTRO»: Es una frase idiomática hebrea, para decir que se está furioso. En la lección de hoy, su ira se orientó hacia los amigos de Daniel, a quienes mandó a matar.

«CAMPAMENTO»: Es la forma de organizarse la gente en un estado de peregrinación para que cada persona tenga lugar. En el campamento los peregrinos se posicionaban cada uno en un lugar y avanzaban unidos hacia la tierra prometida. Cada tribu tenía su campamento y en la tribu cada persona pertenecía a un campamento.

Candelabro: (menorah en Hebreo). Lámpara de aceite de siete brazos. Podría representar el arbusto que ardía que vio Moisés (Ex 3.1-6), pero no se consumía.

Cansancio: el cansancio en el versículo 3.11, se refiere a la fatiga que obliga a rechazar el castigo de Dios y a perder su valor pedagógico.

Capitán: En Números 14.4 el pueblo dice «designemos un capitán» la palabra capitán viene del término hebreo rosh. Este es un vocablo muy empleado en diferentes contextos y se puede traducir como cabeza, primero, líder o capitán. De forma directa el pueblo está rechazando el liderato de Moisés y de Dios.

Carne: La palabra «carne» (en griego, «sarx») se refiere en el Nuevo Testamento a la totalidad del ser humano.

Carne y sangre: Se refiere a nuestra humanidad que es insuficiente para afrontar el ataque de las huestes espirituales de maldad.

Carnal: La persona «carnal» (en griego, «sárkikos») toma todas sus decisiones basándose en su propio criterio. Es la persona que se resiste a seguir la dirección del Espíritu Santo de Dios.

«CASA»: Casa puede tener diversos sentidos: (7.1) Casa, cuando se aplica al rey, es el palacio real. (7.4) Casa, cuando se aplica a El SEÑOR, es templo. (7.11) Casa, como obra de Dios para David, es dinastía, sucesión de reyes del tronco paterno de David entre los que apareció el Mesías para establecer el reino permanente de Dios.

«CASA DE ISRAEL Y CASA DE JUDÁ»: En su comienzo el reino de Israel se llamaba casa de Israel porque estaba compuesto de las doce tribus formadas por los doce hijos de Jacob, quien también se llamaba Israel y tenía su capital en Jerusalén. Con la muerte de Salomón, vino su hijo Roboam al trono de Israel y su hermano Jeroboam separó las diez tribus del norte, que establecieron su capital en Samaria y continuaron llamándose la casa de Israel. Las dos tribus del sur se quedaron en Jerusalén y se llamaron la casa de Judá. Samaria fue destruida por Asiria en el 721 a.C. y las diez tribus se dispersaron y desaparecieron entre las naciones. Con la desaparición de Samaria, el reino del sur vino a representar al pueblo de Israel. Este reino fue llevado cautivo a Babilonia en el 586 a.C., donde resurgió poderosamente la fe de ellos en Dios. El SEÑOR usó al rey Ciro de Persia como su ungido para liberar a Judá de Babilonia en el 538 a.C. Jeremías esperaba que con la restauración de Judá las doce tribus volvieran a estar unidas, cosa que no sucedió.  

Centurión: Oficial romano subalterno que comandaba una «centuria». Lo interesante es que la «centuria» podía tener entre 60 y 100 soldados. También podía llevar a cabo tareas administrativas o judiciales, especialmente en las provincias más lejanas (como Judea). Tenían mayor independencia de criterio que los magistrados locales.

Chipre: Isla del Mar Mediterráneo que tenía a Salamina y Pavor como ciudades principales. Era una provincia senatorial romana desde el año 22 a.C.

Ciencia: Traducción de la palabra griega «gnosis», que sería mejor traducida como «conocimiento». Por lo tanto, aquí el texto no habla de la ciencia en términos de las disciplinas que nosotros hoy asociamos con esa palabra, tales como biología, química o física. Se refiere al conocimiento necesario para vivir, particularmente para vivir en la fe.

Cilicia: Región que queda al sur de Asia Menor, colindando con Siria. La ciudad de Tarso se encontraba en esta región, que fue evangelizada por Pablo y Bernabé en su primer viaje misionero.

Circuncisión: Operación que se hacía en el prepucio. Costumbre antigua entre los pueblos egipcios y semitas, pero no entre los caldeos, filisteos o asirios. Es un símbolo de pertenencia a una comunidad. En este caso, el concepto se emplea para referirse a los cristianos judaizantes que deseaban obligar a las personas no judías a convertirse en prosélitos y a observar la ley de Moisés.

Acto de cortar circularmente una porción del prepucio, piel móvil que cubre la parte delantera del órgano genital masculino. Este rito se realizaba en los niños a los 8 días de nacido (Lv 12.3) y era la señal física que los marcaba como descendientes de Abraham. El rito podía realizarse también en adultos como lo dice el libro de Génesis (Gn 17.23).

Ciro: este monarca extranjero e idólatra es importante para comprender el desarrollo de la historia de la liberación del pueblo, como instrumento de Dios. En este pasaje se nombra a este rey por su nombre por primera vez, y es considerado como «el ungido» destinado por Dios para salvar a su pueblo.

Ciudad de On: ciudad famosa por su templo al dios sol de los egipcios. Mas tarde los griegos la llamaron Heliópolis, ciudad del sol. Estaba cerca de lo que hoy es el Cairo.

Ciudadanía: Es el título que ostentan los ciudadanos de un país. En los tiempos de Jesús, sólo el 5% de la población tenía ciudadanía romana. El ciudadano romano tenía derecho a apelar al tribunal imperial, sin importar el país donde viviera. Los ciudadanos no podían ser crucificados

Codo: Medida de longitud. Hay dos codos, el oficial que tenía 53 centímetros y el común que tenía 45. Después del cautiverio se indica el codo que se usa, como se hace en Ezequiel 40.5 donde se indica que cubre codo y palmo menor.

Cohecho: recibir soborno o pago ilícito por perjudicar a alguien en los procesos judiciales.

Collado: En Ezequiel 34.26 collado se refiere al monte santo donde está el templo y del cual emana la bendición de Dios que es la base espiritual de la nación.

Comunión: Esta palabra traduce el griego koinonía. Aunque comúnmente pensamos que «comunión» quiere decir tener buenos sentimientos mutuos, respetarse y amarse, lo cierto es que esa palabra tiene implicaciones mucho más fuertes. Originalmente quería decir «corporación» o «sociedad» –como en nuestra frase «sociedad anónima». Dos o más personas que eran dueñas juntamente, por ejemplo, de una barca, tenían una koinonía en la barca. Luego, la koinonía no es sólo compartir los buenos sentimientos, sino que es compartirlo todo. Estar en comunión con Dios es compartir con él. Tener comunión unos con otros implica, además de los buenos sentimientos mutuos, compartir lo que tenemos, responder a las necesidades de quienes tienen menos.

Concilio: es lo mismo que el Sanedrín. Estaba compuesto de 70 miembros de la aristocracia sacerdotal. Bajo el imperio romano, en asuntos locales tenía funciones legislativas, judiciales y gubernamentales.

Concilio, Consejo o Sanhedrín: Era una especie de parlamento o legislatura compuesta exclusivamente por personas judías. A pesar de ser una colonia romana, Judea tenía este cuerpo legislativo que podía tomar decisiones sobre asuntos relacionados a la vida cotidiana del pueblo, particularmente aquellos relacionados a la observación de la Ley de Moisés. Se cree que estaba compuesto por 70 personas, mayormente de trasfondo Fariseo o Saduceo, aunque en algunos escritos se mencionan 68 miembros.

«CONFIRMANDO LOS ÁNIMOS»: Luego de la evangelización y las enseñanzas, los apóstoles se dedicaban a confirmar, exhortar, apoyar y motivar a los creyentes para que permanecieran en la fe.

Congregación: Palabra que viene del hebreo, edad. También se puede traducir como reunión, asamblea. Es otra forma que en estos textos se refieren al pueblo de Dios.

Consolad, consolad:Estas palabras (v. 1) han hecho que se llame a estos capítulos de Isaías «el libro de consolación». La idea de consuelo domina y penetra esta profecía. La repetición indica la certeza de la liberación que busca levantar los ánimos apesadumbrados.

Consolación: Para el apóstol Pablo la experiencia de la consolación parte de la soledad y el sufrir la desolación con Cristo, aun en medio de la muerte. Desde el sufrimiento con Jesucristo  se descubre la vida resucitada a través del triunfo definitivo mismo de Jesucristo sobre la muerte, por medio de la Resurrección. Ello confirma que Cristo es la fuente de toda consolación. El Espíritu Santo es ahora el Consolador en nombre de Cristo, para vencer las aflicciones de mundo presente. La consolación reafirma el amor de Dios, que en comunión plena se hizo solidario con la humanidad, ofreciendo un camino de retorno a la fuente de ese amor que es Dios mismo.

Consagración sacerdotal: Acto o rito público mediante el cual, según había ordenado Dios, un líder (Moisés) ungía, santificaba o separaba a unas personas designadas para llevar a cabo unas funciones particulares en el pueblo de Israel. Este acto contenía un proceso que incluía, entre otras cosas, un lavado con agua para purificación, el uso de vestiduras y objetos especiales sobre el consagrado, un acto de santificación con aceite de unción y sangre del sacrificio de animales (Lv 8.1-36).

«Contado por justicia»: en el contexto de esta lección Abram es declarado justo por la gracia de Dios a base de su fe. El Jehová reconocerlo como justo conlleva que ha sido pecador; pero que por la virtud de la gracia de Dios y de su fe se cuenta o acredita como justo (Ro 4.6-8).

Conocer: La palabra hebrea que tradicionalmente transmite las ideas de «conocer» o «conocimiento» incluyen las ideas de intimidad y cercanía; inclusive, la expresión se utiliza para aludir a las relaciones íntimas. En este salmo se utiliza para destacar la naturaleza de relación de Dios con el ser humano, pues le ha examinado, estudiado y conocido.

El concepto «conocer» aparece 221 veces en el NT, de las cuales aparece 21 veces en las cartas juaninas y 55 veces en el evangelio de Juan. En el Antiguo Testamento el concepto conocer es el que se usa para la intimidad de la pareja marital. La tradición profética usa esta idea para la relación con Dios. La idea que confiere este concepto es tener intimidad con Dios. Es un conocimiento profundo, más allá de una mera descripción; es una comprensión espiritual y humana de Dios. El conocimiento de Dios se verifica en la práctica del diario vivir.

Consumador: Traducción de la palabra griega «teliotés». Dado que «telos» quiere decir «fin», «teliotés» quiere decir «quien termina o concluye». En Hebreos, esta palabra recalca la obra salvífica de Jesucristo. Tomada en conjunto con la palabra autor, afirma que Jesús es quien comienza y termina la obra de salvación.

Continencia, Don de: Se refiere a la capacidad de controlar los impulsos y los apetitos sexuales.

Convertir: Para el pueblo de Israel, la conversión significa volver a establecer una relación de pacto con el Dios que nos ama. Las palabras que nuestras Biblias traducen como «conversión» implican un cambio de camino; un cambio de valores. También implica una ruptura con las prácticas consideradas como pecaminosas por la Palabra de Dios.

Corazón: Metáfora que denomina el centro de la actividad de la persona

Corazón: en esta lección el corazón simboliza la mente, que tiene memoria y sentimientos que acogen la Palabra de Dios y tiene voluntad dispuesta para obedecerla. 

Corinto: Ciudad griega situada en el istmo que lleva su mismo nombre, notoria por su actividad portuaria. En tiempos romanos era la capital de la provincia de Acaya. Nudo importante en las comunicaciones y un gran centro económico. Se distinguía por su devoción a la diosa Afrodita. Pablo residió en la ciudad por cerca de año y medio, siendo uno de los fundadores de la iglesia allí.

Corona corruptible: El premio común para los atletas vencedores era una corona de laureles. Las hojas de laureles se marchitaban o se «corrompían» con el tiempo.

Coyundas: Significa yugos y se usa como un símil para referirse a la opresión, por ejemplo, la sufrida por los judíos en manos de los babilonios.

Creación: La palabra hebrea que se utiliza para describir la acción creadora de Dios no se emplea en la Biblia para aludir a las acciones humanas. Sólo Dios tiene el poder de crear en las Escrituras. El ser humano solo tiene la capacidad de formar, organizar, arreglar o modificar las cosas, pero el extraordinario acto de creación es únicamente una característica de Dios.

Creer: (de la raíz en Hebreo del vocablo amen) «el pueblo creyó». Más que un acto de asentir intelectualmente, es una manifestación del compromiso del pueblo con Dios.

«Criados sobre las rodillas» (Gn 55.23): poner un hijo de otro sobre las rodillas de una persona era en Israel parte de la ceremonia por la cual legalmente se adopta un hijo de otro como de uno. Así ocurre en Génesis 48.12, donde Jacob adopta los hijos de José como suyos, y por lo tanto, Manasés y Efraín se convierten en patriarcas como los demás hijos de Jacob.

Cristo: En griego «Xristos» significa «ungido», también significa «Mesías». Para los cristianos Cristo es el Salvador, el Redentor, el Señor, segunda persona de la Trinidad

Crujir de dientes: Expresión que denota ira y enojo.

«CUERPO DEL SEÑOR»: El Cuerpo del Señor es la unidad de todos los cristianos en Cristo, sirviendo él como cabeza, y cada creyente como miembro del cuerpo. Es una unidad espiritual, en cuanto los miembros siguen a la cabeza; y unidos entre si dan vigencia al mensaje de Cristo.

Cultivo de la uva: Quienes no nos hemos criado en zonas vinícolas –es decir, productoras de uvas y de vino– debemos saber algo acerca del cultivo de la uva. Ese cultivo normalmente se hace mediante injertos en los que un retoño de una variedad de uva que se desea se injerta en el tronco de una vid de fuerza y vigor excepcional. Ese retoño crece y se vuelve la rama llamada «pámpano», que es donde la uva se da. Si el retoño o pámpano no da frutos, se le corta, para que los demás tengan más fuerza. Y si los da, se le cortan las ramas débiles que salgan de él, o cualquier otra cosa que pueda evitar que dé frutas en mayor número y mejor calidad.

Curtidor: En Hechos 9.43 se habla de Simón el curtidor, que es un artesano que convierte pieles de animales en bolsas y odres para transportar líquidos. En Hechos 10.5 se dice que Simón el curtidor «tiene su casa junto al mar». El proceso de curtir pieles es tóxico y pestilente, el viento del mar es conveniente

D

Damasco:Una importante ciudad palestinense en los tiempos de Jesús. Formaba parte de la Decápolis, un grupo de diez ciudades pobladas por ciudadanos judíos en Palestina, desde el año 64 a.C. En los tiempos de Pablo era gobernada por el rey Aretas IV. Tenía gran importancia comercial. Llegó a contar con más de 15,000 personas judías y con numerosos prosélitos, muchos de los cuales se convirtieron al cristianismo.

Dar a luz: Esta imagen del alumbramiento es utilizada con frecuencia en las Escrituras para significar el dolor y los sufrimientos que usualmente ocurren como antesala a algún acontecimiento importante, principalmente en todo lo concerniente al establecimiento del nuevo orden de Dios que se habrá de inaugurar por la llegada del Mesías

«Dardos de fuego»: Se refiere a las flechas que llevaban atadas estopa encendida con fuego en la punta
para incendiar el campamento enemigo.

Deber conyugal: Eufemismo usado para referirse a las relaciones sexuales.

Debilidad: Es un estado donde la persona se encuentra sin fuerzas, débil o enferma.

Decreto: En términos generales un decreto se define como una resolución o determinación de una autoridad superior sobre cualquier materia o situación.

Decreto: En la lección presente su significado tiene que ver con la orden o mandato oficial de un soberano a sus súbditos en el uso de sus prerrogativas; en este caso Ciro.

Democracia: el gobierno electo por el pueblo para gobernar bajo la continua fiscalización del pueblo que ha de demandar que se gobierne para beneficio de todo el pueblo y no para solo una parte.

Descencia: (serah en Hebreo). Representa la promesa de Dios a Abram. Abram estuvo dudando y muy preocupado cómo le llegaría su descendencia debido a que Sara como él eran muy ancianos.

Deseos de la carne: No solamente se refiere a pecados de índole sexual, sino a los estilos de vida fundamentados en las normas exclusivamente materiales. Es la vida desenfrenada y licenciosa, dominada por los sentidos. Es el rechazo a los valores morales y espirituales para someterse a los deseos mundanos y terrenales.

Deseos de los ojos: Es la actitud de desear todo lo que se ve. Es el espíritu materialista que piensa que la felicidad está en las cosas que puede comprar con el dinero para complacencia de los ojos y que lo induce al consumo desenfrenado.

Diácono: Un diácono es un servidor; es la persona que está al servicio de alguien. Con el tiempo llegó a ser un término técnico para denotar uno de los ministerios básicos de la iglesia cristiana. Este ministerio, inferior al de los obispos, no está precisado con claridad en las Sagradas Escrituras. Quizás consistía en la asistencia ofrecida a los ancianos y a los obispos.

Diluvio: (mabbul en Hebreo). Aunque nos remite a un desastre natural, en el texto es un símbolo que significa una acción de juicio de parte de Dios.

Dios Clemente y Piadoso: Atributos que en la presente lección, Jonás le reconoce a Dios. El amor y el perdón divinos se extienden más allá de las fronteras de Israel, llegando a alcanzar incluso a los enemigos de su nación.

Dios Escuchó o Dios Oyó: Esta frase en Génesis 21.17, es muy importante en esta unidad. Nos revela una característica del Dios de la Biblia, «...No temas, que Dios ha oído/escuchado la voz del niño que está ahí». Interesantemente el nombre Ismael contiene la raíz del verbo escuchar, oír. Ismael significa Dios escuchó.

Dios Todopoderoso: Este término es una traducción del hebreo El Shadai, que fue un antiguo título dado a Dios, cuyo posible significado más primitivo pudo haber sido Dios de la montaña.

Discernimiento: Capacidad para distinguir o diferenciar una cosa de otra. En el contexto de la presente lección se refiere a uno de los dones del Espíritu dirigido a diferenciar la sana doctrina de la errónea y a los verdaderos maestros de los falsos.

Discernimiento de espíritus: Es la capacidad para determinar si una manifestación espiritual está verdaderamente inspirada por Dios.

