Revista El discípulo




Primer Trimestre: Pactos con Dios

Primera Unidad: Señales del Pacto de Dios

Autor: Rvdo. Juan Figueroa Umpierre

INTRODUCCIÓN
Esta unidad contiene cuatro lecciones. Cada una de ellas trata sobre uno de los varios pactos que Dios concertó con personas para llevar a los seres humanos al camino de su redención.

La primera trata sobre el pacto de Dios con Noé. Este pacto narra el diluvio que Dios trajo para arrasar a todos los seres humanos de la tierra, ya que Él vio que el pensamiento y comportamiento de los hombres era continuamente hacia la maldad.

Entre todas las personas, Dios descubrió que Noé era justo y decidió salvarlo del diluvio. Para salvarlo le ordenó que construyera un arca para él, su familia y un ejemplar macho y otro hembra de todo tipo de animales y aves limpias, para con la descendencia de ellos continuar la vida en la tierra.

Pasado el diluvio, Noé hizo un altar para dar gracias a Dios. Él se agradó tanto de la vida y ofrenda de Noé, que se propuso hacer un pacto con él y su descendencia para jamás volver a destruir la tierra con agua. Además, se comprometió a mantener la sucesión de las estaciones en su orden para asegurar la vida de todos los seres vivientes y se puso de acuerdo con Noé en que el arcoíris era señal de su compromiso de no volver a destruir la tierra con agua.            

Hoy sabemos que el arcoíris se forma por la refracción de los rayos del sol sobre las nubes con lluvia. A pesar de todo lo que sabemos no podemos controlar dónde va a caer la lluvia, que es vital para mantener vivas a todas las criaturas sobre la tierra. Por lo que el arcoíris que indica que va llover, sigue siendo una señal del favor de Dios sobre nuestras vidas.      

Si el Creador al ver el arcoíris recuerda que Él no ha de destruir la tierra, nosotros debemos recordarlo también y no destruirla con el uso abusivo de los recursos del ambiente.  

 La segunda lección trata sobre el pacto de Dios con Abram. Él vivía en Ur de los Caldeos, que hoy es Irak. Allí fue llamado por Dios para que saliera de su tierra y fuera a la que Él habría de mostrarle para formar con su descendencia una nación grande. Él creyó, obedeció y por veinticuatro años estuvo moviéndose de sitio en sitio, hasta que Dios le mostró que Canaán sería la tierra de su descendencia. Allí Dios le cambió el nombre de Abram por el de Abraham, que significa «padre de muchedumbres» e hizo un pacto con él. Como signo del Pacto fue circuncidado y se estableció que todo descendiente suyo sería circuncidado al octavo día de haber nacido. Como parte del Pacto, Dios requirió que él y su descendencia vivieran un estilo de vida conforme a su amor y justicia.

Según el apóstol Pablo, la promesa de que Abraham sería padre de muchedumbres se cumplió en Cristo, ya que todos los que creen en Él, son hijos en la fe de Abraham, bien sean judíos o gentiles.

La tercera lección trata sobre el reposo sabático. El texto bíblico dice que los sábados son de El SEÑOR, implicando que no deben usarse para trabajos lucrativos, sino que hay que reservarlos para consagrarse a Dios y tener reposo físico y mental.

Para los cristianos el domingo es el día que debe ser consagrado al Señor y brindar al cuerpo y la mente un descanso reparador. Reconocemos que hay muchos cristianos que conservan el sábado como el día de reposo y que hay otros cristianos que, debido a su medio de subsistencia, no pueden reservar el sábado ni el domingo. En todo caso creemos que aun esas personas tienen que reservar tiempo para adorar a Dios y reposar física y mentalmente. Desde esta perspectiva, una persona puede usar cualquier día para consagrarlo al Señor y reposar física y mentalmente.

La validez de observar sistemáticamente el reposo sabático se comprende si uno sabe que, para los judíos, que se atenían al pacto mosaico, trabajar el sábado era faltarle respeto a la santidad de Dios. Es bueno saber que el que le falta el respeto a Dios, también se lo falta a sí mismo y a su prójimo. De hecho, cuando en una sociedad se le falta respeto a la santidad de Dios la corrupción moral, financiera e injusticias, se multiplican sin límites.

La cuarta lección se titula un corazón nuevo. Dios resolvió darles un nuevo corazón a los Israelitas, porque ellos se hicieron insensibles a su mandamiento y lo desobedecieron continuamente. Dios se propuso darles un nuevo corazón y un nuevo espíritu que fuera sensible y obediente a sus mandamientos.

La lección se basa en Ezequiel 36.22-32, que es uno de los pasajes del Antiguo Testamento que más se acerca al Nuevo Testamento, porque anticipa la renovación de la vida por la infusión del Espíritu de Dios, que es algo que sucedió muchos años después, cuando vino el Espíritu Santo sobre la iglesia. El corazón nutrido por el Espíritu de Dios se hace sensible a la Palabra de Dios y capacita a los creyentes en Cristo para santificar el nombre de Dios en todas las actuaciones de la vida del cristiano.


3 de septiembre de 2017
LECCIÓN 1: El arcoíris
TEXTO ÁUREO: Génesis 9.11
TEXTO BÍBLICO: Génesis 8.20-22, 9.8-17

PROPÓSITO: Los que estudien esta lección comprenderán que el arcoíris tiene un valor como recordatorio del pacto de Dios de que Él no volverá a destruir la tierra con agua. Aunque Dios pensó en arrasar al ser humano de la tierra por su creciente tendencia a la maldad, su amor trascendió su enojo y fue capaz de comprometerse a no destruir la tierra más con agua. Dios mantiene en la naturaleza un orden que propicia la productividad de la tierra para alimentar a todos los seres vivientes y estimula a los seres humanos para que la trabajen y fructifiquen.

VOCABULARIO BIBLICO:
«HOLOCAUSTO»: En los holocaustos las ofrendas eran de carne y eran completamente quemadas en honor a Dios. Eran las ofrendas preferidas por El SEÑOR, como lo indica el versículo veinte (Gn 8.20).

«PACTO»: Los pactos de Dios con los hombres, que no somos personas iguales a Él, conllevan la obediencia a los mandamientos divinos y la confianza en su promesa de redención (Gn 9.8).

BOSQUEJO DE LA LECCION:

  • Noé ofrece holocausto en gratitud a El SEÑOR por haberlo salvado, Dios como repuesta pacta con él no destruir otra vez la tierra por causa del hombre (Gn 8.20-21).
  • Dios se compromete a mantener la tierra como fuente de la vida (v. 22).
  • El carácter universal y permanente del pacto (Gn 9.8-11). 
  • El arcoíris como memorial del pacto (vv. 12-17).

RESUMEN:
En esta lección, entre otras ideas, hemos hecho énfasis en que:

  • Dios tuvo dos pensamientos al enfrentar la maldad humana. Primero, se arrepintió de haberlo creado y pensó en borrarlo de la tierra con el diluvio. Segundo, habiendo valorado a Noé como una persona justa, lo preservó del diluvio y pactó con él la forma de continuar su creación con él y su descendencia.
  • Dios en su pacto con Noé prometió no volver a destruir la tierra con agua por causa de la maldad del hombre.
  • En lugar de terminar definitivamente la vida en la tierra, hizo pacto con Noé y su descendencia para mantener el orden de la naturaleza, orden que propicia la vida de los seres vivientes y la productividad del trabajo de los seres humanos.
  • El pacto muestra que Dios ama y actúa a favor del ser humano, a pesar de ser éste pecador, ya que Él sabe que el amor es el medio más efectivo para superar la maldad y propiciar el crecimiento humano en su justicia y verdad.
  • Más allá del conocimiento que tenemos sobre la naturaleza, la verdad es que nos alegramos al ver el arcoíris, que anuncia que viene la lluvia −y con ella los seres vivientes preservan su vida. Como no tenemos control sobre la lluvia, el arcoíris sigue siendo un signo que nos hace evocar la bendición divina.

10 de septiembre de 2017
LECCIÓN 2: La circuncisión
TEXTO ÁUREO: Genesis - 17.10
TEXTO BÍBLICO: Génesis 17.1-14

PROPÓSITO: Los que tomen esta clase podrán comprender el sentido universal de la promesa de Dios a Abraham y los reclamos que le hizo; percatarse que los símbolos religiosos son expresiones exteriores del sentido interior y espiritual que la fe tiene, sentido que debe expresarse en la conducta de los creyentes para tener validez; saber cómo responder al llamado de Dios para andar delante de Él y reflexionar sobre cómo el pacto de Dios con Abraham se cumplió en Cristo.

VOCABULARIO BÍBLICO:
«APARICIÓN»: Indica una manifestación de Dios al ser humano. Las apariciones pueden darse en sueños o en visiones. Como un fenómeno propio de la comunicación humana, en estas apariciones se proyecta la imagen del hombre en Dios, pero Él no se hace visible físicamente. En las apariciones lo importante es lo que se oye y responde y no necesariamente lo que se ve.