Dives: Aunque este nombre no se encuentra en nuestras Biblias, frecuentemente escuchamos hablar de «Lázaro y Dives», como si se tratara de dos nombres propios. Esto se debe a que en la versión latina de la Biblia, conocida como la Vulgata, la palabra «rico» se traduce por «dives» —lo cual es una traducción exacta. A través del tiempo, según el latín cayó en desuso, se retuvo ese adjetivo y se hizo de él el nombre propio Dives. En realidad, Jesús no dice una palabra acerca del nombre del hombre rico.

Don: Habilidad o capacidad que Dios da por medio del Espíritu Santo a la persona creyente.

Don: El término designa lo que se da, pero también la intención del donante: gratuita, obligatoria o interesada. La palabra se emplea para designar las habilidades y los dones que el Espíritu Santo le da a los creyentes.

«DUDAR»: El verbo griego que emplea Jesús en el versículo 21 es «distazo», cuya raíz es la palabra «dis», que quiere decir «dos». Por lo tanto, el verbo se refiere a la acción de titubear entre dos opciones

Duros de Cerviz: Expresión que quiere decir terco o testarudo. Se usa para referirse a personas tan tercas que se niegan a escuchar a las demás.

E

Eclesiastés: El título de este libro bíblico está en griego y esencialmente significa «predicador»; la palabra se desprende de una expresión griega que transmite la idea de asamblea o reunión. En hebreo, el título de la obra es «Qohelet», que identifica la persona que «reúne una asamblea y habla en medio de ese grupo».

Efod: Uno de los objetos que empleaba el sacerdote como parte de sus vestimentas para oficiar o servir en sus actos de sacrificios y actividad cúltica. Las vestimentas eran importantes para darle un sentido de identidad a la figura sacerdotal. Se ha intentado reconstruir la forma concreta que tenía este objeto. Pero no estamos seguros de cómo era realmente

El Altísimo: En hebreo, la frase «El Elyón» significa «Dios altísimo». Se cree que era el nombre que los antiguos habitantes de Jerusalén le daban a Dios. Con el tiempo, este nombre de origen extranjero se incorporó como uno de los nombres sagrados del Dios de Israel

El aquilón (norte) y el austro (sur): son vientos que al soplar se llevan la humedad y hacen que las flores del jardín desprendan sus vivos aromas.

El camino: Este fue el primer nombre que recibió el movimiento de Jesús. Aparece también en Hechos 19.9; 22.4; 24.14 y 22. El nombre recalca la importancia del discipulado cristiano.

El Cordero degollado: Es una imagen de los sacrificios en el santuario (Ex 12.3). El autor de Apocalipsis usa la imagen de Cordero para Jesús porque es una imagen de fragilidad y vindicación (vea Ap 6.1, 16; 7.9; 12.11; 13.8; 14.1; etc.).

El día de Jehová: se refiere a un día de juicio final que desde el profeta Amós (véase Amós 1 y 2) se venía anunciando como «un tiempo de juicio»; de evaluación final para los malos que serían castigados. Incluye la premiación a los buenos como el cumplimiento de las promesas de bendición y salvación para «los que temen a Jehová». Posteriormente este «día» se relacionó con la esperanza escatológica del fin del mundo. En el Nuevo Testamento se habla de ese gran evento por Mateo, Pablo y Juan (véase Mt 25. 31-46; 1 Ts 5.2-3; Ap 11.18).

El Dios Todopoderoso reina: Para que haya un reino tiene que haber una extensión territorial, una población, un gobierno efectivo sobre esa población sin que otro gobierno tenga autoridad sobre la misma población y territorio. La visión apocalíptica concluye el final de la historia con el reinado de Dios sobre la humanidad y sobre la tierra. Ese reino es uno donde la justicia y la vida han triunfado.

El Espíritu: el Espíritu puede referirse a Dios, el Padre o a Cristo, el Señor o al Espíritu Santo. En los tres casos indica la presencia de Dios, concedida por gracia a los creyentes para que puedan vencer el pecado y completar la redención de Dios en ellos y en el mundo.

El león de la Tribú de Júda: Este título es tomado de Génesis 49.9 donde se afirma que la tribu de Judá es la depositaria del reinado de Dios en medio de Israel.

El Magnificat: En la lección de hoy conviene entender por qué decimos que el Cántico de María (el Magnificat) está en poesía. Nuestra visión común es que lo más importante de la poesía es la rima. En griego la esencia de la poesía está en el ritmo —particularmente en los lugares en que caen los acentos o énfasis. Si leyéramos en griego y en voz alta este cántico que hoy estudiamos, notaríamos ese ritmo.

El Omnipotente: Esta es la traducción de la frase hebrea «El Shaddai». Este nombre de Dios afirma que Dios actúa con poder en beneficio de la humanidad. Así el salmista confiesa una fe inquebrantable en el Dios que es su esperanza y su fortaleza.

El paraíso: A es una palabra de origen persa que significa jardín. En Lucas 23.43 significa cielo.

El que estaba sentado en el trono: Es una referencia a Dios. Entre líneas se alude al Señorío de Dios frente al señorío reclamado por el emperador y el imperio romano (vea Ap 7.15; 21.5).

El reino de Dios: es el gobierno de Dios establecido por su acción salvadora y Cristo, y comunicado al mundo mediante la predicación, la educación y el servicio cristiano.

«EL REY HERODES»: Este monarca, conocido como El Grande, negoció con los romanos ser el rey de Judea, aunque funcionó como un vasallo servil del César (37-4 a.C.). 

El sarón: En Hechos 9.35 el Sarón es una transliteración de la palabra hebrea que significa llanos costeros.

Emmanuel: Es un nombre simbólico que significa «Dios con nosotros». Fue dado originalmente al rey Acaz, antes de nacer, de acuerdo con Isaías 7.14. En el Nuevo Testamento, se usa este nombre para recalcar el carácter mesiánico de Jesús

Encarnación: Esta palabra no aparece en el pasaje, pero sí expresa lo que se dice en el versículo 14, es la palabra «encarnación», que quiere decir hacerse carne. El centro del pasaje es precisamente eso: el Verbo eterno de Dios, por quien todas las cosas fueron hechas, se ha hecho carne. La encarnación es una de las doctrinas cristianas fundamentales, pues implica que la «carne» –lo físico– puede ser medio para la revelación y presencia de Dios y de lo espiritual.

Encina de Moré: un bosque de árboles predilectos por los Cananeos para su culto (Gn 35.4; Dt 11.30).

Endurecer el corazón: Expresión que se emplea ante la obstinación del faraón a no reconocer el mal que provocaba a su propio pueblo y a los hijos de Israel. Cuando se llega a ese nivel de testarudez Dios sella el destino del opresor.

Endurecer el corazón como diamante: Imagen retórica que describe la actitud de soberbia y los actos de desobediencia del pueblo de Israel frente a los reclamos de Dios, de arrepentirse y guardar la Ley antigua. Pecado repetitivo, a través de las edades, por el pueblo antiguo de Dios, donde las generaciones presentes no están excluidas de cometer tan lamentable error.

Enojo: En el contexto de la lección de hoy se refiere a la actitud asumida por Jonás cuando se percató del perdón de Dios hacia sus enemigos. Tanto en la antigüedad como en el presente, esta condición intoxica el alma y envenena el espíritu.

Ensenada: Parte del mar que entra en la tierra. Sinónimo de caleta, fondeadero, bahía, rada, golfo y puerto.

«ENTENDIMIENTO EN TODA VISIÓN Y SUEÑOS»: La interpretación de sueños en la antigüedad tenía gran importancia. Los pueblos entendían que era una forma de comunicación con los dioses.

Epafras: Discípulo de Pablo, quien le llama «consiervo amado» y «siervo de Cristo» (Col 1.7; 4.12). Fundador de la comunidad cristiana de Colosas y probablemente de la de Laodicea.

Escalera: (sullam en Hebreo), es muy difícil traducir el término hebreo que se transcribe aquí por escalera. Éste solo aparece una sola vez en la Biblia. Existen innumerables estudios lingüísticos que proponen que la imaginación de los escribas podría estar relacionada con un tipo de puerta por donde se proyectaba que ascendían y descendían ángeles. Otros proponen que según la cultura podría ser un tipo de rampa como las que se empleaban en Mesopotamia en los ziggurat.

Escriba: Era un profesional erudito en la ley. En virtud de que la ley estaba vinculada con el culto, en tiempos más antiguos estos escribas ejercían, además, funciones de sacerdotes.

Esparcir: La acción de Dios para evitar que construyeran la torre, la ciudad y mantuvieran una sola lengua. Una acción de misericordia y no de castigo como muchos han malinterpretado.

Especias aromáticas: Son ungüentos y perfumes usados para embalsamar los difuntos y para los rituales funerarios.

Espectáculo: La palabra que se traduce aquí como «espectáculo» es el vocablo griego «theatron». Se refiere a los juegos de gladiadores donde dos o más hombres luchaban hasta la muerte. Durante el tiempo del apóstol Pablo, estos juegos se llevaban a cabo en un estadio de madera en la ciudad de Roma. Algunas décadas después, se construyó el coliseo romano en el lugar donde antes estaba el estadio.

Espejo: Los espejos en el mundo griego se hacían de metal aplastado a golpes. Se usaban metales finos, tales como el cobre, la plata o el oro. La imagen reflejada en estos espejos era borrosa, no como las imágenes fieles que reflejan los espejos de cristal.

Esperanza: Actitud positiva hacia el futuro, basada en la confianza que adquirimos por medio de la fe.

Esperanza de la salvacion: La «esperanza de la salvación» sigue a la salvación ocurrida cuando la persona acepta el evangelio; y además, apunta hacia el día de la manifestación gloriosa de los hijos de Dios que ha de ocurrir en la consumación del tiempo y entre los que superen las aflicciones del tiempo presente. Por su efecto, la esperanza de la salvación sirve de inspiración para vencer el mal.

Espíritu: La noción de la palabra «espíritu» tiene por lo menos ocho connotaciones en la Biblia. Comete error todo el que limite la noción de espíritu a un solo significado. Por ejemplo, en Génesis 7.21-22, todos los animales que se mencionan, tienen espíritu. Pero espíritu significa mente, disposición o temperamento como en el Salmo 32.2, y Ezequiel 13.3.

Espíritu: en el Antiguo Testamento significa soplo de vida impartido por Dios (Gn 2.7). En Eclesiastés se usa en ese sentido. En el Nuevo Testamento, Dios es Espíritu (Jn 4.24), impartido a los creyentes por Cristo mediante su Palabra para formar una vida de comunión con Él. Dios es el Padre de los espíritus (Heb 12.9).

Espíritu y presencia: Conceptos que transmiten la idea de Dios. El espíritu divino alude a su poder y fuerza, representa su virtud y acción, y describe la naturaleza extraordinaria de Dios. Es una manera de referirse a su presencia activa.

Espiritual: El vocablo «espiritual» (en griego, «pneumaticós») quiere decir literalmente «llena del espíritu». La palabra espíritu (en griego «pneuma») quiere decir literalmente aire. Se refiere al aliento de vida que caracteriza a las personas vivas. En el Nuevo Testamento, la persona «espiritual» es aquella que está llena del Espíritu Santo y que vive bajo su dirección constante.

Esposa del Cordero: La visión de la esposa contrasta con la visión de la ramera en 17.1. La idea de la ciudad de Dios como una imagen de la esposa de Dios es tomada de las tradiciones de Israel (Is 54.6; 62.5; Ap 19.7; 21.2; 22.17).

Estar Sólo: en la cultura mediterránea no se refería a la idea de soledad moderna donde la persona vive aislada, en su mundo o en su individualidad, sino vivir sin el apoyo comunitario adecuado.

Estatuto: Aquello que se decreta u ordena, como por ejemplo, una ley. Se usa frecuentemente en conexión con otras palabras como «precepto, mandamiento, etc.». A veces tiene que ver con todo el pueblo (véase Dt 4.1) o con un grupo como en el caso de los sacerdotes (véase Lv 6.18; 7.36).

Estatutos y decretos: Estos términos son sinónimos para referirse a las guías, palabras e instrucciones que ofrece Dios en el Sinaí. Se emplean también como sinónimos de lo que comúnmente se llama «ley». Se ofrecen para que sean prolongados sus días y para que le vaya bien en la tierra que Dios le daría (Dt 5.16). Nunca fueron dados como condición para Dios salvarlos. Dios los salvó primero de Egipto y luego les ofreció esas instrucciones como guías y reglas para vivir. Desde el inicio Dios manifestó su gracia.

«ESTATUS, PRECEPTOS, MANDAMIENTOS»: Cada uno de estos vocablos representa una orden decretada por Dios para que las relaciones humanas y las cosas se conduzcan de acuerdo a su voluntad. En ocasiones se usan indistintamente, como sucede en (1 R 2.3), pero por separado cada uno de ellos conlleva el carácter de un decreto de origen divino, que se desprende de la Ley de Moisés y puede tratar aspectos éticos o ceremoniales.

«ESTO NO PUEDE SER ASÍ»: Con esta declaración firme y certera, Santiago afirma que en las iglesias y entre los creyentes, las dinámicas interpersonales no pueden estar caracterizadas por los chismes y las maldiciones.

Etíope: Habitante de Etiopía, reino antiguo que incluía el territorio que hoy llamamos Sudán.

Eunuco: Al principio se designaba con este nombre a los siervos que habían sido castrados para atender y custodiar el harén. Al crecer en importancia e influencia en las cortes de los reyes, su significado literal cambió y pasó a designar a los funcionarios de mayor confianza del rey (p.e. Potifar, Gn 39.1).

Eunuco: Hombre castrado que servía como funcionario real, al cuidado de asuntos de estado.

Evangelista: Predicador de las buenas nuevas.

«EXPIACIÓN-PROPICIACIÓN»: Era el ritual que oficiaban los sacerdotes en el templo de Jerusalén. Este acto tenía ya sus prescripciones desde Levítico. Se ofrecían los machos cabríos y eran inmolados, rociándose con la sangre de los chivos el altar. Esta propiciación se hacía para expiar los pecados del pueblo. Igualmente el cordero propiciatorio para ocasiones especiales, como los días de perdón, era parte central del sacrificio. En el Nuevo Testamento el cordero pascual es Cristo. Esta es la nueva propiciación. En el evangelio de Juan hay un marcado énfasis en que este es el Cordero «que quita los pecados del mundo». El desarrollo de una concepción más elaborada del ritual en la tradición cristiana se ha dado en las tradiciones católico-romanas y ortodoxas.


F

Familia: (hebreo – beth) significa literalmente «casa» o «casa del padre».

Faraón: En la lengua egipcia inicialmente este término significaba  «casa grande » y se refería al palacio real. Más adelante este término evolucionó y se usó como título de honor para referirse a la persona del rey.

Faraón: es el título de los reyes egipcios. En la versión de la Biblia que usamos, aunque es un título real, se escribe en minúscula.

Nombre con el cual se conoce al rey o monarca en Egipto, quien impedía que el pueblo tuviera la liberación o salvación que Dios deseaba para éste.

Faraón: Gobernante del imperio Egipcio. Representó actitudes, valores y propósitos contrarios a los de Dios.

Fariseos: Los «fariseos», que tienen un lugar prominente en este pasaje, no eran personas particularmente malas, como a veces imaginamos. Al contrario, eran personas muy religiosas y fieles que trataban de obedecer la Ley de Dios en todos sus detalles. Su religión se centraba en la Ley y su cumplimiento, mientras que la de los saduceos se centraba en el Templo y sus sacrificios. Por lo general, los saduceos eran más aristocráticos que los fariseos, quienes parecen haber pertenecido a las clases medias. Cuando el Templo fue destruido por los romanos en el año 70, el partido de los saduceos perdió casi toda su fuerza, de modo que el judaísmo moderno se deriva principalmente de los fariseos. Por eso es importante que entendamos que los fariseos, a pesar de todos sus conflictos con Jesús, eran personas religiosas y temerosas de Dios.

Fariseo: Miembro de una de las principales sectas del judaísmo en los tiempos de Jesús. Eran muy estrictos en cuanto a la observancia de la ley mosaica, su ritualismo y observación de la tradición oral. Contrario a los saduceos creían en la resurrección, la vida futura y la jerarquía de los ángeles.

Estos eran el grupo de los judíos más preocupados por cumplir todo cuanto la Ley mandaba. Aunque ciertamente habría entre ellos algunos hipócritas, la mayoría eran personas muy consagradas a la obediencia de la Ley. Generalmente no pertenecían a la aristocracia, como los saduceos. Eran más bien personas de clase media, muchas de las cuales no podían asistir al Templo regularmente y para quienes, por lo tanto, la sinagoga ocupaba un lugar especial. En cuanto a su postura política, los saduceos estaban más dispuestos a colaborar con el Imperio que los fariseos, aunque estos últimos tampoco participaban de la violencia armada, como los zelotes.

Fe: En el Nuevo Testamento, es la traducción de la palabra griega «pistis». Se refiere a la relación de confianza entre dos personas. El vocablo, también implica verdad y fidelidad, es decir, quien tiene fe tiene una relación verdadera y confiable con el objeto de su fe. La fe es una respuesta personal a la iniciativa divina, quien muestra su interés en el ser humano por medio de su palabra revelada y por medio de sus portentosas intervenciones en la historia. El objeto de nuestra fe es Dios, a quien conocemos por medio de la obra de Jesucristo, en el poder del Espíritu Santo. 

Fe, amor, esperanza: A través de todo el Nuevo Testamento la fe se concibe a partir de la iniciativa divina, que es don para confiar y creer. El amor muestra la eficacia de la fe, a través de la acción, y la esperanza nutre la constancia y la paciencia, todo bajo el señorío de Jesucristo. Son las tres virtudes teologales, reconocidas por todas las tradiciones cristianas. Son tres valores que conforman el perfil de la vida cristiana y su práctica cotidiana. Son los pilares que sostienen todo el edificio de la vida cristiana. En todas las  epístolas paulinas estas tres dimensiones se entrelazan y conforman el fundamento de la vida cristiana. En 1 Tesalonicenses son un hilo conductor en las enseñanzas y las aseveraciones que hace Pablo.

«FE»: Es el don más preciado de Dios. Por ella podemos conocer los propósitos divinos que son para salvación. Al confiar en su gracia encontramos la certeza que nos permite creer. Por la fe comprendemos los actos salvíficos de Dios en la historia, su revelación en Jesucristo y su presencia constante por la acción del Espíritu Santo. En la Sagrada Escritura encontramos testimonios fehacientes de comunidades creyentes que nos han precedido y nos animan a continuar por el camino de la vida cristiana. En medio de

«FE SIN OBRAS»: En la lección de hoy, esta idea se relaciona con un tipo de creencia o aceptación intelectual, que no motiva a las personas a traducir la fe en acciones concretas que bendicen a la comunidad.

y conflictos la fe nos nutre y fortalece para perseverar. La fe anima la esperanza y nos asegura que Dios lleva a toda su creación a la plenitud de su amor. Ese amor está ahí disponible para toda la humanidad. La oración, la meditación y otras disciplinas espirituales son alicientes que permiten madurar nuestra fe.