«PACTOS»: Los pactos con Dios acuerdan convenios entre Él y los seres humanos. Estipulan promesas de Dios y obligaciones de los hombres con Él. Pactar con Dios no nace del derecho que el hombre tenga, ya que Dios y el hombre no son partes iguales, sino que se puede pactar con Él en virtud de su amor, que quiere que toda persona sea redimida y para ello Él entra en pacto con nosotros.

BOSQUEJO DE LA LECCIÓN:

  1. Aparición de El SEÑOR a Abram (Gn 17.1-3).
  2. Términos del pacto de Dios con Abraham (vv. 4-10).
  3. La circuncisión como signo del pacto (vv. 11-14).
  4. Sara también será madre de muchedumbres (vv. 15-17).

RESUMEN:
Entre otras cosas, en esta lección hemos afirmado que:

  • La aparición objeto del estudio de hoy, es la segunda que Abram tuvo y ocurrió cuando él tenía 99 años. La primera ocurrió en Ur de los Caldeos, cuando él tenía setenta y cinco años y fue llamado para dejar su tierra e ir a la tierra que Dios le mostraría (Gn 5.1-21).
  • Por esos 24 años, él permaneció fiel al llamado de Dios mientras ambulaba de sitio en sitio hasta llegar a esta segunda aparición, en la cual Dios le confirmó el pacto, le reveló que Canaán era la tierra prometida y le cambió el nombre de Abram por el de Abraham.
  • A partir de la fidelidad de Abraham entendemos que la fe es confianza y obediencia total a lo que Dios ha dicho, es certidumbre de que Él actúa cuando el tiempo está maduro para llevar a cabo su palabra redentora.
  • El arcoíris es señal del pacto de Dios con Noé y la circuncisión es signo del pacto con Abraham y su descendencia. Pacto que manda que Abraham fuera perfecto, es decir santo y lo manda a andar delante de Dios, que significa mantener una relación íntima con Él y actuar según la justicia y rectitud divina.
  • El pacto constituye a Abraham en padre de muchedumbres, que según Pablo se componen de los creyentes en Cristo de todas las naciones, sean judíos o gentiles, ya que todos los creyentes en Cristo son hijos de Abraham.
  • La circuncisión es símbolo de la fe judía y el bautismo lo es de la fe cristiana.
  • Todo símbolo de la religión es útil, si se práctica en su aspecto físico y ritual y con sus connotaciones éticas y espirituales.

17 de septiembre de 2017
LECCIÓN 3: El día de reposo
TEXTO AUREO: Éxodo 31.13b-12
TEXTO BIBLICO: Éxodo 31.12-18

PROPÓSITO: El propósito de esta lección es comprender que el sábado fue una señal de la relación especial entre el pueblo de Israel y Dios. La relación especial no era un privilegio para ellos, sino que era la misión de testificar a las demás naciones la santidad y justicia de Dios. Esa relación especial y misión los cristianos la tenemos con Cristo, Señor del sábado.
VOCABULARIO BÍBLICO
«SÁBADO»: En la Biblia sábado significa reposo del trabajo físico y de toda actividad con fines de lucro. El trabajo lucrativo está restringido a seis días de la semana, el séptimo es para reposar física y espiritualmente. El sábado provee el tiempo debido para fortalecerse en la comunión con Dios y fortalece en todos los aspectos de la persona.

«SANTO»: Que el sábado es santo significa que pertenece a Dios, que es el único que es santo. Que Dios es santo significa que es perfecto y completo en sí mismo. Mediante la observancia del sábado, la persona es santificada, o sea, es completada y perfeccionada.

BOSQUEJO DE LA LECCION:

  • Valores fundamentales de la observancia del sábado (Ex 31.12-13).
  • Castigos para el que profane el sábado (v. 14).
  • Observancia del sábado como balance de culto y trabajo (v. 15).
  • Observar el sábado porque Dios reposó de su obra (vv. 16-17).

RESUMEN:
Entre otras cosas, en esta lección hemos destacado que:

  • Los sábados, según la Ley eran de Dios, por lo que usarlos para fines propios y no para reverenciar a Dios era una profanación.
  • La validez de la declaración anterior tiene significado para la mayordomía de los cristianos, que, aunque tengamos el tiempo bien comprometido, tenemos que separar tiempo para adorar a Dios y servir en su obra.
  • Los valores del descanso sabático están vigentes para los cristianos, pero somos de los que creemos que en Cristo hemos encontrado nuestro reposo y por lo tanto, debemos todos los días honrar a Dios como es debido.
  • Si no consagramos el debido tiempo a Dios, nuestra vida y sociedad se hacen más vulnerables a la corrupción moral y espiritual prevalecientes en el ambiente.
  • Cristo, siguiendo la línea de los profetas, requirió a sus seguidores hacer de la observancia del sábado no solo un cumplimiento ritual, sino una total obediencia a la verdad, al amor y justicia de Dios.

24 de septiembre de 2017  
LECCIÓN 4: Un corazón nuevo
TEXTO ÁUREO: Ezequiel 36.26
TEXTO BÍBLICO: Ezequiel 36.22-32

PROPÓSITO: A través de esta lección queremos evidenciar que el cristiano con su estilo de vida puede deshonrar a Dios o santificarlo. Las personas pueden cambiar su conducta no satisfactoria para Dios y para ellos mismos si conocen y obedecen la Palabra de Dios. El cambio hacia un estilo de vida cristiano es fruto del Espíritu de Dios, que regenera la persona y la capacita para conocer y hacer la voluntad de Dios.

VOCABULARIO BÍBLICO:
«ESTATUS, PRECEPTOS, MANDAMIENTOS»: Cada uno de estos vocablos representa una orden decretada por Dios para que las relaciones humanas y las cosas se conduzcan de acuerdo a su voluntad. En ocasiones se usan indistintamente, como sucede en (1 R 2.3), pero por separado cada uno de ellos conlleva el carácter de un decreto de origen divino, que se desprende de la Ley de Moisés y puede tratar aspectos éticos o ceremoniales.

«SANTIFICAR»: Santificar a Dios es hacer las cosas como el manda. Como en el Padre Nuestro, que reza «santificado sea tu nombre»; y a renglón seguido dice «sea hecha tu voluntad». Que Dios es santo significa que Él es completo, perfecto y justo. De acuerdo al pacto, la misión de Israel era santificar a Dios para que los demás pueblos conocieran y vivieran en la santidad, justicia y verdad de Dios. Fue Cristo el que cumplió esa misión. Ahora, la iglesia, por medio de Cristo y del Espíritu Santo, santifica el nombre de Dios y comunica al mundo la vida, justicia y amor que hay en Él para toda persona.

BOSQUEJO DE LA LECCIÓN:

  • Por causa de su nombre y santidad, Dios libera y restaura a Israel (Ez 36.22-24).
  • Bendiciones de Dios en la restauración:
    • Purificación de Israel (v. 25).
    • Un corazón y un espíritu nuevo (v. 26).
    • Recuperación de la tierra (v.27).
    • Tener a El SEÑOR como su Dios y ser tenido por Él como pueblo suyo (v. 28)
    • Purificación del pueblo y abundancia de frutos de su tierra (vv. 29-30).
    • Vergüenza por las malas obras del pasado (vv. 31-32).

RESUMEN:
Entre otras cosas, hemos destacado en esta lección que:

  • Dios resolvió liberar de la esclavitud en Babilonia a su pueblo Israel, aunque ellos no se lo merecían debido a su continua desobediencia a sus mandamientos.
  • La idolatría que apartaba a los israelitas de Dios era temeraria y constante.
  • Dada esa impotencia para salir de la idolatría, Dios inició con ellos un nuevo trato, que consistió en salvarlos no porque eran justos, sino porque eran pecadores, que no podían por ellos mismos superar su pecado. Dios les abrió una puerta de bendición, que en su tiempo adelanta lo que luego vino a ser el evangelio de Jesucristo, que salva a la persona no por sus méritos, sino por la gracia de Dios.
  • Evangelio que hace viable la salvación por la gracia y el amor de Dios y no por la justicia propia.
  • Una vez liberados, Dios les dio un nuevo corazón y un nuevo espíritu para que fueran sensibles a sus mandamientos.
  • Ellos con su corazón regenerado comenzaron a ser sensibles a los mandamientos de Dios y con el poder del espíritu de Dios comenzaron a obedecerlos.
  • Ese cambio fue reforzado con la purificación espiritual que Dios les dio, al regresar a tierra para tener en ella a El SEÑOR como su Dios y ser l pueblo de Dios.
  • Ese proceso, que se inició con la liberación y restauración de Israel, sucede de igual modo en nuestra vida cristiana, en una forma más cabal y completa.