Festo: Porcio Festo fue procurador o gobernador militar de Judea. Comenzó su administración en el año 60 d.C., pero murió repentinamente en el año 62 d.C. Se caracterizó por dirigir un gobierno tan corrupto que motivó la revuelta judía ocurrida pocos años después.

Fidelidad: En la Biblia la fidelidad se inicia con Dios y culmina en Dios. Por su gran amor, Dios es agente activo que reiteradamente confirma su misericordia y bondad a través del pacto. Cuando la humanidad se aleja de su pacto, Dios vuelve a insistir, porque ama a su pueblo y desea llevarlo a la plenitud de su amor y justicia. Cristo es modelo de fidelidad a Dios cumpliendo con el propósito redentor hasta la muerte, y culminando en la resurrección. Jesucristo se entregó en fidelidad a Dios, para enseñarnos a ser fieles a Dios. En Cristo la gracia de Dios se encarna en el mundo. Los creyentes fieles asumen el camino de la fidelidad a Dios hasta el triunfo pleno de su amor.

Forma: Cuando hoy nos referimos a la «forma» de una cosa, estamos hablando de su apariencia externa, pero en la antigüedad la «forma» era parte de la esencia misma.

Fornicación: Ayuntamientos sexuales fuera del matrimonio.

Fornicaciones: Esta es la traducción de la palabra griega «pornéias», que, literalmente, quiere decir «inmoralidad sexual». Este es el vocablo de donde proviene la palabra española «pornografía».

Fortaleza: Edificio construido para la defensa del pueblo. La palabra también puede describir una torre, un castillo o una ciudad amurallada. En sentido figurado, representa el poder de Dios y la protección que brinda a la humanidad. Esta imagen es común en el libro de los Salmos (véase 18.1; 22.19; 27.1).

G

Gabriel: Su nombre, que significa «el poder de Dios», aparece solo cuatro veces en la Biblia: aquí, en Lucas 1.19 y en Daniel 8.16 y 9.2

Galilea y Judá: son dos regiones de Palestina, separadas por Samaria, que se encuentra entre las dos. Cuando el reino de David y Salomón se dividió, el reino del sur se llamaba Judá y el del norte Israel. La capital de Judá era Jerusalén y la de Israel era Samaria. Por eso, a los de Israel se les llamaba «samaritanos», y a los de Judá «judíos». En tiempos de Jesús las diferencias religiosas y políticas entre Judá y Samaria eran notables, como se ve en el modo en que los judíos y los samaritanos se trataban entre sí. Más allá de Samaria se encontraba otro territorio de judíos, Galilea. Luego, lo que estudiamos en este pasaje tiene lugar en Galilea y no en Judá.

Generación: Una generación es un ciclo de vida que abarca el período desde el nacimiento hasta el nacimiento de sus hijos e hijas. En términos cronológicos, las generaciones bíblicas se estiman en unos 40 años. En sentido figurado, puede aplicarse a la herencia o descendencia espiritual.

Generosidad: Es la virtud que lleva a una persona a dar con liberalidad, compartiendo sus bienes con los demás.

Gente extranjera: Nombre que el texto (Nm 11.4) le atribuye a la gente extranjera, parte de la razón por la cual el pueblo protestó contra Dios. Sabemos que cuando los hijos de Israel salieron de Egipto un grupo de gente que no pertenecía a los hijos de Israel también salió con ellos (Ex 12.38, 48).  El pueblo de Israel nunca fue un pueblo homogéneo, siempre estuvo mezclado con otros grupos.

Gente santa: Este término también se podría traducir como un pueblo consagrado a mí (Refiriéndose a Dios). En la perspectiva bíblica implica separado de cualquier uso común o profano.

Gentiles: Eran los no judíos, principalmente los helenizados, que eran personas de diversas razas y culturas que habían combinado rasgos de la cultura griega con su cultura.

Los judíos llamaban así a toda persona que no fuera descendiente de Abraham, Isaac y Jacob y los consideraban como idólatras y paganos. La ley mosaica prohibía sentarse a la mesa con gentiles, compartir en amistad y establecer vínculos matrimoniales. Curiosamente, los tratos comerciales estaban prohibidos. Los gentiles podían convertirse al judaísmo, adhiriéndose a la observancia fiel de la Ley de Moisés y cumpliendo los ritos y costumbres del judaísmo.

Gloriarse: Se refiere a hablar bien de uno mismo; a honrarse a uno mismo. Los oponentes de Pablo se «gloriaban» de su espiritualidad, pues se creían superiores al resto de los creyentes. Pablo se «gloría» de la fe de los corintios y de las pruebas que Dios le ha permitido sufrir.

Gloriarse: Jactarse; actuar con falso orgullo, menospreciando a los demás.

Goel: En hebreo se le aplica al pariente más cercano a quien la Ley le concedía el derecho y el deber de reivindicar la causa de la persona afectada.  Goel es el que salva, protege, tutela los derechos de otro con quien tiene algún parentesco.

Gosén: en Gosén se ubicó a Jacob cuando vino a morar en Egipto. Estando localizada Gosén en la desembocadura (delta) del río Nilo era ideal para la agricultura y el ganado.

Gozo: Sentimiento de satisfacción y de plenitud de bienestar. Se expresa mediante varias expresiones griegas de connotaciones diversas. En este caso, la palabra usada en Filipenses se relaciona con la presencia de la salvación en Jesucristo. En esta epístola, el gozo presenta una paradoja, ya que está unido al sufrimiento y a la tristeza.

«GOZO»: El gozo está relacionado con la alegría y regocijo por la acción de Dios, Quien desde su iniciativa de amor mantiene una constante relación con el pueblo. A pesar de las prevaricaciones y desvíos, pecados y desaciertos del pueblo, Yahvé, el Dios de toda bondad, vuelve a manifestarse al pueblo prometiendo mejores días. Ello provoca un gozo que confirma la posibilidad de un futuro mejor y distinto. Es más que un contentamiento pasajero o momentáneo, es fortaleza en la adversidad. La esperanza que alimenta al pueblo suscita expresiones de gozo. Los Salmos son una expresión viva de ese regocijo cantado y orado. A través de toda la historia de la salvación tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, se testifica de esta fuente vital que nutre al pueblo y lo anima cuando fuerzas contrarias y opresoras promueven la injusticia y el atropello. Y Dios vuelve a ser el gozo de la salvación.

Gozo: Es la señal constante de una cualidad divina transmitida por Dios mismo, más allá de simples sentimientos humanos. El gozo es don del Espíritu Santo, que suple aun si existiera la tristeza o la angustia. El Espíritu Santo es fuente de gozo cuando se hace presente en la vida cotidiana de los creyentes. Para Pablo el gozo lo provoca el servir a Cristo y desde Cristo. Se goza cuando se experimenta el progreso de la fe y las comunidades creyentes van mostrando que caminan en la comprensión de la fe y la alegría que produce. El gozo se da también, cuando a partir de la madurez en la fe, se puede asumir el dolor y el sufrimiento por causa de Cristo y en solidaridad con otros y otras. El gozo cristiano tiene su pleno disfrute en la alegría pascual de la resurrección de Jesucristo.

Gran Cena: En el contexto de la presente lección, es la imagen de lo que sucederá cuando se inaugure el nuevo orden de Dios. Se trata de un gran banquete mesiánico matizado de gozo y celebración en honor a quienes aceptaron y no rechazaron la invitación.

Grosura: Carne asada de animales, particularmente aquella que tiene grasa.

Guardar: significa cuidar algo. Aquí significa poner en práctica los mandamientos de Dios.

H

 

«HA GLORIFICADO»: Es una forma de indicar que ha dado el más alto honor y reconocimiento por medio de su muerte, resurrección y ascensión a los cielos.

«HABIENDO AYUNADO Y ORADO»: El texto bíblico destaca las prácticas de la piedad de la comunidad de fe. Para la iglesia, la comunión con Dios era indispensable.

Hebreos:En el libro del Éxodo se emplean varios términos para referirse al pueblo de Dios. Además de «Israel» o «los hijos de Israel», encontramos «los hebreos». Este vocablo se refería a ellos tomando en cuenta el idioma que hablaban. El término hebreo hibrí se ha asociado también, no sólo con un grupo étnico, sino con grupos o sectores rebeldes que protestaban en las ciudades. 

«HEREDERO»: Un «heredero» es una persona que recibe un legado de sus mayores. Por lo regular, es el padre de familia quien designa en su testamento a las personas que tendrán derecho a heredar sus bienes.

Heredad: Porción de tierra cultivada que pertenece a un mismo dueño, en especial la que es legada tradicionalmente a una familia.

«HEREDAD»: La porción de terreno dada en herencia. Esta permanecía en posesión permanente de la familia original como una donación de Yahvé. No debía ser vendida, excepto por algún conflicto extremo, como venta temporera con derecho a reposesión o devolución a la familia original en el año del jubileo. También se aplica el principio al pueblo como heredad de Yahvé. En el Nuevo Testamento la herencia es concebida en términos del legado espiritual que le da continuidad a la revelación cristiana con el judaísmo. El Mesías prometido ahora es la herencia más trascendente que en Jesús se ha encarnado, dándole concreción al principio de una nueva alianza en su sangre que de una vez y por todas es el sacrificio completo y perfecto para toda la humanidad. De esta forma la historia de la salvación lleva a su culminación la promesa mesiánica.

Herodianos: Era un partido judío que parece que estaba formado por los partidarios de la dinastía de Herodes.

«HICE CONFESIÓN»: Daniel decide confesar los pecados del pueblo como un acto de humildad y una demostración de fe y seguridad.

Higuera, Aceitunas, Vid: Estas palabras se refieren a tres de los principales cultivos—aparte de los cereales—de la cuenca del Mediterráneo en la antigüedad. Aunque desde nuestra perspectiva caribeña se trate de plantas un poco exóticas, que rara vez vemos en nuestras tierras, para Santiago y sus lectores era todo lo contrario. De igual manera que hoy quien tiene un patio siembra guineos o plátanos, en tiempos de Santiago quien tenía un poco de tierra probablemente tendría al menos una higuera, un olivo y unas pocas vides. Santiago está usando cosas de la vida común—además de estas plantas, los caballos, las naves, los ojos de agua—para comunicar sus enseñanzas. ¿Qué plantas u otros ejemplos de nuestra vida cotidiana podríamos usar para ilustrar los mismos puntos?

«HIJO DEL DIABLO»: El texto desea hacer un contraste entre las acciones del mago y su nombre (Barjesús, hijo de Jesús o Josué).

 

Hijo del Hombre: Es el modo en que Jesús frecuentemente se refiere a sí mismo. Contrariamente a lo que podríamos pensar, no quiere decir sencillamente que Jesús era humano, sino que era un título que se refería a un personaje celestial enviado por Dios. Véase Daniel 7.13.

«HIJO DE HOMBRE»: En la literatura apocalíptica, esta expresión alude a alguna figura mesiánica, aunque en este contexto representa a un ser humano o persona.

Hipócrita: El término designa a las personas cuyas palabras y hechos no corresponden a su pensamiento. La persona hipócrita es infiel y con frecuencia se ciega: su juicio está falseado, pervertido. Se opone a la sinceridad sin ficción o engaño.

Hipócritas: son quienes simulan como real lo que no es real. Aplicado a la oración, son quienes en lugar de buscar la comunión y el servicio a Dios buscan el reconocimiento y aplauso de los demás.

Holocausto: Un tipo de ofrenda a Dios. Esta ofrenda consiste del sacrificio en un altar de un buey, carnero, chivo o una tórtola en el caso de las personas más pobres.

Holocausto: es la ofrenda totalmente quemada, que implica que era la más aceptada y perfecta. La sangre de la víctima se rociaba sobre el altar y sobre el pueblo, estableciendo una comunidad de vida entre el Señor y su pueblo (Ex 24.5-7).

«HOLOCAUSTO»: En los holocaustos las ofrendas eran de carne y eran completamente quemadas en honor a Dios. Eran las ofrendas preferidas por El SEÑOR, como lo indica el versículo veinte (Gn 8.20).

«HOMBRE DE DIOS»: Término usado en el AT para referirse a varios profetas (Dt 33.1; 1 R 12.22; 12.31). En este contexto, se afirma el compromiso de Timoteo con la voluntad divina en la tradición de los antiguos profetas de Israel.

Hombres impíos: En esta lección se refiere a las personas que se habían introducido en la iglesia y cuyo trabajo estaba dirigido a convertir la gracia de Dios en una excusa para la inmoralidad y la depravación, negando al único y verdadero Dios y a Jesucristo.

Hombre natural: Se refiere a la persona que carece del discernimiento necesario para recibir la dirección del Espíritu Santo. Lo opuesto al «hombre natural» es el creyente que alcanza «madurez espiritual».

Horeb: Nombre que las tradiciones proféticas de Israel han dado al monte donde Moisés recibió la ley divina por medio de una revelación milagrosa. Las tradiciones del sur llaman a este monte Sinaí. Aunque se debate si originalmente se referían al mismo lugar, en la Biblia Horeb y Sinaí identifican el mismo monte.

«HORNO DE FUEGO»: Una manera de ejecutar a las personas en la antigüedad era quemándolos vivos. Era una forma particularmente violenta, para que sirviera de escarmiento a la comunidad.

Huerto del Edén: lugar paradisíaco, no identificado, donde el texto bíblico nos presenta que se efectuó el diálogo entre Dios, el hombre y la mujer.

Huestes celestiales: En el contexto de este pasaje bíblico sólo se refiere a otro grupo de ángeles del cielo que se hacen presentes.

Huestes espirituales de maldad: Es la idea que tenían los antiguos de que las regiones celestes estaban gobernadas por ángeles que controlaban el movimiento entre una y otra. Pablo enseña que el Cristo resucitado está sentado en los lugares celestes sobre toda autoridad y llena a su iglesia de poder para vencer hasta que todo sea entregado a Dios (Ef 1.20-23).

Humildad: Ser humilde quiere decir bajarse o postrarse. Se opone a los términos que hablan de la elevación y del orgullo. Si Jesús es humilde es porque se ha humillado, despojándose de todo, e indicando así a sus discípulos el camino de la humillación necesaria para agradar a Dios.

I

Ídolos: Se refieren a toda una variedad de divinidades que recibían adoración en el mundo antiguo. Los griegos y los romanos adoraban más de 150 divinidades. Algunas eran «dioses» grecorromanos, tales como Zeus, Afrodita o Apolos. Otras, eran divinidades egipcias u orientales, tales como Ipis y Horus. Aun otras eran espíritus relacionados a lugares u objetos. Finalmente, también se adoraban a reyes y emperadores como hijos de los dioses.

Idolatría: La idolatría es la adoración a dioses falsos. Jehová resiste que su pueblo adore a otros dioses, no porque tenga que preservar su ser, ya que Él es autosuficiente. El celo de Jehová es con la integridad de la persona humana que se deshonra y degrada en la idolatría. 

Imagen: Este término se usa en la Biblia en varios sentidos. En ocasiones se refiera a una estatua o un grabado. En otras ocasiones, se refiere a la representación visible de una realidad invisible. Y en el caso de la historia de la creación, se refiere a la autoridad que Dios delega en el ser humano para gobernar la creación. En el contexto de los Diez mandamientos, se refiere a una artículo o artefacto que intente representar al Dios invisible

Imagen de Dios: Aunque no es un término fácil de explicar sólo apuntamos que su implicación general sostiene que el ser humano fue creado para una comunión personal y eterna con el creador que incluye entendimiento racional, obediencia moral y comunión religiosa.

Incircuncisos de corazón y de oidos: La circuncisión es un ritual donde se corta el prepucio del pene de un hombre. Aunque en el mundo antiguo se hacía primordialmente por higiene, en el Antiguo Testamento es una señal de que pertenencia al pueblo de Israel (véase Génesis 17). Por lo tanto, se incircunciso quiere decir estar excluido del pueblo de Dios. Por lo tanto, «ser incircunciso de corazón», quiere decir estar excluido de la gracia divina, lo que explicaría la violencia de los enemigos de Esteban.

Infierno: aquí es usado para referirse a debajo de la tierra. Es un lugar de tormentos para los espíritus malignos, que están privados de la presencia de Dios.

Inicuos: son los que hacen iniquidad, que es un concepto paralelo con el pecado que significa transgresión de la Ley de  Dios.  La iniquidad, por ser una ofensa a la santidad de Dios, requiere castigo, pero Dios perdona al inicuo que se arrepiente de su pecado (Ex 34.5-7). El perdón de Dios es completo porque libera del castigo del pecado y de la culpa que conlleva.

Intercesión: Tiene que ver con el acto de rogar por otro u otra para alcanzar una gracia o librarle de algún mal. La intercesión a favor del pueblo era una de las funciones que corrientemente ejercían los profetas en Israel (véase Jer 14.1–15.4).

Invocar, invocación: Es un elemento de la oración o práctica religiosa en la cual se ruega o solicita la presencia y asistencia de la divinidad. En el Antiguo Testamento se presenta como la práctica generalizada por el liderato religioso de Israel para asegurarse, previo a enfrentar cualquier desafío, la guianza y bendición de Dios.

Ira (de Dios): En la perspectiva del Antiguo Testamento la ira de Dios es una respuesta, producida por la maldad de los seres humanos, mientras que su amor nace de su propio ser.

Ira de Dios: El Antiguo Testamento emplea términos atribuidos a los seres humanos (antropomorfismos) para explicar conductas o sentimientos de Dios. En este caso el texto nos indica que Dios se indignó por las murmuraciones y quejas del pueblo (11.1, 10). La indignación y la ira de Dios no eran una expresión de desamor, sino por el contrario de su presencia, solidaridad y dolor ante la rebeldía de los hijos de Israel.

Isaac: Nombre que significa en Hebreo «él se rió». El nombre expresa el gozo que sus padres experimentaron al momento de su nacimiento.

Islas, países del mar, naciones: El principio del oráculo o profecía es una invitación a las naciones occidentales marítimas a que escuchen. Entre estas están incluidos nuestros pueblos .

Israel : Aquí María no parece referirse a Jacob, el hijo de Isaac que luego recibe el nombre de «Israel», sino a toda la descendencia de ese personaje —es decir, a «Israel» como pueblo. Su nombre quiere decir «Dios lucha», y se refiere a la lucha de Jacob/Israel con Dios en Génesis 32.22. De igual manera, la referencia a ABRAHAM no es solo a ese patriarca como individuo, sino que tiene que ver con «Abraham y su descendencia».

 

J

«JERICÓ»: Ciudad ubicada a cinco millas al este del Río Jordán y once millas al norte del Mar Muerto, que era un oasis en el desierto. Era un lugar de veraneo donde las personas más poderosas de Israel iban a vacacionar. Hasta Herodes el Grande tuvo una casa de veraneo con alberca o piscina en esa ciudad. Se cree que una de las ciudades más antiguas del mundo, que ha sido continuamente habitada por unos 8,000 años. De acuerdo a la Biblia, la ciudad fue conquistada por Josué de manera milagrosa. Ya en los tiempos del Nuevo Testamento, es el escenario de varios milagros y de varias enseñanzas de Jesús, tales como la curación de Bartimeo el Ciego y la conversión de Zaqueo el Publicado.

Jesús: El nombre «Jesús» es la forma hebrea del nombre «Josué», que quiere decir «salvador».

Jesús es el Cristo: Los adversarios de la comunidad juanina no creían que la revelación divina fuera a través de Jesús, el ser humano, porque no creían que en el plano humano pudiera haber posibilidades salvíficas. Hacían una distinción entre Jesús y Cristo. Para estos cristianos que se separaron de la comunidad juanina el Cristo era el mediador de la revelación divina, por lo tanto, no podía ser humano. Creían que en el bautismo se había revelado la naturaleza divina del Cristo. Sólo en apariencia el Cristo parecía humano. Por lo tanto, Cristo no había muerto, sino que había sido transpuesto al cielo. La comunidad juanina plantea que sólo en el ser humano absoluto, Jesús, es que se revela la presencia de la revelación divina y la posibilidad de la salvación.

Jesús es el Hijo de Dios: Los adversarios de la comunidad juanina negaban la efectividad de la encarnación para la salvación. Para estos, la salvación provenía del Cristo divino. El hombre Jesús no podía ser salvador, porque lo humano era lo contrario a lo divino y espiritual. La primera gran crisis sobre quién es Jesús se dio con un grupo que negó su humanidad y afirmó sólo su divinidad. La comunidad juanina, afirmando la divinidad de Jesús, señaló que la humanidad de Jesús era el medio salvífico en que se revelaba la presencia y el amor de Dios a los seres humanos.

Jope: La moderna Jaffa, el puerto del Mediterráneo más cercano a Jerusalén.

Juan el bautizador o el bautista: Para conocer la procedencia de Juan es necesario referirnos al primer capítulo del Evangelio de Lucas. Juan era hijo de un sacerdote judío llamado Zacarías y de su esposa Elizabeth (Lc 1.5). El nacimiento de Juan fue anunciado milagrosamente por un ángel (Lc 1.13). Además, Juan estuvo lleno del Espíritu Santo «desde antes de nacer» (vv. 15 y 41). Se cree que Elizabeth estaba emparentada con María, la madre de Jesús (véase Lc 1.36). De ser así, Juan y Jesús eran parientes. Juan era seis meses mayor que Jesús (Lc 1. 26).

Judíos: Esa palabra puede tener dos sentidos: puede referirse a quien sigue la religión hebrea, o puede referirse a los naturales de Judea, que era una parte de Palestina. En el primer sentido, Jesús y sus discípulos, así como todos los personajes de esta historia, son judíos. Pero no en el segundo sentido. En ese segundo sentido, Jesús es «galileo», mientras que las gentes de Judea son «judíos». Es por eso que en el versículo 19 se habla de «los judíos» que habían venido a consolar a Marta y María cuando, en el otro sentido, todos los que estaban presentes eran judíos. Los que aquí se llaman «judíos» son personas procedentes de Jerusalén y sus alrededores.

Juicio: (hebreo - shephet). Dios emite juicio ante los enemigos del pueblo. No deja impunes a los culpables.

Justicia: es hacer las cosas rectamente. Los criterios para determinar lo que es justo  emanan de los mandamientos de Dios y son visibles por la paz que la justicia produce.

«JUSTIFICADO POR LAS OBRAS»: Esta alusión a Abraham resalta el hecho que las acciones humanas, que se fundamentan en la fe, revelan el compromiso que se tiene con las enseñanzas bíblicas.

Justo: significa que obra conforme al derecho y la razón. Aquí significa que obra según la Ley de Dios. En el Nuevo Testamento se llega a ser justo por medio de Cristo, pero en el Antiguo Testamento la justicia resulta de la obediencia a la Ley de Dios.

«JUSTO»: Significa ser recto, actuar con razón. Ser justo es uno de los atributos de Dios y Él espera que sus hijos sean justos, es decir: que actúen conforme a sus mandamientos.

Juzgar, justicia: En el caso particular de los jueces en la comunidad hebrea siempre se consideró que actuaban en nombre de Dios. Juzgar era actuar y promover normas de vida en consonancia con el juicio de Dios, ya que Él es el juez de toda la tierra. La justicia, en ese contexto, es sinónimo del juicio de Dios.

K

Kenosis: La kenosis significa que Jesucristo se despojó, «se vació a sí mismo», en un completo ofrecimiento a favor de la humanidad. Es un acto de obediencia libre que se hace concreto en la encarnación. Esa obediencia lleva a Jesús hasta la cruz donde experimenta la experiencia de orfandad que implica ese abajamiento divino con propósito. Al Jesús sufrir en la cruz la condición humana es asumida en toda su intensidad. Dios se hace siervo en Jesús en la doble dimensión de la humillación y la exaltación. De esta forma nos enseña el camino de la humildad y en qué consiste el verdadero señorío. No hay señorío sin humillación, ni servicio sin entrega, de acuerdo con la perspectiva paulina. Jesús obtiene su autoridad por el costo de entregar su vida.

L

Laodicea: Ciudad del Asia Menor, fundada por Antíoco II entre el 261-246 a.C. Se llamaba así en honor a su esposa Laodice. En tiempos de Dioclesiano se convirtió en una gran metrópolis, centro de la banca y las finanzas. La iglesia que allí estaba establecida había sido fundada por Epafras, y al igual que Colosas, también tenía problemas de carácter doctrinal

La carne: a veces puede significar el cuerpo o la naturaleza humana. Otras veces puede significar, como es el caso en Gálatas 5.19, la naturaleza humana sometida al pecado, engendro de malos deseos y pasiones opuestas al Espíritu de Dios.

La carne: Pablo usa la palabra carne como metáfora de la actitud humana sometida al pecado. Como mente centrada en ella misma, que se caracteriza por conducta destructiva e ignorante de Dios.

«LA ESTRELLA»: Es posiblemente una alusión a Números 24.17, que en la tradición judía se asociaba con las profecías del Mesías esperado. Inclusive, un revolucionario judío del siglo 2 d.C., que se llamaba Bar Cojbá, hijo de la estrella.

La Fe: Cristo con su sacrificio es el autor y consumador de la fe. La eficacia de ella consiste en que da vida y justifica a la persona creyente. La fe evita que la persona se asiente en la corriente del mundo que causa muerte.

La hora nona: Es igual a las 3:00 P.M.

La hora sexta: Es igual a las 12:00 del mediodía.

«LA LENGUA»: En esta enseñanza, el texto bíblico presenta el problema, no desde la perspectiva biológica y física del órgano bucal, sino las dinámicas en torno a las comunicaciones humanas que pueden convertirse en un grave problema en las congregaciones.  

La promesa del padre: Es el don del Espíritu Santo. Según Lucas 24.49, Cristo envía la promesa del Padre. Luego, el Padre y el Hijo toman su respectiva participación en el don del Espíritu. La promesa del Espíritu llena eficazmente el vacío que la ausencia física de Cristo.

«LA PRUEBA»: Hay dos clases de pruebas. Las que vienen de Dios y las que vienen del enemigo. Las que vienen de Dios causan que la persona responda bien en la prueba. En ese caso, la prueba es sinónimo de tentación, en la cual la persona comprueba la certidumbre de la operación del amor y el poder de Dios en ella. En cambio, las pruebas del enemigo son provocaciones, para que la persona obre contra Dios, valiéndose de su debilidad.

«LA PUSIERON EN UNA SALA»:  Las costumbres funerarias de la época en Jerusalén, reclamaban que se enterraran los cuerpos el mismo día del deceso para evitar descomposición, pero fuera de la ciudad, en ocasiones, el cuerpo se ponía en un cuarto alto para proceder con las preparaciones físicas.

La Resurreción de los Justos: Ésta era una manera común de referirse al juicio final. Lo que Jesús está diciendo es que aunque los pobres, mancos, cojos y ciegos no puedan recompensar a quienes les invitan, estos últimos tendrán su recompensa en el cielo.

La Santa Jerusalén: El lenguaje sobre la esposa del cordero se transforma en una ciudad. Así como Babilonia era una ciudad, la esposa del Cordero también es otra ciudad. Esto se debe a que en la antigüedad las ciudades eran comparadas metafóricamente con mujeres. En nuestro relato se hace una descripción de las medidas, los materiales y los símbolos profundos de la ciudad de Dios.

La tierra: Viene del hebreo erets. Aparece en Levítico 25.2-7, 24-25. Para entender el valor del año de jubileo debemos entender que en Israel la tierra pertenecía a Dios (Yavé, Lv 25.23-24) y no a ningún rey o persona particular. Los israelitas eran sólo mayordomos de la tierra.

«LAS VIUDAS»: Según las enseñanzas del Pentateuco, el pueblo de Israel debía tener especial cuidado de las viudas, pues constituían un sector vulnerable y necesitado de la comunidad. La iglesia cristiana siguió esas enseñanzas bíblicas respecto a este singular sector social del pueblo.

Lamentaciónes: Vocablo que procede de la versión bíblica griega del Antiguo Testamento llamada la «Septuaginta», implicando, «cantos fúnebres», «lamentaciones», «endechas» (Zrénoi). Contienen un sentido de queja y penas.

«LES IMPUSIERON LAS MANOS»: Una forma antigua de pasar autoridad y una manera de afirmar a alguna persona, era una manifestación de confianza en la persona identificada en el proceso.

Leviatán: (104.26). Este nombre tiene en la Biblia varios sentidos. Generalmente se refiere a animales marinos gigantescos. Aquí son seres a través de los cuales Dios juega, se entretiene. Este salmo describe a Dios con la metáfora de constructor y lo proyecta con la capacidad de jugar y disfrutar su creación como la disfrutaría un niño.

Levirato: Del latín «levir» que significa cuñado. Esta ley establecía que un cuñado debía casarse con su cuñada cuando ésta quedaba viuda sin que su marido hubiera dejado descendencia masculina (Dt 25.5-10). A menudo se confunden los términos goel y levirato. Claramente hay una diferencia entre ambos. Con relación a la presente lección el término que se le aplica a Booz es el primero, pero con doble función: rescatar la tierra que Noemí había puesto en venta y casarse con Rut para asegurarle descendencia a  Mahlón (Rt 4.10).

Levitas: En el Antiguo Testamento se presentan como personas que, en épocas tempranas de Israel, fueron apartados para el servicio en el tabernáculo, siendo escogidos por Jehová en lugar de los primogénitos. Más adelante se constituyeron en un tipo de servidores en el templo, aunque su importancia no equiparaba con la de los sacerdotes.

Libertad: Es la traducción del vocablo griego «parresía», que en las traducciones bíblicas tradicionales se traduce como «denuedo», particularmente en los Hechos de los Apóstoles. Se refiere, en su contexto original, al derecho que tenían los hombres libres que eran ciudadanos griegos para hablar en la asamblea de la ciudad. En el Nuevo Testamento se refiere a la libertad para predicar el Evangelio.

Lista de Vicios: La lista en Apocalipsis 21.8 no es cerrada, sino una lista abierta donde cualquier vicio similar a estos es comprendido dentro de la lista (Ap 9.20-21, 22.15).

«LISTRA»: Los habitantes de Listra entendían el idioma griego, aunque entre ellos se comunicaban en su idioma vernáculo.

Los cuatro Seres Vivientes: Esta imagen simbólica aparece también en 5.8, 14; y 19.4. Aparecen en Ezequiel 1.5-10. Posiblemente hace referencia a los querubines alados que sostenían el arca del pacto (1 R 6.23-29; 2 Cr 3.10-14).

«LOS DEMONIOS CREEN Y TIEMBLAN»: En el texto bíblico se utiliza la imagen para destacar que creer no basta, pues aún las fuerzas del mal creen que Dios es poderoso, pero no le obedecen.

Los que lloran: son quienes tienen compasión por los sufrimientos ocasionados por los malvados y están dispuestos a tomar la cruz de Cristo y a padecer en aras de restituir la justicia que les corresponde.

«LOS REYES DE ASIRIA»: Los reyes de Asiria comenzaron el asedio contra Samaria por tres años, hasta que en el 722 a.C., cuando bajo Salmanasar, rey de Asiria, cayó la ciudad y llevó cautivos a Asiria a los líderes principales y trajo a Samaria poblaciones de otras razas no judías (2 R 17.1-40).

Los senderos del mar: Se refiere a las rutas marinas que navegaban los barcos de los distintos países

Lucha: Se refiere a la lucha grecorromana, conocida también como «pugilato».

Lugar Santísimo: Referencia al lugar santísimo del antiguo templo de Jerusalén «literalmente, “santos”, en griego “hagión”». En el Antiguo Testamento, sólo el sumo sacerdote podía entrar a este lugar. En Hebreos, debe entenderse como una metáfora que describe la presencia de Dios.

Luz y tinieblas: La luz y las tinieblas atraviesan todo el relato bíblico. Desde que en Génesis se separa la luz de las tinieblas, el contraste va definiendo una verdad que se quiere afirmar por encima de todo. De las tinieblas a la luz es la ruta creyente. La esperanza mesiánica de un pueblo que andaba en tinieblas y ve gran luz es una clara respuesta del Dios liberador del cual habla el Éxodo. Ese contrate entre luz y tinieblas simboliza esa lucha entre el bien y el mal, y el proyecto de Dios para que impere la iluminación de un conocimiento que es para salvación, liberación y la culminación hacia una luz plena y eterna. En Jesucristo, luz plena de Dios, se hace una realidad en medio de los tiempos, aguardando con expectación lo que vendrá

M

Macedonia: Es la región que queda inmediatamente al norte de Grecia. Era vista como la zona rural del país y, por lo tanto, como inferior a las grandes ciudades-estados griegas. A pesar de esto, fue la patria de Alejandro el Grande y, por lo tanto, la capital del mundo durante varios años. La ciudad más importante de Macedonia es Filipos, nombrada en honor al padre de Alejandro. Pablo dirigió la Epístola a los Filipenses a las congregaciones que estaban en Macedonia.

Madián: Lugar en el desierto donde Moisés huye del faraón, pero es encontrado y llamado por Dios para liberar a los hijos de Israel de Egipto.

Pueblo establecido en la parte noroeste del desierto de Arabia, al sur de las tierras de Edom y de Moab. Este pueblo era considerado «ismaelita», es decir, descendiente de Abraham por el linaje de Ismael, el hijo que tuvo con Agar, la esclava. Madián se apartó de la fe en el Dios de Israel y terminó siendo un pueblo idólatra que antagonizó con los hebreos.

Maestros: En general, docentes, instructores. En el ámbito de la Iglesia son las personas habilitadas para la enseñanza de la doctrina cristiana.

Mahlón: Enfermo, débil.

Maldición de la Ley: maldecir es desearle mal a una persona al extremo que perturbe su salud y bienestar. Hay maldición prescrita por la Ley para todos los que no cumplan con ella (Dt 27.15-26). Cristo murió conforme a la Ley (Jn 19.7). Así que Cristo asumió la maldición de la Ley que recaía sobre la humanidad. A la misma vez, la deshizo y transmitió la promesa de Abraham a los creyentes en él (Gá 3.14-16).

Mandamiento: El concepto mandamiento es una metáfora que se refiere originalmente a los mandamientos de la ley de Israel (Ex 20.6). De acuerdo con 1 Juan 2.3 los mandamientos se guardan, esto es, se observan en la conducta diaria. Lo novedoso de la literatura juanina es que resume los mandamientos en el concepto amar. Así que observar el mandamiento es vivir en amor.

Mar Grande: el mar grande es el Mar Mediterráneo

mar rojo: Moisés, temiendo que los israelitas se desalentaran al tener que entrar en guerra con países satélites de Egipto, ubicados por el camino más corto a Canaán, siguió alrededor de la península del Sinaí, que es la ruta más larga. Esa península tiene brazos del Mar Rojo, a los que también se les llama Mar Rojo. El brazo de mar por donde ellos cruzaron se llama «Mar de los Juncos» (Ex 13.17-18).

Marchar: Verbo que viene del hebreo nasa, también significa salir, peregrinar. Representa la orden que Dios le dio a Moisés para que éste a su vez la anunciara al pueblo cuando los egipcios los perseguían.

María Magdalena: Natural de Magdala. Se dice que fue de las primeras mujeres honorables en servir a Jesús. Según Lucas 8.2, Jesús la sanó al liberarla de siete espíritus malos, de allí su gran amor y agradecimiento por la figura de Jesús. Fue de las últimas personas en apartarse de la cruz y de las primeras en llegar al sepulcro.

«MAR DE GALILEA»: También conocido como el Lago de Tiberiades (v. 22). Este cuerpo de agua dulce es tan grande que la Biblia se refiere a él como el «Mar» de Galilea o de Genesaret. En hebreo sencillamente le llaman el «kineret». Tiene 21 kilómetros de largo por 12 de ancho y entre 42 a 46 de profundidad. Está ubicado en un hueco entre montañas, a más de 200 metros o 650 pies debajo del nivel del mar. Esto hace que el viento que viene del Mediterráneo quede atrapado entre las montañas, comience a girar y forme trombas marinas, es decir, pequeños tornados en el agua.

Más Arriba: En este caso no se refiere necesariamente a un lugar físicamente más alto, sino a uno de mayor importancia. Era costumbre sentar a los invitados más distinguidos más cerca del anfitrión y a los de menor importancia más lejos. Mientras más cerca del anfitrión uno se sentaba, «más arriba» se consideraba que estaba. Mientras más lejos, «más abajo».

Mediador: Intermediario entre dos partes que interesan llegar a un acuerdo. La mayor parte de las religiones afirman que el ser humano necesita un intermediario que le ayude a acercarse a Dios. Hebreos afirma que Jesús es el mediador de un nuevo mejor pacto con la humanidad (véase 9.15).

Médula: Sustancia grasa, blanquecina o amarillenta, que se halla dentro de algunos huesos de los animales. Este salmo se refiere a la médula de la carne asada.

Mesías: La palabra de origen hebreo, «Mesías», quiere decir «Ungido». Lo mismo quiere decir la palabra de origen griego «Cristo». En la antigüedad, el ungir con aceite era señal de ser llamado a un oficio especial. Por eso se ungía a los reyes y a los sacerdotes. El título mismo traerá a la memoria a David, quien como Jesús, había sido ungido como rey aun antes de alcanzar el trono. En la iglesia antigua se acostumbraba ungir a los recién bautizados, porque ahora eran «reyes y sacerdotes» o «real sacerdocio».

Mi Mensajero; Ángel del Pacto: Expresiones que hacen referencia directa en el Antiguo Testamento a quienes la iglesia primitiva identificaría como Juan el Bautista, «Mensajero», y a Jesucristo, el Mesías esperado, como el «Ángel del Pacto». Jesús también es identificado como «el que vosotros esperáis», «Sol de Justicia», y «Salvador». El primero precede y anuncia al segundo, quien venía como Hijo de Dios a «purificar» de maldades, vicios e injusticias; entiéndase, de pecados.

Miedo, Esconderse, Vergüenza por su Desnudez: formas de proceder y de sentir del hombre y la mujer luego de la desobediencia.

Miel: Substancia dulce que preparan las abejas con el polen que absorben de las flores. Era un artículo de exportación en la Tierra Santa. En su sentido figurado, la miel es símbolo de la riqueza espiritual de las Sagradas escrituras (véase Sal 119.103 y Ez 3.3). La miel ocupa un lugar especial en las ceremonias de la fiesta judía conocida como Shavuot, es decir, la fiesta de las Semanas. Esta fiesta conmemora la donación de la ley. Como parte de la ceremonia, se coloca miel sobre una tabla de madera escrita con textos bíblicos. Los niños lamen la miel, aprendiendo así que la Palabra de Dios es dulce.

Misericordia: Es uno de los atributos que Dios comunica y que expresa su bondad y amor por la persona culpable. En la misericordia se incluye la piedad, compasión, gentileza, paciencia. No está limitada por una fuerza exterior y abarca toda la vida humana.

Misericordia: En el sentido más primario y fundamental es una expresión del amor de Dios por la persona culpable y miserable. La misericordia tiene también un contenido de piedad, compasión, gentileza y paciencia.

Misterio: La palabra «misterio» tiene un uso particular en las epístolas paulinas. Se refiere principalmente al plan de salvación, escondido desde la fundación del mundo y revelado en la persona de Jesucristo. Estas ideas se elaboran con claridad en Efesios 1 y 3.

Misterio: En esta lección misterio es el designio de Dios de reunir toda la creación en Cristo, designio que antes estaba oculto, pero que en Cristo ha sido revelado. Dicha unidad sirve de modelo a la unidad entre la esposa y su esposo.

Monte, Montaña: En la Biblia, las montañas son consideradas como puntos de encuentro con Dios. El Nuevo Testamento menciona varias montañas, entre las cuales se destaca el Monte Sión. Este era en monte donde se encontraba el palacio del Rey David. Eventualmente, el monte fue aplanado y ahora forma parte de la plazoleta donde se encuentra el templo de Jerusalén. En términos simbólicos, Sión simboliza la ciudad de Jerusalén.

Monte Hermón: está localizado al norte de Israel en los Altos de Golán. Tiene 2.814 metros sobre el nivel del mar. Es tan grande que Colinda con el estado del Líbano, Israel y Siria. Tiene un enorme significado en la historia antigua y moderna de Israel y allí fue que el esposo invita a la esposa a celebrar su romance matrimonial.

Moradas: Quizá la palabra más importante para entender el pasaje y su relación con el que vamos a estudiar la semana próxima sea «moradas». Todos sabemos lo que esto quiere decir. Pero en este caso es importante recalcar el carácter permanente de una «morada». La palabra en griego de donde se deriva lo que aquí se traduce por «morada» tiene implicaciones de permanencia. No es la que se emplea cuando alguien se hospeda en un lugar, sino que indica que se tiene raíces donde uno «mora». En la lección de hoy, esto sirve para afirmar que los seguidores de Jesús morarán permanentemente en la casa de Dios. (Recuerde el Salmo 23.6). En la lección de la semana entrante, veremos que Jesús nos invita a «permanecer» en Él, como pámpanos injertados a la vid. En ambos casos, el énfasis recae en la permanencia.

Mundo: En el contexto de la presente lección no se refiere al planeta como tal, sino a la sociedad incrédula y pagana con estilos de vida basados en falsos valores y la creencia en falsas divinidades. Esto contrasta con los estilos de vida del creyente que se fundamentan en los principios y valores del Reino de Dios.

«MUNDO»: Aparte de la referencia al espacio donde vivimos, el concepto «mundo» en la Biblia tiene un significado simbólico. El «mundo» es el sistema u orden de cosas que se opone al poder y a la autoridad de Dios. En la historia de la salvación, el «mundo» ha caído bajo el poder del pecado y necesita ser liberado por la obra de Cristo. La comunidad de fe no debe vivir de acuerdo a los valores del mundo caído, sino de acuerdo a los valores del Reino de Dios.

 

N

«NABUCODONOSOR»: El rey Nabucodonosor II de Babilonia nació cerca del 630 y murió cerca del 562 a.C. Probablemente, es el rey más conocido de todos aquellos que gobernaron Babilonia. Se entiende que reinó desde el 605 hasta su muerte en el 562 a.C. La Biblia lo recuerda por su conquista de Judá y Jerusalén, así como por las construcciones de grandes obras en Babilonia, tales como los famosos Jardines Colgantes. Tradicionalmente, se le llama «Nabucodonosor el Grande». A pesar de que la cultura iraquí lo ve como un héroe, la historia le recuerda como un villano, particularmente gracias a la descripción que provee el libro de Daniel en la Biblia.

Naufragio: Se refiere al hundimiento de un barco en alta mar. El náufrago es la persona que sobrevive la calamidad.

Nazareno: Se refiere a una persona que ha sido consagrada a Dios por medio de un voto especial. Por medio de ese voto de consagración el nazareo asumía obligaciones de pureza ritual, tales como abstención de bebidas alcohólicas, no rasurarse ni cortarse el pelo, etc.

Nínive: Capital de Asiria, imperio que en el 721 a.C. invadió y destruyó el reino del norte, enviando al exilio a numerosos israelitas.

No habrá mas diluvio para destruir la Tierra: (Gn 9.11). Se repite en el texto de varias formas. Es una expresión divina de confianza en el ser humano, por eso no volverá a destruir la tierra, sino que se arriesgará a la contribución que los seres humanos puedan hacer a su mundo.

No me toques: El contexto sociológico detrás de esta orden que le da el Cristo Vivo a María Magdalena parece ser el conflicto doceta incipiente en la comunidad juanina. Un grupo de la comunidad juanina negaba que Jesús hubiere venido en la carne (1 Jn 4.1-3). Con este dicho en la boca del Cristo Vivo se señala la encarnación como un elemento no sólo del ministerio terrenal, sino como un componente de la resurrección. La fe en el encarnado incluye al Cristo Vivo.

«NO TEMAS»: Expresión de apoyo y seguridad. Cada vez que en la Biblia aparece esta frase, lo que prosigue es un mensaje de esperanza y seguridad (p. ej., Is 43.1-3).

Noemí: Placentera, delicia, dulzura.

Nombre: En la antigüedad los nombres no eran sólo la identificación externa de las personas, sino la descripción de su carácter y personalidad. Quien nombraba las cosas tenía poder sobre lo nombrado. Por esa razón, «reconocer la grandeza de un nombre» es afirmar el poder y la autoridad de quien lo tiene, y es celebrar las virtudes y las capacidades de quien lo ostenta.

El «nombre» no era, como para nosotros hoy, el mero sonido por el que se reconoce a una persona. Al contrario, el «nombre» era el poder de la persona misma. Había quienes pensaban que el verdadero «nombre» de una persona era tan poderoso, que no se le debía decir a nadie, sino a los más allegados. Luego, decir que el nombre de Jesús «es sobre todo nombre» quiere decir que su poder es sobre todo otro poder. Es por ello que ante él (su «nombre») toda rodilla ha de doblarse, y toda lengua ha de confesar su señorío.

Nombre: Cuando se trata del «nombre de Dios», éste revela lo que Él es.

Nombres o títulos: En el versículo 16 aparece una lista de nombres o títulos que pueden sorprendernos: tronos, dominios, principados y potestades. Todos éstos son algunos de los nombres que se les daban a seres espirituales que, según algunos, gobernaban la vida humana y la historia de las naciones. Había quien intentaba clasificarlos, determinando cuál categoría era la más importante, cuál era la función de cada uno, etc. –de manera semejante a como algunos hoy tratan de clasificar a los ángeles, arcángeles, querubines, serafines, etc.

Nube: En la Biblia, las nubes acompañan las «teofanías», es decir, las manifestaciones sobrenaturales por medio de las cuales Dios se revela a la humanidad.

Nuestros padres: la frase conocida como «nuestros padres» se refiere a Abraham, Isaac y Jacob, quienes son los padres de Israel, porque forjaron la conciencia de Israel como pueblo de Jehová Dios. Ellos fueron la simiente del pacto con Jehová, que luego culminó en el pacto mosaico, que es central para todo el Antiguo Testamento.

O

«OBEDECER A LOS PROFETAS»: Esta frase es una manera de indicar que habían sido infieles a Dios, los profetas eran representantes de la voluntad divina ante el pueblo.

Obediencia: «hupakoe». La palabra significa escuchar con atención, oír con sumisión condescendiente, asentimiento, y acuerdo. Se aplica para designar la obediencia en general, la obediencia a los mandamientos de Dios y la obediencia a Cristo.

Obras: El concepto obras en el libro de Apocalipsis se refiere a los actos que llevan a cabo los seres humanos con sus méritos y sus deméritos frente a la justicia divina. Las obras, en la tradición de la ley, se refiere a la obediencia o desobediencia de Israel con sus implicaciones de retribución en juicio y bendición. El concepto obra se repite en Apocalipsis 2.2, 5, 6, 9, 13, 19, 22, 23; 3.1, 2, 8, 15; 9.20; 14.13; 16.11; 18.6; 20.12, 13.

Obras de la Ley: cumplir con las obras de la Ley supone que la justicia propia es suficiente ante Dios. Pablo niega esa posibilidad y afirma que el cristiano es justificado únicamente por la fe en Cristo. Uno de los muchos pasajes bíblicos en los que Pablo se apoya es el versículo 2 del Salmo 143, donde el Salmista pide a Dios que: «No entres en juicio con tu siervo, porque no se justificará delante de ti ningún ser humano».

Ociosos: En Éxodo 5.8 el faraón dice que el pueblo estaba ocioso que viene del hebreo rafah. Otras versiones emplean los términos «vago o relajado». Para los faraones y los que tienen intereses como los faraones, la adoración, agradecer a Dios y servir a sus propósitos de liberación es considerada como una actividad de ocio, de vagancia o una actividad no productiva

Oráculo: Palabra pronunciada por un profeta como palabra de Dios para los seres humanos. Hay profetas verdaderos y falsos. Hay oráculos verdaderos y falsos también.

Orfa: Etimología incierta; generalmente se propone «nuca», «cervatillo»

Oro: Metal precioso

«OVEJA»: Importante animal para poseer y criar en el mundo antiguo. Se usaban tanto para el culto sacrificial como para la vida diaria. Proveían lana para la ropa y alimento para la familia. Eran considerados como animales nobles y sumisos. Se tenían en mayor estima que las cabras.

Otro tiempo: La experiencia de la conversión divide la vida cristiana en dos tiempos: antes y después de la experiencia. Antes, es decir en «otro tiempo», se refiere a la vida de pecado y desobediencia, y por consiguiente, víctima de la muerte. En contraste, el tiempo presente se refiere a la nueva vida de libertad, santidad y justicia en Cristo.

P

Paciencia: Dios es fuente de toda paciencia, pues ama y salva sin cansancio. Cuando el pueblo se aleja y rompe la alianza, Dios pacientemente restaura la relación. En Jesucristo, muestra su amor redentor y perdonador, llamando una vez más al camino de fe. La paciencia humana se nutre de la paciencia de Dios, y encuentra en Jesús un modelo a seguir, mientras enfrenta adversidades, conflictos y dudas, sabiendo que Dios sigue pacientemente invitando a la plenitud del reino.

Paciencia: Más que la capacidad para soportar los momentos de prueba y de sufrimiento de manera pasiva y resignada, conlleva actividad y acción para transformar el momento difícil en victoria. Es el espíritu que resiste, pero no se rinde, pues lucha y combate contra la adversidad.

Pacto: Un acuerdo entre dos partes que, cuando se refiere a las relaciones entre Dios y el hombre, implica el ejercicio de la bondad y fidelidad de Dios para con los seres humanos que aceptan sus promesas y responden con responsabilidad hacia ese convenio.

El pacto o la «alianza» es un acuerdo a través del cual dos partes asumen sus respectivas responsabilidades. Los derechos y responsabilidades se presentan como si fuese un tipo de «contrato» y su cumplimiento es requerido a ambas partes; la promesa de fidelidad es dual.

Dios hizo pacto con Abram unilateral. En el libro de Génesis vemos varios de los pactos que Dios hizo con Noé, Abram y su descendencia, con el pueblo de Israel en el Sinaí y luego, con David.

«PACTO»: Es una relación establecida por Dios como ofrecimiento para vivir armoniosamente con sus criaturas. Es un ofrecimiento amoroso y gratuito que solo exige fidelidad y cumplimiento como respuesta agradecida. En el Antiguo Testamento esa alianza se basa en las promesas al pueblo, mostrada inicialmente a Abraham y su descendencia. Reiteradamente Dios insiste en reestablecer la relación aunque el pueblo rompa los acuerdos del pacto por su pecado y alejamiento de Dios. Los diez mandamientos son eje esencial de esa alianza, con una fuerza ética más que el propio cumplimiento de la ley. La nueva alianza es prueba eficaz del Dios que permanece fiel y lleva a su plenitud en Jesucristo su gracia amorosa.

Pacto o Alianza: (berit en Hebreo). En su origen histórico este vocablo reflejaba los acuerdos y el compromiso que hacen dos partes para que se cumpla un contrato. En su dimensión bíblica representa el compromiso de Dios para bendecir y llevar al ser humano sus propósitos.

«PACTOS»: Los pactos con Dios acuerdan convenios entre Él y los seres humanos. Estipulan promesas de Dios y obligaciones de los hombres con Él. Pactar con Dios no nace del derecho que el hombre tenga, ya que Dios y el hombre no son partes iguales, sino que se puede pactar con Él en virtud de su amor, que quiere que toda persona sea redimida y para ello Él entra en pacto con nosotros.

Panes sin Levadura: (hebreo - matstsah).

Parábola: En el sentido más riguroso, como en el caso de las numerosas enseñanzas de Jesús, consiste de una corta narración sobre algún acontecimiento real o posible que se utiliza para aclarar o enfatizar alguna enseñanza espiritual.  Era un género muy utilizado por los maestros y sabios orientales

Partera: Es el equivalente a lo que se conoce también como comadronas. Tradicionalmente han sido mujeres, que sin ostentar un título en medicina, asisten a otras mujeres en el parto.

Pascua: Término que viene del hebreo (pesah), significa «pasar sobre.» Se refiere a la fiesta de la pascua (Éx 12.1-51) que se celebraba el día diez del primer mes del año y al sacrificio del cordero según las familias de los padres de Israel (Éx 12.11, 27). Esta celebración conmemoraba y recordaba el acto de liberación de los hijos de Israel de Egipto. Este evento representó el distintivo principal por el cual ellos iban a identificar y conocer al Dios que recién se le revelaba al pueblo. Cada domingo la iglesia afirma la resurrección de Jesucristo quién pasó también por un tipo de éxodo en su muerte y resurrección.   

Pascua: (pesach en Hebreo, significa literalmente «pasar sobre»).Fiesta central del pueblo de Israel en la cual se identifica al Dios que los salvó y se comprometen y recuerdan los actos salvíficos de Dios. Se integra al ritual de la pascua que Jesús celebró antes de ser crucificado.

Pastor: En este pasaje se aplica al gobernante para destacar la consideración que debe tener a las personas que son como ovejas del rebaño de Dios. 

Pastores: Líderes espirituales que ayudan a los creyentes en Cristo a formarse en su vida cristiana.

«PASTORES»: Se refiere a pastores de ovejas. Eran empleados asalariados que se encargaban de llevar a pastar a sus rebaños. Eran itinerantes, viajaban a través de la comarca buscando alimento para sus ovejas. Dado que las ovejas se comen hasta las raíces del pasto, eran muy mal vistos por los campesinos y agricultores que sembraban sus cosechos y que deseaban guardar alimento para sus propios animales de corral. En general, la sociedad tendía a verles como personas sin honor.

«PACIENCIA»: La fuente de toda paciencia en la Biblia es Dios mismo. La constancia divina es un signo de su permanente preocupación por su creación. Esa preocupación se traduce en una fidelidad perseverante que no conoce titubeos ni inconsistencia. La paciencia de la espera es la capacidad de transformar la pasividad en una esperanza activa, dinámica, cargada de optimismo en lo que Dios seguirá haciendo y en la manera en actuará a favor del pueblo. Aprender la paciencia es otra forma de recordar lo que Dios ha hecho para desde allí aguardar mejores días a pesar de los horizontes sombríos que nos rodean. Esa es otra manera eficaz de cultivar la paciencia: descansar en Dios desde la práctica activa de la fe.

Paz: La palabra en el Antiguo Testamento shalom puede significar felicidad, alegría, bendición, bienestar, justicia, dependiendo del contexto donde se utilice. En el Nuevo Testamento se retoman los mismos énfasis con la palabra eirene, cuya máxima expresión es la paz de Cristo como puente reconciliador con Dios, hacia la vida plena. La vida cristiana es caminar con visiones de paz. El fruto de la paz, finalmente, brota como justicia divina por la iniciativa y la fidelidad de Dios. La paz sobrepasa toda comprensión intelectual humana, convirtiéndose en un conocimiento de vida y fuente de verdadero consuelo. Esta dimensión ayuda a recibirla con gratitud, promoverla con ahínco y cimentar a través de ella los valores que nos remiten a esa paz de Dios que ofrece gozo pleno

«PAZ»: En toda la Escritura la paz está relacionad con el principio de armonía, bienestar, plenitud y comunión. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento enfatizan su búsqueda en tiempos de guerra, conflicto, adversidad y destrucción. Se aspira a construir nuevas realidades que permitan vivir en paz y promoverla para toda la creación. Gran parte de las profecías que encontramos en las Escrituras, están íntimamente relacionadas con un reino de paz con justicia. El reino de Dios, anunciado por Jesús como cumplimiento y plenitud de un tiempo propicio, resalta el tema de la paz. En las epístolas paulinas hay una constante referencia al tema de la paz, siempre en relación íntima con el anuncio del Evangelio. Incluso, la paz es proclamada como un valor superior más allá de toda comprensión humana y en dirección al Dios de paz que todo lo llena.

Pentecostés: La palabra «pentecostés» viene del griego y significa, literalmente, cincuenta. En la Biblia, esta palabra da nombre a la segunda de las tres grandes fiestas hebreas, la fiesta del Pentecostés, ya que la misma se celebraba 50 días después de la fiesta de la Pascua. Los judíos que vivían fuera de Jerusalén acostumbraban peregrinar a la Ciudad Santa durante esta festividad (vea Hch 2.5-11 y 20.16). En el tiempo de Jesús, el judaísmo rabínico conmemoraba durante el día de Pentecostés la donación de la Ley de Moisés al pueblo de Israel. La fiesta del Pentecostés también era conocida como la Fiesta de las Primicias o de las Cosechas. Ese día se presentaban como ofrendas los primeros frutos de la tierra.

Perdonándoos: «charizomai». Hacer un favor, mostrar bondad incondicionalmente, dar con liberalidad, conceder perdón, perdonar generosamente. Este término procede de la misma raíz que «charis» que se usa para «gracia».

Perfeccionar: Acabar enteramente una obra, dándole el mayor grado posible de calidad y detalle. En esta lección, se refiere a la acción de Dios que lleva al creyente a la madurez espiritual.

Permanecer: La palabra más importante de este texto probablemente es el verbo «permanecer», cuyo significado se discute en la lección misma.

Persecuciones: Pablo enumera los peligros que ha enfrentado en su ministerio en 2 Corintios 11.23-29.

«PERSONA PERFECTA»: En este contexto pedagógico, la perfección alude a la bondad humana, a las buenas actitudes, a las virtudes interpersonales, no es una declaración de corrección ética absoluta o infalibilidad moral.

Peste, pestilencia: Se refiere a epidemias de infecciones de fácil transmisión. Por lo regular, su rápida propagación produce efectos desastrosos en los pueblos.

Piedra: (eben en Hebreo). En un momento la piedra sirve de «almohada» (Gn 28.18), en otro caso, como objeto de un ritual y en el tercer caso como señal de un pacto (Gn 28.22).

Príncipes de Jacob: Hace referencia a los reyes, sacerdotes y jefes de la casa de Israel. Se refiere también a los jueces que debían administrar la justicia (2 Cr 19.4-7).

Prudencia: la prudencia procede de la sabiduría, que consiste en vivir conforme a los mandamientos de Dios y permite atinar el bien que aumenta la vida y la paz desechando la muerte y el pecado.

Pobre: Es la persona a la que le falta algo esencial para poder vivir. El término encierra dos significados mutuamente relacionados. En sentido económico, la persona pobre es la que carece de recursos económicos para vivir. En sentido religioso, la Biblia afirma el amor de Dios hacia el pobre, pues Dios está abierto a bendecir a la persona pobre. Las personas pobres están en armonía con el reino de Dios. De acuerdo con la Biblia, Dios es quien protege a la persona pobre.

«POR AMOR A TI MISMO»: Esa frase revela la importancia de la naturaleza divina, no era pecaminosa e corruptible. Amor a ti mismo o a tu nombre, es amor a su presencia y a todo los valores que se desprenden de la naturaleza divina, como la justicia, el amor, la paz, el perdón, la reconciliación…

«PORCIÓN DE LA COMIDA DEL REY»: Esa comida que se servía en la mesa real podía incluir la carne de animales impuros, además, los procesos de preparación de alimentos no seguían las normas expuestas en el Pentateuco.

«PÓRTICO DE SALOMÓN»: Es arte del templo de Jerusalén y consiste de un corredor con columnas muy cerca de los atrios del Templo (Jn 10.23; Hch 5.12).

Postrarse: Significa literalmente en hebreo tocar el rostro de la persona con la tierra. Este vocablo se puede traducir como interceder, pero también es el mismo término para adorar a Dios.

«POSTRARSE»: Se refiere a la acción de arrodillarse en actitud de humildad, extendiendo los brazos hacia el frente y colocando el rostro en tierra. Era la posición común para orar en los tiempos bíblicos.

Predicar: Se refiere a la proclamación del evangelio por medio de la palabra hablada. Preferiblemente se predica en el contexto del culto cristiano. La predicación es un acto de un heraldo de Cristo que pronuncia la palabra de Dios. El Cristo resucitado habla realmente por su boca y viene a vivir en quien anuncia su ministerio eterno. El heraldo del evangelio se muestra lleno de confianza y de seguridad, proclamando la palabra a tiempo y a destiempo, y con la constante preocupación de no desvirtuar la palabra divina. Sin temor alguno puede exhortar a la conversión y suscitar la fe en las personas que escuchan su mensaje.

«PRESO EN EL SEÑOR»: Alude el apóstol a que ciertamente está confinado, pero que se debe a su compromiso con el evangelio y los valores que se desprenden del mensaje de Jesús.

«PRÍNCIPE DE PERSIA»:  En la antigüedad se pensaba que cada nación tenía un ángel protector, que denominaban príncipe.

Prisionero de Jesucristo: Estar encarcelado por la causa del Evangelio, por consiguiente, participa de esta forma en los sufrimientos de Cristo.

Primer mandamiento con promesa: Obedecer a los padres es el quinto del decálogo y el primero que adjudica dos promesas: Entrar a la tierra prometida y vivir en ella por largos días.

Principe de la potestad del aire: Significa Satanás que a veces es llamado príncipe de los demonios o príncipe de este mundo.

Proeza: En varios textos del Antiguo Testamento se usa este término para referirse a las intervenciones poderosas de Dios a favor de su pueblo.

Profanar: Profanar es contaminar lo que es santo. Es aquello que carece de toda afinidad con Dios y por consiguiente resulta inmoral.  En el caso de la lección de hoy es dar una imagen falsa de lo que Dios es.

«PROFANO»:  Significa que no respeta a lo sagrado. Esaú fue un profano al tener en menos sus derechos de primogénito y cambiarlos por un plato de sopa. Fornicario, aquí profano, se usa figuradamente para identificar al cristiano que practica la apostasía o la idolatría, que conlleva infidelidad a Dios.

Profeta: El que, por las señales de los tiempos, el comportamiento de las personas e intuiciones personales conjetura y predice consecuencias y eventos futuros.

Promesa: Aunque este término no aparece explícitamente en el texto base de esta lección, está implícitamente en su contenido. La palabra promesa significa una declaración o seguridad dada a otra persona con respecto a una situación futura. En el Antiguo Testamento la connotación que tiene es de hablar, pronunciar, publicar, con relación a la idea de algo prometido.

«PROMESA Y CUMPLIMIENTO»: Son dos principios fundamentales en la historia de la salvación. Dios constantemente promete al pueblo un horizonte liberador en las circunstancias más opresivas desde el éxodo en Egipto pasando por el desierto en peregrinaje hacia la tierra prometida. Esa promesa se garantiza con un pacto inviolable de parte de Dios, aunque el pueblo prevarique y peque, rompa el acuerdo, practique la idolatría y se aparte de su ley violando los mandamientos de vida (Ex 20), que aseguran los principios morales de convivencia humana y la ética como búsqueda de la justicia en paz y dignidad (Miq 6.8). Aún en condiciones del exilio y cautiverio Dios renueva su promesa de llevar al pueblo a lugares de bienestar y espacios prósperos y útiles. Los tiempos de Dios se cumplen plenamente en la promesa mesiánica a través de Jesucristo (Lc 1.20).

Prosélito: Término que denota a la persona pagana convertida al judaísmo e incorporada al pueblo judío mediante la circuncisión, el bautismo y un sacrificio en el templo.

Un prosélito era una hombre extranjero que simpatizaba con el judaísmo, trataba de observar la ley y participaba de manera limitada en la adoración a Dios. Empero, no había sido circuncidado y, por lo tanto, no se había «convertido» propiamente hablando. Sabemos que el Eunuco era un prosélito porque, de acuerdo al versículo 27, el objetivo de su visita a Jerusalén era «adorar» a Dios en la Ciudad Santa.

«PROPUSO EN SU CORAZÓN»: Era una manera de afirmar una decisión trascendental en la vida, de poner de manifiesto sus valores y principios religiosos y culturales.

Proverbio: La palabra hebrea traducida por proverbio significa primordialmente «comparación», y llegó a utilizarse para describir muchos pronunciamientos sabios o moralistas en la antigüedad (Ez 18.2; Sal 49.4). En la Biblia, muchos proverbios son parábolas sintetizadas o resumidas. El libro de los Proverbios es un tipo de biblioteca que contiene las instrucciones concernientes a vivir una vida piadosa, justa, grata, digna y noble en medio de la sociedad que manifiesta violencia, injusticias, opresiones y desgracias humanas. Los proverbios no son tanto dichos populares sino enseñanzas cargadas de sabiduría de personas que conocían y amaban la ley de Dios.

Publicanos: Eran recaudadores de impuestos contratados por los representantes del imperio romano. Los publicanos eran repudiados por la inmensa mayoría de los judíos por considerarlos traidores a su propio pueblo.

Publicanos: eran cobradores de impuestos establecidos por Roma. Judíos compraban los derechos al imperio y cobraban directamente al pueblo. Naturalmente, cobraban más de lo que pagaban y eran considerados como pillos, además de traidores, porque cooperaban con el imperio.

Purificar la plata: La plata es un metal precioso y maleable, considerado inferior al oro. Se encuentra entre rocas o combinado con otros metales. Esto hace necesario purificar la plata. Este proceso conlleva derretir el metal, separándolo así de las impurezas que puedan rodearle. En la Biblia, tanto la plata como la purificación de la plata son metáforas comunes.

Purificación: Uno de los modos en que la Biblia entiende el pecado es como una mancha, como un quedar impuro. Luego, lo que Jesucristo hace al librarnos del pecado es una «purificación», y no sólo un pago.

Pusistes la Tierra sobre sus Bases: (Sal 104.5). Obsérvese cómo el salmista describe la actividad de Dios. Dios es presentado como constructor del mundo. Identifiquemos los verbos que aparecen en este salmo que muestran el control que Dios tiene sobre su creación. (Sal 104.7 reprendiste; Sal 104.9 ordenaste; Sal 104.10 envías; Sal 104.13 riega; hizo la luna y el sol (Sal 104.19).

 

Q

Quelión: Estar acabado, agotado

 

R

Raboni: La palabra es una reminiscencia del arameo. El sentido literal significa «maestro querido». Es una forma tierna de tratar a una persona de honor con mucho cariño.

Raboni: Término arameo para Rabí. No hay diferencia entre ambas palabras que se traducen como maestro.

Rahab : La historia de esta mujer puede leerse en Josué 2.1-21. Tiene lugar a comienzos de la conquista de la Tierra Prometida por parte de Israel. Rahab era vecina de Jericó, la gran ciudad amurallada que les cerraba el paso a los israelitas. Cuando Josué mandó dos espías para explorar la situación dentro de la ciudad, fue Rahab quien los escondió y los ayudó a escapar. Como cananea, Rahab no sería seguidora del Dios de Israel. Sin que se nos diga por qué, decidió echar su suerte con ese Dios y ello llevó a que tanto ella como su familia se salvaran cuando la ciudad cayó en manos de los israelitas. Bien puede decirse que Rahab fue salvada por su fe—por su fe en un Dios de quien apenas habría oído. Eso es lo que dice Hebreos 11.17. Puede decirse, como lo hace Santiago, que Rahab fue «justificada por las obras». En la misma acción vemos la fe y las obras.

«RAÍZ DE AMARGURA»: La raíz de amargura era una planta venenosa, que como toda raíz, cuando encuentra tierra, agua y sol crece. Aquí se usa como metáfora de la apostasía de la fe cristiana, que crecía donde faltaba la paz y la santidad y perturbaba a la iglesia del primer siglo y su crecimiento era muy dañino en la iglesia.

«RAZGARON SUS ROPAS» (v. 14): Era una manera antigua de manifestar horror ante un sacrilegio o mostrar el rechazo de alguna acción u objeto.

Redil: Posiblemente la única palabra en este pasaje que nos suena un poco extraña a quienes no nos hemos criado en tierras donde se cría el ganado ovino. El redil es un terreno cercado a donde se llevan las ovejas para protección durante la noche o cuando hay mal tiempo. Por razones obvias, se construye preferentemente cerca de un pozo u otra fuente de agua. En Palestina, normalmente se le construía de piedra, aunque quizá a veces también de madera. Frecuentemente había una parte techada, para brindarles a las ovejas mayor protección. A veces tenían también una pequeña torre, desde donde quien guardaba el redil podía ver todo el terreno. Pero lo más común era que el redil tuviese una puerta, donde un pastor pasaba la noche para asegurarse de que nadie más entrara. Frecuentemente en el mismo redil se refugiaba el ganado de varios pastores. En tal caso, cada uno de ellos venía por la mañana y llamaba a sus propias ovejas, que conocían su voz y le seguían.

«REINO»: El Reino de Dios es el concepto central de la teología de Jesús de Nazaret. Se refiere a la plena manifestación del poder y de la autoridad de Dios sobre el mundo, con la intención de salvar a la humanidad.

Recordar y no recordar:Dios invita primero a no recordar (43.13) las desgracias del pasado; porque él va a hacer algo nuevo; y estas cosas nuevas ya están brotando. Por otra parte, Israel debe recordar que Israel no se ha fatigado por causa de Dios, sino todo lo contrario. Y debe recordar todos los grandes hechos del pasado, en los que intervino Dios a favor de su pueblo.

Red: Aparejo de cuerdas o hilos utilizado para cazar aves, peces, cuadrúpedos y personas. En su sentido figurado, se emplea casi exclusivamente para la «pesca» de seres humanos.

Redención: Es liberación del pecado por la sangre del sacrificio de Cristo, que comunica el poder que el amor de Dios tiene para liberar.

«REDENCIÓN»: Es un tema bíblico que enfatiza la acción de Dios como creador, redentor, sustentador y consumador. Esas cuatro dimensiones sirven para intentar comprender como Dios actúa en la creación desde su libertad, en la redención desde su amor, en la sustentación desde su presencia y en la consumación desde su propósito eterno. En todo ello ha de verse la fidelidad de Dios en la promesa y cumplimiento de su pacto de gracia con toda la creación. En Jesucristo esa redención se hizo visible encarnándose en la historia, por el Espíritu Santo se ha ofrecido como guía y sustento, como Dios Padre es siempre fuente de amor. Ese gran misterio es la razón y la garantía de que nuestra vida tiene origen y destino en Dios.

Redimir: Rescatar o sacar de esclavitud al cautivo pagando el precio necesario. Comprar de nuevo un objeto o bien que se había perdido o vendido.

Reino de Dios: Es el gobierno de Dios, es decir, donde se hace la voluntad de Dios.  El anuncio por parte de Jesús sobre su establecimiento significa tanto el fin de las cosas presentes como el surgimiento de un nuevo orden, diferente a todo cuanto se ha conocido hasta entonces. Este tema tiene, pues, carácter escatológico y trascendente. Además de ser una gracia, constituye también una amenaza de juicio para las fuerzas del mal que han sometido a los seres humanos al dolor y al sufrimiento.

Reprensor en la Puerta: es un defensor de la justicia relacionado con un tribunal que se reunía en la puerta de la ciudad para resolver los pleitos y causas judiciales (véase Rt 4.1).

«RESTAURACIÓN»: En la Biblia este concepto hace referencia al Dios que renueva y restaura su creación. Se aplica también a la restauración del pueblo, su fe y el horizonte nuevo hacia el futuro. En el caso de Job se aplica al principio de que Dios no le retribuye a Job, porque esa dimensión no está contemplada en relación con la existencia de Job. A lo que sí se refiere en el libro de Job es que Dios realmente lo restaura, le devuelve su condición de bienestar y lo reconoce por su fidelidad y paciencia. De esta forma se nos enseña que Dios ha respondido a Job desde su propia libertad, no lo ha abandonado y le reconoce su actitud de humildad. De esta forma, la restauración de Job permite reconocer nuestra finitud, pero también depositar nuestra confianza en Dios. Esa es una fe también restaurada.

Resurrección: Debe distinguirse de reanimación corporal que en algunos casos puede producirse mediante tecnología médica. La resurrección cristiana inaugura una nueva época como resultado de un acto creador de Dios al resucitar a Cristo de los muertos. Las personas cristianas mueren y viven juntamente con Cristo; que habiendo resucitado de los muertos, ya no muere más (Ro 6.9).

Retribución individual y No Colectiva: Doctrina que establece que los hijos no cargarán la culpa por las acciones de maldad de sus padres, ni los padres sufrirán por los pecados de sus hijos. No se aplicaría a niveles colectivos ni comunitarios, como tampoco hereditarios. Cada cual asumirá la responsabilidad de su propia conducta.

Reunir y traer: Corresponden a sacar e introducir. Para las expresiones mis hijos mis hijas, véanse Ex 4.22; Is 1.2; Os 11.

Rey: En la antigüedad, un rey era la persona que tenía todos los poderes políticos, judiciales y legislativos sobre la vida de sus súbditos en un territorio. El reinado de Dios se instauró en Israel con la monarquía de David. Tanto Israel como Judá vivieron bajo regímenes monárquicos que se entendían como corregentes de Dios en aquella sociedad. Jesús de Nazaret comenzó su ministerio anunciando la inminencia del reinado de Dios. Este comparó el reinado de Dios como un espacio de compasión, justicia, salud, perdón y paz. Las historias de milagros eran una anticipación del reinado de Dios. El reinado de Dios contrastaba con el reinado de Roma y de los herodes de turno. La última semana del ministerio de Jesús conllevó una serie de acciones a la sombra del reino. Las autoridades coloniales judías y romanas ejecutaron a Jesús como rey pretendiente contra el reinado colonial de Roma en Palestina. La resurrección confirmó que el sueño del reinado de justicia de Dios, en la persona de Jesús ahora resucitado y exaltado era una realidad a la cual Dios llamaba a la sumisión y obediencia a toda la creación.

Rompieron sus vestidos: Se refiere a la respuesta de Josué y Caleb al escuchar el pedido del pueblo en Números 14.6. Romper o rasgar un vestido es una expresión de desaprobación, crítica y censura por la solicitud.

Rut: Alivio, consuelo

S

Sábado: Es el día de descanso, ordenado por Dios con el propósito de recalcar la soberanía divina sobre el ser humano y la creación. De acuerdo con Éxodo 20, el ser humano debe abstenerse de manipular el mundo un día a la semana, dedicando ese tiempo a adorar a Dios.

«SÁBADO»: En la Biblia sábado significa reposo del trabajo físico y de toda actividad con fines de lucro. El trabajo lucrativo está restringido a seis días de la semana, el séptimo es para reposar física y espiritualmente. El sábado provee el tiempo debido para fortalecerse en la comunión con Dios y fortalece en todos los aspectos de la persona.

Sabiduría: Parte del estilo literario poético del libro de los Proverbios es presentar la sabiduría en forma humana. Ese artificio literario y estilo retórico se conoce comúnmente como el proceso de «personificación», por el cual se le brinda a alguna idea, concepto o cosa inanimada varias características humanas. En este contexto de los Proverbios, la sabiduría se ha personificado pues tiene la capacidad de comunicarse con las personas e inclusive les llama a viva voz en su deseo de implantar la justicia en las puertas de la ciudad. Esta sabiduría personificada habla con prudencia e inteligencia, y dice cosas importantes; inclusive, estuvo presente en los procesos de creación. De acuerdo con este poema, la sabiduría fue establecida desde la eternidad, antes de la creación del mundo.

Sabiduría: En el contexto de la presente lección se  refiere al conocimiento práctico que conduce a la obediencia de la voluntad de Dios. En otras palabras, se trata de usar correctamente el conocimiento.

Sacerdote: Entre los judíos un sacerdote cumplía tareas de mediación entre el pueblo y Dios. Considerar al pueblo de Israel como «un reino de sacerdotes» implicaba que su vocación era servir a Dios como medio para comunicar su santidad y amor a todas las naciones.

Sacrificios: Desde los tiempos más tempranos del pueblo de Israel hasta el exilio babilónico en el año 587/6 a.C. el pueblo de Israel llevó a cabo ritos y ceremonias de sacrificios de animales en respuesta a las instrucciones de Dios en el Pentateuco. Para los cristianos Jesucristo se entregó por nosotros como sacrificio de una vez y por todas.

Saduceo: Miembro de un partido religioso judío cuya influencia se dejaba sentir en el proceso político. Eran parte de la clase sacerdotal dominante y entre sus miembros había personas pertenecientes a la aristocracia de Jerusalén. Solamente creían en la ley mosaica escrita. Aunque estaban en pugna con los fariseos, ambos grupos hicieron causa común para enfrentar a Jesús

Salvación: Dios actúa liberando a su pueblo de toda opresión, injusticia, hambre o cautividad. Dios es el salvador de Israel. En Jesucristo ha ofrecido la liberación de toda atadura o pecado, siendo justificados por la fe en la gracia.  Jesucristo sana, perdona, restaura. Por su vida nos santifica para que vivamos a plenitud. Es la mediación de Dios hacia la nueva creación. La salvación nos abre el camino de retorno a Dios, y vence todo obstáculo que se interponga en ese camino. La salvación, como don gratuito de Dios, produce gratuidad. Por eso se comparte con alegría y gozo. Siendo los y las creyentes receptoras y receptores de esa gracia, ahora salen desde su salvación a proclamar al mundo el amor perdonador de Dios, manifestado y encarnado en su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Salvación: Es el beneficio que procede como regalo de Dios, otorgado a través de la encarnación de Jesucristo, quien por su muerte y resurrección nos da nueva vida. En su obra redentora, Jesucristo restaura la relación de con Dios perdida por el pecado. Por la gracia de Dios, y ahora justificados por la fe, la salvación se vive como aceptación del amor perdonador de Dios y la liberación de todo pecado. Este es un énfasis muy marcado en la teología paulina que se refleja en todas sus epístolas. La salvación permite, entonces, la integración de toda la vida bajo un proceso creciente de  plena liberación en Cristo. Este énfasis es muy claro en Romanos 8.

Salvar: (en Hebreo yasha) significa liberar. De donde procede el nombre de Jesús en arameo.

Santiago: Puesto que en el pasaje de hoy no hay palabras difíciles, conviene dedicarle nuestra atención al nombre mismo, «Santiago». Nuestras versiones traducen como «Santiago» el nombre de Iakobos, que es la forma griega de Jacob. Lo que ha sucedido es que en el español antiguo ese nombre se traducía por «Iago» —de donde viene también «Diego». Al referirse a los discípulos de Jesús y a su hermano llamado Iakobos o Iago, se les llamaba «Sant’Iago». Después el título de santo se combinó completamente con el nombre y se empezó a decir «Santiago». Es por eso que, mientras decimos «San Pablo» y «San Pedro», nunca decimos «San Santiago».

Santificaos (santificación): En el contexto de este pasaje bíblico se refiere a una serie de actos de purificación que conllevaban una santificación ritual. El lavado de las vestimentas y la abstinencia sexual eran algunos de los actos de purificación exigidos.

«SANTIAGO»: Este nombre es una de las dos posibles traducciones del vocablo griego «Iacobos». La otra es «Jacobo». En el Nuevo Testamento encontramos, por lo menos, tres «Iacobos». Dos son discípulos de Jesús: el primero es hijo de Zebedeo y hermano de Juan, mientras que el segundo es hijo de Alfeo y hermano de Judas. El tercer «Iacobos» es el hermano de Jesús (véase Gal 1.19), aunque algunas personas piensan que era su primo. Apodado «el Justo», tras una revelación especial (véase 1 Co 15.7) se convirtió en un líder de la iglesia en Jerusalén. El Nuevo Testamento lo menciona, además, en Hechos 15.13 y 21.18, y Gálatas 2.9 y 2.12. Se cree que este último es el autor de la Epístola General de Santiago.

«SANTIFICAR»: Se refiere a la acción de consagrar algo al servicio a Dios. En un sentido más profundo, «santificar» quiere decir hacer que algo o alguien llegue a ser «santo» por medio de la gracia divina. En este sentido, solo Dios puede «santificar» al creyente.

«SANTIFICAR»: Santificar a Dios es hacer las cosas como el manda. Como en el Padre Nuestro, que reza «santificado sea tu nombre»; y a renglón seguido dice «sea hecha tu voluntad». Que Dios es santo significa que Él es completo, perfecto y justo. De acuerdo al pacto, la misión de Israel era santificar a Dios para que los demás pueblos conocieran y vivieran en la santidad, justicia y verdad de Dios. Fue Cristo el que cumplió esa misión. Ahora, la iglesia, por medio de Cristo y del Espíritu Santo, santifica el nombre de Dios y comunica al mundo la vida, justicia y amor que hay en Él para toda persona.

Santos: Se refiere a las personas que han creído en el mensaje del Evangelio. Es decir, se refiere a todos los creyentes. Toda persona que acepta el mensaje del Evangelio y persevera en la fe es «santa».

«SANTO»: Que el sábado es santo significa que pertenece a Dios, que es el único que es santo. Que Dios es santo significa que es perfecto y completo en sí mismo. Mediante la observancia del sábado, la persona es santificada, o sea, es completada y perfeccionada.

Santo: Es lo que Dios separa para sí. El significado primario identifica quien es separado o separada para vivir según la voluntad de Dios y para su servicio. Era muy común aplicar este término a los fieles creyentes.

«SANTUARIO»: Lugar separado para el culto a Dios. El santuario en Israel incluía la tienda móvil llamada tabernáculo. De esta forma el pueblo tenía un acceso directo al lugar santo en su peregrinaje cotidiano. Una de las perspectivas sobre el santuario tenía que ver con la visión de los profetas y los pecados del pueblo. El pacto de Dios con su pueblo, aún en el exilio, tenía siempre como referencia al templo como aquel lugar donde el pueblo recobraría el sentido de la verdadera adoración a Yahvé. El templo vino a significar un lugar permanente del culto a Yahvé en la ciudad de Jerusalén. Hubo de pasar varias etapas y procesos de exilio que complicaron la construcción, destrucción y reconstrucción del templo. Para el Nuevo Testamento el santuario es la casa grande donde Dios habita.

Sara: Nombre que significaba princesa o amante; Sarai es el nombre más antiguo Génesis 11.29-30; originalmente fue estéril; madre de Isaac.

 

Satán: Esta palabra, de la cual posteriormente en la historia bíblica se deriva el nombre de Satanás, significa esencialmente acusador. En la narración del libro de Job es un personaje que se incluye entre los hijos de Dios, y en el relato sólo se revela su naturaleza antagónica e interés de hacer quedar mal al siervo de Dios. Aunque en el Antiguo Testamento la expresión «el satán» se utiliza con muy poca frecuencia, en el Nuevo se expande la comprensión del término hasta que se convierte en el nombre propio de la personificación de la maldad, Satanás, y se describe con una serie de palabras que expenden su significado: p.e., diablo, adversario, enemigo, tentador y acusador.

Se derritió la tierra: Esta frase es probablemente una alusión a la actividad volcánica. Específicamente, describe el magma, la masa ígnea en fusión existente en el interior de la Tierra.

Segunda Muerte: Este concepto simbólico del juicio divino se menciona en 2.11; 20.6, 14; y aquí. La función de este símbolo es alertar éticamente a los lectores y lectoras de la posibilidad de perder la salvación que se ha descrito en esta visión.

Seno de Abraham: Esta frase, que en toda la Biblia aparece solamente en el pasaje que estudiamos, se utiliza frecuentemente en el Talmud —una colección de antiguos comentarios judíos sobre las Escrituras. Es un modo de referirse al paraíso.

Señor: En el evangelio de Juan, María Magdalena le llama al Cristo sepultado y resucitado, Señor. Este título es ambiguo. Por un lado la construcción «mi Señor» es una forma de subrayar el honor de Jesús. Por otro lado, el concepto Señor es la forma en que los judíos tradujeron al griego el nombre de Dios en la Biblia hebrea. Esta segunda acepción es una confesión de la alta cristología juanina (Jn 1.1).

Señorear: Sinónimo de gobernar. Significa «actuar como si uno fuera el dueño o señor de un lugar».

Señorío de Jesucristo: El señorío de Jesucristo tiene un alcance universal. Aquí conviene recordar lo que vimos en la lección del domingo pasado, donde la palabra «todo» aparecía repetidamente. Aquí se usan varias frases para expresar lo mismo: «heredero de todo», «hizo el universo», «sustenta todas las cosas».

Seol: Esta palabra hebrea alude y se refiere al mundo o lugar donde se pensaba en la antigüedad que se encontraban los muertos. En la época bíblica se pensaba que el seol era un lugar lleno de sombras y caracterizado por el silencio; además, se imaginaba como un espacio lúgubre y desolado, que estaba ubicado en las profundidades más bajas de la tierra. Tiene como sinónimos en la tradición bíblica palabras que transmiten las ideas de pozo profundo, muerte, desolación y destrucción. De particular importancia teológica es que en el seol no se puede alabar a Dios (Sal 88.10-12), idea que lo identifica como un lugar despreciable e inadecuado para la vida.

Seol: El Seol es el mundo de los muertos, es decir el sepulcro. Se cree que está debajo de la tierra y es un lugar tenebroso.

Serafines: Este término se deriva de una palabra hebrea que significa «los ardientes». Por su acción y palabra se infiere que son embajadores de Dios, como parte de su corte y servicio. Sólo en este pasaje bíblico se menciona a estos embajadores celestiales.

Serpiente: figura enigmática en el texto. Literariamente sirve como contrafigura para inducir a la pareja a desobedecer. El texto mismo no comenta ni explica su naturaleza. Dios no dialoga con ella, solamente indica la consecuencia de su acción, la maldice. Dios dialoga y le pide responsabilidad solo a la pareja.

Shema: Es el credo principal del judaísmo. El versículo citado por Jesús y que aparece en la lección de hoy, Deuteronomio 6.5, forma parte del Shema, con el cual comienza todo culto judío. Es el primer texto que se enseña a los niños.

Shemá Israel: Es el imperativo del verbo hebreo «escuchar u oír» en Deuteronomio 6.4. Escucha u Oye implicaba obedece Israel el Señor nuestro Dios, el Señor es uno o es el mismo de siempre. El que nos ha amado, salvado y perdonado.

Siervo mío: Identifica al que por amor y buena voluntad se somete a la voluntad de Dios para servirle con fe.  En este pasaje el término se aplica al rey y en un contexto general a todo creyente.

Silo: El santuario de Silo se encontraba en tierra de Efraín, a unos 30 km al norte de Jerusalén. Era atendido por la familia sacerdotal de Elí. La presencia del Arca del Pacto lo convirtió en un centro de peregrinación muy importante (1 S 1.3). Los filisteos la robaron cerca del 1050 a.C. y la ciudad y el santuario fueron devastados para ese tiempo también.

Simeón: La forma diminutiva de este nombre es «Simón». (Algo así como Pedro y Pedrito, o José y Pepe). «Simeón» quiere decir «Dios ha escuchado». Nótese que este Simeón ha escuchado la palabra de promesa de Dios, que no moriría antes de ver al Ungido. Simeón había escuchado la voz de Dios, quien le decía que había escuchado el clamor de Israel.

Sinaí: La palabra «Sinaí» se refiere a tres lugares en la geografía bíblica: a la península del Sinaí, al desierto de Sinaí y al Monte Sinaí. Se cree que el monte Sinaí  y el monte Horeb denominan una montaña conocida hoy como «Gebel Musa», es decir, la montaña de Moisés.

Sinar: Otro nombre para Babilonia. Lugar donde el pueblo se encuentra para construir la torre.

Sinceridad: «eilikrineia». Significa honestidad transparente, pureza genuina e inocencia no contaminada. Describe propiamente a la persona que no teme someterse a un examen exhaustivo de sus motivos e intenciones, pues no tiene nada que esconder.

Sión: Nombre o término utilizado para referirse a Jerusalén o a la totalidad de la nación hebrea. Tanto en los Salmos como en los profetas Sión es el equivalente de Jerusalén.

Siquem: ciudad al centro de Palestina. Fue la primera escala en la peregrinación de Abraham y por breve tiempo fue la capital cuando se dividió el reino de Israel (1 R 12.1).

Siria: Ésta era una provincia mucho más amplia que el país que hoy lleva su nombre. Su capital estaba en Antioquía y no en Damasco, como en la Siria de hoy. Se extendía hacia el sur, de modo que, aunque Judá no era parte de la provincia misma en el sentido estricto, sí dependía de ella.

Sitiar: cercar una ciudad amurallada para combatirla y apoderarse de ella.

Soberbia: significa arrogancia y altivez. El que actúa con soberbia estima que está por encima de los demás, es como una inflación del yo personal. El soberbio es todo lo opuesto del humilde que es el que se baja hasta la tierra.

Sodoma y Gomorra: Las dos ciudades antiguas, ubicadas posiblemente en las inmediaciones del Mar Muerto y que fueron destruidas por fuego debido a sus pecados de inmoralidad y excesiva maldad.

Soñadores: Se refiere a los falsos maestros visionarios, quienes apelan a revelaciones extraordinarias con el fin de engañar y desafiar la autoridad, sintiéndose superiores y demostrando así su arrogancia.

«SU HIJO JESÚS»: La expresión griega que se traduce en este contexto como hijo, alude a un hijo, muchacho o siervo. Es posible que la referencia aluda a Isaías 52.13—53.12.

Sufrimiento: La experiencia cristiana del sufrimiento enfatiza, según Pablo, que si sufrimos con Cristo también viviremos con Él. Las personas creyentes que pertenecen ahora a Cristo ya pueden enfrentar los sufrimientos y vencerlos por su vida. Sufrir desde Cristo es una opción que se toma como un compromiso con las demás personas, para promover la justicia y la libertad que garantice la vida abundante que el Evangelio ofrece. Para el Nuevo Testamento todo sufrimiento deberá encontrar siempre un sentido y un propósito. Sufrir desde Cristo y por Cristo no es algo superfluo ni una resignación superficial y barata. Tiene el signo de la cruz redentora que venció para siempre todos los sufrimientos vanos.

«SUMO SACERDOTE»: El sumo sacerdote era el máximo pontífice de los judíos y el líder de la aristocracia sacerdotal. Gozaba de una gran autoridad civil y religiosa, hasta el punto de que, en ausencia del Rey, podía representar al pueblo ante los dignatarios extranjeros. En los tiempos de Jesús, presidía el Sanedrín, el parlamento judío, aunque la mayor parte de sus privilegios y deberes se relacionaban al funcionamiento del culto en el Templo de Jerusalén. Era consagrado mediante una unción con aceite especial, lo que se supone le investía de una santidad única. Presidía el sacrificio cotidiano y oficiaba en las grandes ceremonias, tales como la fiesta de la expiación, cuando entraba en el Lugar Santísimo del Templo.

Sunamita: Se refiere a una mujer originaria de Sunem, que era una localidad ubicada en la región que correspondía a la tribu de Isacar, en las cercanías de Gilboa (véase Jos 19.18).

T

Tabera: Viene del hebreo, significa quemado. Se refiere al lugar quemado por la ira de Dios en el campamento del pueblo (Nm 11.3). En las tradiciones bien tempranas del Antiguo Testamento el texto proyecta a Dios creando, dando vida y destruyendo o matando. Se presenta a Dios muy celoso con su obra y no permitirá que nadie vaya en contra de sus propósitos buenos para la creación. Poco a poco los relatos bíblicos van matizando esta postura hasta que llegamos a la vida de Jesús en el Nuevo Testamento. El cambio radical es que en el sufrimiento de Jesús, Dios mismo sufre para transformar el mal. Dios vence el poder del mal con el bien y el amor.

Tabernáculo: (mishkan en Hebreo). Es conocido como la tienda del encuentro.

Tablas de piedra: En el mundo antiguo se usaban tablas como superficies para escribir. Las tablas podían ser de piedra, metal o madera. Se escribía en ellas con cinceles especiales para la tarea. Éxodo afirma que los Diez Mandamientos fueron escritos en tablas de piedra.

Tarsis: Difícil de establecer con exactitud su localización. Podría ser la ciudad de Tartessos, una colonia fenicia al sur de España. Para efectos de nuestro estudio se trata de un lugar al que podía llegarse en barco a través del mar Mediterráneo.  Para los israelitas representaba el lugar occidental más distante del mundo conocido en aquella época.

Temor: Es un sentimiento natural entre los seres humanos. Abram experimentó temor, pero el temor no lo paralizó.

Temor (a Dios): En el lenguaje bíblico, en su uso más corriente, se utiliza para denotar un temor reverente y solemne. En el Antiguo Testamento la definición de la verdadera religión implica el temor de Dios. Es el principio de la sabiduría (véase Sal 111.10) y el secreto de la justicia (véase Pr 8.13).

«TEMOR DE DIOS»: En este pasaje el temor a Dios se usa para nombrar la voluntad del cristiano de obedecer los mandamientos de Dios, ser reverente ante Él y servirle de todo corazón. El temor de Dios no puede confundirse con el temor humano, que resulta de haber obrado mal o sentirse incapaz de responder ante una situación que requiera acción de la persona.

Tentación: puede ser cualquier cosa que induce a pecar. O una dura prueba que pueda poner en precario la fe, como por ejemplo la persecución contra los cristianos del imperio.

Teocracia: el gobierno de Dios ejercido  por el rey, que Él elige y lo representa.

Tercer cielo: Esta frase se refiere al trono de Dios. Es el lugar donde Dios habita junto a los seres espirituales que componen la corte celestial (compare con Apocalipsis 4 y 5).

Terror nocturno: Se refiere probablemente a las pesadillas tan intensas que producen ataques de pánico.

Testigo: En Lucas 24.48 un testigo es quien confiesa la veracidad del hecho de la muerte y resurrección de Cristo. Además confiesa el valor de esos acontecimientos para la persona, aunque hacerlo pueda costarle la vida. Este tipo de testimonio, supera el de índole forense, porque significa disposición al martirio.

Testimonio: El concepto testimonio proviene de la esfera jurídica en la antigüedad. Para establecer la verdad de una situación de hechos se requerían por lo menos dos testigos (Dt 19.15). En nuestro relato, los testigos principales del evangelio encarnacional son el Espíritu, el agua bautismal, la muerte de cruz y Dios mismo. Todos estos testigos apuntan a la verdad del evangelio encarnacional y a la falsedad del evangelio de los cristianos que se separaron de la comunidad juanina por no creer en la encarnación ni sus beneficios. Un último testigo era la práctica del amor que provenía de la fe en la encarnación. Los cristianos juaninos veían en la encarnación un paradigma del amor divino que les movía a imitar a Dios en el amor solidario en la comunidad.

Tiempo: En Eclesiastes 3 se pone de manifiesto la importancia del tiempo como el resultado de la revelación divina. El tiempo no es sólo el devenir de los horarios –p.e., las horas, los días, los meses y los años–, es el reconocimiento del momento propicio, es la identificación del instante preciso, y es la afirmación precisa que la historia de la humanidad –¡desde sus orígenes!– está en las manos de Dios. La importante frase bíblica «todo tiene su tiempo» es una forma de afirmar el poder divino sobre todo lo que existe, es una manera de destacar el conocimiento de Dios sobre todas las cosas, es una clara referencia a la sabiduría divina que ubicó a la naturaleza y a la humanidad en límites precisos.

«TIENDA»: Una tienda era la casa de los nómadas de estas regiones. Aunque era en forma de casa de cabaña, tenía divisiones internas con cortinas e incluso alcoba o dormitorio.   

«TIERRA»: El mundo físico creado por Dios es el amplio territorio donde habitan los seres creados. Esa tierra es para el disfrute y bienestar de todo ser viviente. Allí Dios muestra su amor pleno. Los seres humanos son responsables de la administración y renovación de esa tierra. La tierra es, además, ámbito de acción creadora para la vida social, política y económica. La tierra se transforma en el ámbito de realizaciones humanas para la convivencia, la protección de la vida y la promoción de la justicia y la equidad. La casa planetaria que vivimos es nuestra responsabilidad, de acuerdo con los principios éticos y un espacio de responsabilidad moral y espiritual para la promoción de la vida. Dios la creó y vio que era buena.

Tiro y Sidón: Eran las dos ciudades principales de Fenicia, tierra de filisteos. En la Biblia frecuentemente se les nombra juntas como un modo de resumir todo el territorio de los fenicios. Normalmente se les considera enemigas y opresoras de Israel. Véase, por ejemplo, Jueces 10.6-12, Jeremías 47.4 y Ezequiel 28.21-22 y 32.30. Tiro era particularmente poderosa. En tiempos del Antiguo Testamento estaba situada en una isla a poca distancia de tierra firme y por tanto era prácticamente invulnerable. Es por eso que Isaías 23.4 la llama «fortaleza del mar». Poco más de trescientos años antes de Jesucristo el conquistador Alejandro el Grande, en vista de que no podía conquistar la ciudad por mar, hizo construir una gran calzada que la conectaba con tierra firme y de ese modo pudo conquistarla. En tiempos de Jesús, Tiro no era ya una isla, sino una ciudad al extremo de una delgada península.

Tito: Uno de los colaboradores de Pablo. Se distingue por ser el único que no es judío. Pablo le asignaba tareas pastorales, tales como visitar congregaciones, llevar y traer informes. La epístola a Tito recoge los últimos consejos que Pablo le da a su antiguo colaborador. Se cree que fue obispo o supervisor de las iglesias en la isla de Creta.

«Toda carne»: Los seres humanos todos serán testigos de la gloria de Dios y de sus planes de redención diferentes de los planes de los mortales (toda carne) que son como hierba o flor del campo que se agotan y marchitan ante el viento.

Todas las Cosas Nuevas: El concepto de una nueva creación proviene de la esperanza profética. En Is 65.17 ya se había articulado esta expectativa salvífica. El libro de Apocalipsis presenta como esperanza esta nueva creación la que es llamada un nuevo cielo y una nueva tierra (2.17; 3.12; 5.9; 14.3; 21.1, 2). La idea es que los aspectos del mal que hay en la experiencia humana presente, serán trascendidos por el acto salvífico de Dios.

Tohu: palabra hebrea que significa«vacío», «vano»(véase Is 41.29) e identifica a los dioses falsos y a los ídolos que en realidad nada son: «Ninguno de ellos es nada. Nada pueden hacer; no son más que ídolos vacíos».

Trabajo: Proceso mediante el cual, a través de actividades organizadas y planificadas, una sociedad logra la satisfacción de las necesidades básicas para vivir. En la teología bíblica desde Génesis al Apocalipsis el trabajo es un valor positivo, a pesar del pecado humano. Además, el trabajo digno promueve los valores del reino de Dios, que ya desde el Decálogo hasta las Bienaventuranzas, va configurando un compromiso de vencer la ociosidad y promover un balance entre el propio trabajo y el descanso. Para Pablo el trabajo afirma valores y produce comunidades sanas. En términos pastorales, insiste en una ética del trabajo que pone en su real perspectiva el retorno de Jesucristo. Su aparición está reñida con la parálisis, la indiferencia y la apatía.

Tribulación: La tribulación es un tema de la literatura apocalíptica (Dn 12.1; Mc 13.19). Son los dolores de parto del pueblo de Dios antes de la gran aurora salvífica. El autor de Apocalipsis nos muestra esta escena que es un anticipo de la gran vindicación del pueblo de Dios. La iglesia sufrirá en medio de la tribulación, sea del fin o del presente, pero su destino es la vindicación.

Tu libro: La Biblia hace referencia a varios libros a los cuales sólo Dios tiene acceso. Por ejemplo, Apocalipsis habla del «libro de la vida» en 3:5, 13:8, 17:8, 20:12, 20:15, 21:27 y 22:19. También habla de un libro que contiene profecías sobre el futuro de la humanidad en Apocalipsis 5:7.

U

Un codo: es una unidad de medida y equivale a 18 pulgadas aproximadamente.

Un libro sellado con siete sellos: Ya habíamos visto un libro similar en Ezequiel 2.9-10. Allí era la comisión del profeta. En este caso es la comisión de Jesús como Señor de la historia. A Cristo le es dado el libro de Dios sobre los juicios contra el mal y la vindicación de los fieles.

«Un horno humeante y una antorcha de fuego»: símbolo de la presencia de Dios. El acto de pasar la antorcha por medio de los animales partidos en dos muestra la presencia de Dios y su adhesión al pacto con Abram.

«UN SOLO CUERPO»: El pasaje revela una muy importante profesión de fe muy antigua en la iglesia cristiana. Revela algunos paralelos con la afirmación de fe del pueblo de Israel (Dt 6.4-5), y enfatiza el tema de la unidad (Jn 17).

«UNGIDO»: Ungido aquí significa el rey de Israel.

«UNOS SABIOS»: Tradicionalmente conocidos como magos. El texto bíblico no dice que eran tres, solo que llevaron tres presentes o regalos con un buen simbolismo.

Urim y tumin: Son dos palabras que vienen del hebreo. La primera significa luz y la segunda perfección. En ambos casos era un tipo de piedra que se guardaba en una cajita y se colgaba del cuello del sacerdote. Se empleaban para determinar cuál era la decisión de Dios en ciertos asuntos en discusión. Esta era una práctica muy antigua que poco a poco se dejó de emplear porque se asociaba más con magia que con la búsqueda de la voluntad del Señor con integridad.

V

Vanidad: lo que está vacío de contenido, la futilidad, lo que no tiene importancia por ser inútil. Es también lo que se esfuma como la niebla.

Vanidad de vanidades: Esta expresión idiomática hebrea transmite la idea de algo superfluo, evoca lo transitorio de la vida, alude a lo efímero de la realidad humana, y destaca lo incomprensible de la existencia.

Veinticuatros Ancianos vestidos de vestiduras blancas: Las otras referencias a vestiduras blancas como un símbolo de la iglesia triunfante están en Apocalipsis 3.5 y 7.9. Esta imagen animaba a los cristianos de Asia Menor a resistir el culto imperial, porque ya habían visto su verdadero rol como reyes, sacerdotes ante la presencia de Dios, si vencían la tentación.

Vengo Pronto: La tradición del Día del Señor comenzó en el antiguo profetismo de Israel (Amos 5.18-20). La idea de esta imagen era una intervención inminente y futura de Dios para hacer juicio y traer justicia. Esta tradición se retoma en la predicación del Reino inminente por nuestro Señor Jesús de Nazaret. A partir de la resurrección, el día del Señor se convierte en el día de la venida de Cristo.

Verbo: Para nosotros, un «verbo» es cierto tipo de palabra –lo que en la escuela primaria llamábamos «palabras de acción». En realidad, lo que se traduce en nuestra Biblia como «Verbo» es el término griego Logos, que tiene muchísimos significados, tales como Palabra, Tratado, Estudio y Razón. Luego, podemos entender este pasaje en el sentido de que la Razón última del universo es quien se encarnó en Jesucristo.

Ver, Oir, Bajar, Liberar: cuatro verbos que expresan acción de Dios ante el sufrimiento y la aflicción del pueblo bajo el faraón egipcio.

Ver: (en Hebreo raah) el pueblo ahora vio. Dios fue el primero que vio, escuchó y actuó (Ex 3.17).

Vianda: Se refiere a la carne, no a los vegetales. Nótese que en francés la palabra «viande» quiere decir «carne».

Vida: El concepto vida en la literatura juanina proviene del griego, «zoé». Este concepto aparece 135 veces en el NT, 49 veces en el Evangelio de Juan y en las cartas juaninas. La vida a la que se refiere no es a la parte física (que en griego se dice «bios»), sino a la dimensión cualitativa. Por eso este concepto aparece generalmente con un adjetivo, «vida eterna». No se refiere meramente a una vida sin fin, sino a una vida llena de sentido, donde la realización humana es posible y donde habita la justicia. La existencia humana en el presente es definida como «muerte». La relación de los y las creyentes con Jesucristo nos pasa de la muerte a la vida eterna (1 Jn 3.14). Estar en una relación de pacto con Dios en la persona de Jesucristo es en el presente la vida eterna (1 Jn 5.12; Jn 17.3).

Vida y Resurrección: Como todos sabemos, los cristianos creemos en la vida eterna. Nuestro Dios es un Dios de vida. Pero hay una diferencia importante entre la fe cristiana respecto a la vida futura y lo que comúnmente se llama «la inmortalidad del alma». Lo que esta frase quiere decir es que el alma es inmortal por naturaleza. En contraste con esto, la fe cristiana afirma que sólo Dios es inmortal, y que si vivimos después de la muerte esto no se debe a que tengamos una naturaleza inmortal, sino a que el Dios de la vida nos da vida. Nótese que en este pasaje Jesús no habla de inmortalidad, sino de «resurrección», es decir, de volver a darle vida a quien en sí no la tenía. Nuestra confianza no está en nuestra propia inmortalidad, sino en el amor de Dios, quien nos da vida aun después de la muerte.

Vigilias de la noche: Medida para medir y dividir el tiempo de la noche. Los hebreos dividían la noche en cuatro vigilias de cuatro horas, comenzando al caer el sol. Los romanos dividían la noche en cuatro vigilias de tres horas cada una. En sentido figurado, la Biblia establece una conexión entre la vigilia y el cuidado constante de Dios.

Virtuosa: Este singular adjetivo, que se utiliza en este pasaje bíblico para describir a la mujer ideal, también se utiliza en las Sagradas Escrituras para describir personas con las siguientes características: fortaleza, habilidad especial, carácter, eficacia, riqueza y valor. La expresión pone particularmente de manifiesto las diversas esferas de la vida donde esta mujer ejemplar se destaca. La idea que se transmite es la de una persona que sobresale por su esfuerzo, dedicación, compromiso, devoción, sabiduría, dedicación, prudencia y visión. Su radio de acción no es sólo el hogar, que tradicionalmente era el espacio reservado para las mujeres, sino los negocios y la comunidad.

«VISIÓN»: Es una comunicación de Dios a una persona. Dios no se presenta en forma física, por eso sus comunicaciones son dadas en forma de visión, en las cuales Él se percibe como si estuviera hablando o escuchando a la persona.

Vivir o Morir: Dos estados del ser humano que regularmente se vinculan con lo físico o natural de la vida o de la muerte. En esta lección se aplican ambos conceptos en una dimensión más profunda relacionada con la comunicación con Dios. Es el cultivo de intimar y agradar a Dios que da la vida plena, o desarticularse de Él provocando la muerte. Hay personas que en lugar de «vivir», sólo existen y de ahí surge la expresión de que están «muertos» en vida.

Vocación: Esta palabra significa ser nombrado o recibir un llamado para llevar a cabo una tarea. El llamado de Dios es una verdadera creación de un orden distinto. Dios llama a la persona creyente a la comunión con Jesús, a la libertad, a la esperanza, a la paz de Cristo, al reino, a la santificación, a la luz de Dios, a la vida eterna, pero también, al sufrimiento que conduce a la gloria.

Se inicia por el llamado de Dios. Esa elección divina exige respuesta y compromiso. En Cristo el llamado esencial es a seguirle en un discipulado costoso. A caminar hacia su reino, por la acción del Espíritu. Toda la vida cristiana es una entrega total, sin importar las pérdidas, y afirmando las ganancias por el valor supremo del evangelio. Se prosigue hacia la meta y objetivo que todo lo completa en Dios mismo, en la plenitud de su amor, que es el premio supremo de toda la existencia cristiana vivida con propósito.

Inspiración con que Dios llama a una persona, especialmente en el ámbito religioso.

«Volar como las águilas»:Dios comunica un vigor y un optimismo que sirven de alas en la senda de la vida, sin temor a desfallecer.

Voto: (neder en Hebreo) representa un compromiso.

 

Y

«Y ÉL MISMO CONSTITUYÓ»: Dios es el que llama a los creyentes a llevar a efecto un ministerio de servicio en la iglesia. ¡Los servidores no se llaman a sí mismos!

Yo soy el Único, Yo soy y nadie más: Estas expresiones aparecen a intervalos en varios versículos en Isaías 43.11, 15; 44.24; 45.5, 6, 18. Aquí se enfatizan de una manera especial. Para entender mejor el significado de esta última expresión, léase Isaías 43.10 y 44.6.

Yo Soy El Que Soy, Yo Soy Me Envió A Vosotros: Respuesta de Dios a la pregunta de Moisés sobre quién lo envió al faraón.

Z

Zacarías: Profeta del Antiguo Testamento cuyo nombre significa «de quién Jehová se acuerda» o «Dios es reconocido o Jehová recordó». Uno de los doce «profetas menores», clasificación por la extensión de su libro y no por la importancia de su contenido profético. Hijo de una familia sacerdotal que representa en su ministerio profético la idea que la nación sería guiada de regreso a Dios. El Templo debía ser reconstruido para dar por terminado genuinamente el exilio, representando el mismo la unidad nacional de Israel; la sede del poder total, tanto espiritual como político.

Zacarías: Su nombre quiere decir «Dios se acuerda» o «Dios se acordó». Era un nombre bastante común en Israel, de modo que en la Biblia hay casi dos docenas de personas que lo llevan. En algunos casos, se les daba este nombre a niños cuyo nacimiento se vería como una bendición de Dios, quien se había acordado de los padres —particularmente de la madre, por lo que ya hemos dicho sobre las mujeres estériles— del recién nacido. En todo caso, el nombre mismo es una alabanza al Dios que se acuerda de sus promesas y que ahora da un niño que será bendición. (Lo cual es el significado de otros nombres castellanos, tales como Dios dado —dado por Dios— Teodoro y Doroteo —regalo de Dios). Es interesante notar que Zacarías, cuyo nombre quiere decir «Dios recuerda», empieza su canto recordando a Dios y todo lo que Dios ha hecho por su pueblo.

El Santiago que se presenta como autor de esta carta parece ser el hermano del Señor, que no fue su discípulo al principio, pero sí lo fue tras la resurrección (Jn 7.5; Hch 12.17). Puede ser el hijo de Zebedeo (Mt 4.21; Hch 1.13) o hasta el hijo de Alfeo (Mt 10.3), de quien se sabe bien poco.

Zafnat-Panea: nombre egipcio de José que significa Dios habla y vive.

Zarcillos: Los zarcillos eran anillos que se colocaban en la nariz o en las orejas de las mujeres. Más que alhajas, eran amuletos investidos de poder supersticioso. Por lo regular, eran elaborados en oro